Desde un punto de vista inicial, podríamos imaginar inmediatamente que los efectos de la marihuana deberían afectar de alguna forma nuestra capacidad de conducir. Sin embargo, nuevas investigaciones han demostrado que este no se trata de un escenario en blanco y negro.

De hecho, dependiendo de los diferentes “matices” o cepas de la marihuana, esta puede ser mucho más o mucho menos perjudicial para nosotros. Para poder determinar esto con más claridad, el estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés) estudió las reacciones de conductores luego de estar bajo los efectos de distintos tipos de cannabis.

El tipo de marihuana determinará si se puede conducir o no bajo sus efectos

Específicamente, esta investigación se realizó con solo 26 voluntarios hombres y mujeres, con un promedio de unos 23 años. Inicialmente, la muestra es muy pequeña para ahcer generalizaciones. Sin embargo, los investigadores añadieron otro elemento que hizo del experimento único en su tipo: realmente pusieron a las personas a conducir en la calle.

Por lo general, como comentaron los investigadores holandeses, en los Estados Unidos estas investigaciones se realizan en un simulador. Pero, para esta ocasión, se decidió evaluar a los individuos en el terreno de la realidad.

Tomando todos los debidos controles y medidas de seguridad, los investigadores dividieron a los 26 voluntarios en 4 grupos. Cada uno de estos tomaría una dosis de marihuana con una composición diferente.

En primer lugar, habría una dosis con una mayoría sustancial de tetrahidrocannabinol (TCH). Luego estaría otra en la que primaría el cannabinoide Cannabidiol (CBD). Completando el trío estaría otra composición con partes iguales de THC y CBD. Finalmente, la cuarta sustancia sería solo un placebo.

En todos los casos, la medida de dosis fue de 13,75 miligramos. Se eligió esta cantidad de forma arbitraria ya que aún no existe un número “común” o “normal” con el que medir el consumo de cannabis. Por ende, determinaron que era más importante medir que todos los participantes tuvieran un mismo nivel de resistencia a los efectos de la marihuana cuando se fuera a evaluar su forma de conducir.

Tetrahidrocannabinol vs cannabidiol

Finalmente, al evaluar los grupos se determinaron similitudes entre el que tuvo mayoría de THC y partes iguales de THC/CBD. Por su lado, las dosis con más CBD solo y el placebo también fueron más parecidas entre sí.

En el primer caso, luego de entre 40 y 100 minutos de haber consumido las dosis, los conductores comenzaron a mostrar un desmejoramiento de sus capacidades de conducción. Estas mismas se midieron no solo viendo la velocidad a la que se conducía o a la capacidad de moverse entre carriles de los voluntarios, sino también prestando atención a la actividad de su memoria visual, a sus habilidades motoras y a su capacidad de respuesta.

Moviéndonos al segundo caso, como era de esperarse, el placebo no causó ningún tipo de cambio en las habilidades de conducción de los participantes. Por su parte, el CBD tampoco demostró ser perjudicial dentro de la capacidad de manejo general de los voluntarios.

En general, se observó que las sustancias en las que el THC reinaba o se encontraba en cantidades iguales que el CBD era capaz de disminuir las habilidades de conducción de los voluntarios. Según los investigadores, los efectos observados de estas cepas de marihuana se parecieron a los que se generan en una persona que intenta conducir con un nivel de 0,5% de alcohol en la sangre.

La ventaja del cannabidiol

Lo que hace diferente al CBD del THC son las capacidades de cada uno. Mientras que el primero ha mostrado tener propiedades desinflamantes y relajantes, realmente no hace mucho por activar cambios neurológicos. Por otra parte, el THC sí es responsable directo del “subidón” de la marihuana y de sus efectos más psicotrópicos.

Como consecuencia, el primero raramente podría afectar elementos motores o mentales como la capacidad de concentración y coordinación física para manejar. Por su parte, el TCH sí tendría la posibilidad de realizar esto.

Actualmente sabemos que los jóvenes cada vez prefieren más la marihuana al alcohol. Por este motivo, es vital entender desde ya cuál de estos podría ser más dañino que el otro y qué tipo de efectos pueden traer tanto al organismo como al comportamiento de los individuos.

Referencia:

Driving Under the Influence of CBD or THC—Is There a Difference? doi:10.1001/jama.2020.22181

Escribir un comentario