Manos con guantes sosteniendo un colector de tapa roja con orina en su interior.

El 2 de diciembre, un artículo publicado en The New England Journal of Medicine describió un caso muy peculiar de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un hombre que, estando en el hospital atendiendo un cuadro agravado de su enfermedad, experimentó un cambio de color en su orina, que se volvió verde turbio.

El color de los fluidos de nuestro cuerpo es un indicador de salud que suelen tomar en cuenta los médicos y bioanalistas en sus estudios. Sin embargo, este caso nos recuerda que un cambio en este aspecto no necesariamente implica que debamos asustarnos.

Paciente con EPOC recibió propofol

Según el informe, se trataba de un hombre de 62 años de edad diagnosticado con EPOC, una enfermedad pulmonar progresiva en la que se obstruye el flujo de aire de los pulmones.

El paciente acudió al departamento de emergencias luego de pasar dos días con dificultad para respirar. Tras recibir atención médica, le detectaron niveles elevado de dióxido carbono en la sangre, razón por la cual fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos.

Conscientes del riesgo que corría la vida del paciente, los médicos lo conectaron a un ventilador mecánico y le administraron un anestésico general llamado propofol. Según los expertos, este medicamento se procesa en el hígado.

Sin embargo, al cabo de cinco días, los médicos presenciaron algo alarmante. La orina del paciente, que estaban recolectando en una bolsa con catéter, se tornó de un color verde turbio.

¿Por qué la orina se torna de color verde?

Bolsa del catéter con orina de color verde turbio en su interior recolectada del paciente con EPOC.
Bolsa del catéter con orina de color verde turbio en su interior. Foto: Spaseski & Spaseski, The New England Journal of Medicine.

Bien sabemos que la orina puede presentarse en una variedad de tonos amarillo, naranja o rojo, dependiendo del caso, pero es raro escuchar de alguien que la expulse de color verde. Los autores del estudio explican que la orina puede presentar este color debido a diferentes factores, como infecciones, problemas hepáticos, o bien el uso de ciertos fármacos.

Este caso fue, sin lugar a dudas, alarmante y poco común, pero tal parece que se trataba de un efecto secundario inofensivo de la medicación administrada. El propofol se usa con frecuencia con fines de sedación, pero en ciertas condiciones muy raras, puede hacer que la orina de su receptor se torne verde.

Los médicos no entienden por completo cómo es que ocurre esto, pero han propuesto la siguiente explicación Puede que ciertos desechos derivados del medicamento se elimen a través de los riñones, y no solo a través del hígado como se pensaba, y son estos metabolitos los que causen el color verde. Esta hipótesis fue propuesta por los autores de un informe similar publicado en Journal of Clinical & Diagnostic Research en 2015.

Una decoloración inofensiva

Aunque la condición del paciente al llegar a urgencias era grave, este color no tenía nada que ver con ello. Los investigadores dicen que la decoloración es benigna y desaparece en cuanto se suspende la administración del medicamento.

Los mismos médicos dijeron que la orina del hombre recuperó su coloración normal cuando dejó de recibir el propofol. En cuanto a su enfermedad, estuvo en el hospital durante dos semanas, y luego fue trasladado a un centro de rehabilitación.

Como vemos, aunque raro, este no ha sido el único caso de orina verde conocido hasta ahora. De hecho, se han documentado casos más extremos, como el de una mujer con “síndrome de la bolsa de orina púrpura” en 2019, aunque debido a una reacción química dentro de la bolsa del catéter.

Referencia:

Green Urine. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMicm2017137