EL 2020 ha sido sin dudas un año de descubrimientos impactantes, tanto buenos como no tan agradables. Sin embargo, no podemos dudar que este definitivamente no ha escaseado en sorpresas. Ahora, para cerrar el año nos da una más revelándonos el descubrimiento de una máquina nazi, ‘Enigma’, en el fondo del mar.

Para este mediados de año unos drones submarinos ya habían ubicado un antiguo navío de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el descubrimiento de la máquina Enigma es incluso más curioso debido a todo el peso histórico que este pequeño aparato lleva consigo.

El gran descubrimiento vino a través de un grupo de buzos del World Wide Fund for Nature (WWF). Estos se encontraban en el mar Báltico recogiendo redes de pesca para proteger a la vida marina cuando se toparon con un extraño elemento en el fondo del océano.

En un principio, por su complexión, los buzos llegaron a pensar que se trataba de una simple máquina de escribir. Sin embargo, una vez la sacaron del agua y la llevaron a inspeccionar pudieron conocer la verdadera magnitud de su accidental descubrimiento.

Las máquinas ‘Enigma’

Durante la Segunda Guerra Mundial, tanto uno como otro bando se veían en la necesidad de codificar sus mensajes para evitar que el enemigo conociera sus planes. Por el lado nazi, para lograr esto se usaba el modelo de la máquina Enigma.

Con esta se podía conseguir un sistema de cifrado que solo podía comprender quien tuviera otra máquina igual y conociera la “secuencia inicial” con la que se había codificado el mensaje.

La falta de conocimiento sobre el funcionamiento de estas máquinas y también el que los alemanes cambiaran la “secuencia” cada día por mucho tiempo les dio una ventaja estratégica sobre sus enemigos. Sin embargo, una vez se logró descifrar el código detrás de ellas, su entendimiento fue vital para la victoria de los aliados.

Por lo que, tanto para uno como para otro lado, en su momento la máquina nazi ‘Enigma’ fue un elemento invaluable. Motivo por el cual, incluso ahora, el descubrimiento de una llega a despertar el interés y la curiosidad del mundo.

¿Cómo llegó esta máquina nazi al fondo del mar?

Presunta máquina nazi Enigma corroída por el agua de mar,
Crédito: Florian Huber/WWF.

Esta podría ser la primera pregunta en saltar a nuestra mente, sobre todo después de saber que este modelo de máquina enigma perteneció a un navío nazi y no a un submarino. Según las primeras especulaciones, esta máquina podría haber llegado al fondo del mar luego de ser arrojada por la borda, en un esfuerzo por ocultarla de ojos enemigos.

De ser así, se entendería por qué el equipo, tan similar a una máquina de escribir, habría aparecido en el fondo de la Bahía de Gelting en el noreste de Alemania, en el mar Báltico. O, por lo menos, esta es la explicación que propone Jann Witt, historiador de la Asociación Naval Alemana, según le comentó a la agencia de noticias DPA.

El secreto detrás del funcionamiento de la máquina nazi ‘Enigma’

Lo que hacía de la máquina nazi ‘Enigma’ un acertijo tan difícil de descifrar era su sistema de rotores. Estas podían tener de 3 a 8 de estos dentro de su estructura. Con ellos, las letras tecleadas en la superficie se cambiaban por otras en el papel.

Cada rotor ofrecía un orden de letras diferentes, por lo que, al irse intercambiando a medida que se escribía el texto, se aseguraba que una misma letra tuviera diferentes símbolos en el texto final y codificado.

Para poder entenderlo, los nazis tenían que colocar de nuevo el texto en la máquina tal como estaba escrito, llevando la misma “secuencia” de rotores que la de la emisora. A tener el orden correcto, el mensaje encriptado salía de nuevo de la máquina en su forma original.

El código ‘Enigma’

Para poder contrarrestar esto, en 1939 los matemáticos polacos Marian Rejewski, Henryk Zygalski y Jerzy Różycki llegaron a crear una “reproducción” de la máquina nazi Enigma con todos sus rotores. Sin embargo, como no se conocía la secuencia del código, descifrar el código ‘Enigma’ seguía siendo altamente complicado.

En este punto, la participación del matemático británico Alan Turing fue vital. Después de todo, su creación de la primera “computadora” capaz de descifrar el código de los nazis lo llevó a ser conocido como ‘el hombre que descifró el enigma’.

¿Y ahora? ¿A dónde ha ido la máquina del ‘Enigma’?

Después de haber hecho el descubrimiento, el equipo de buzos ya ha transferido la máquina nazi a la custodia del museo de arqueología estatal de Schleswig-Holstein, Alemania. El jefe de la oficina arqueológica estatal, Ulf Ickerodt, ha declarado que de acá a un año, cuando la máquina sea completamente restaurada, se la podrá ver exhibida dentro del recinto.

Escribir un comentario