En la actualidad, el coronavirus ya se ha extendido por el mundo y atacado a casi 65 millones de personas. Asimismo, 1,5 millones de estas ya han fallecido por su causa. Ahora, aún en medio de la pandemia, la ciencia nos indica que podría ser nuestra propia respuesta inmune temprana la que puede desencadenar un caso fuerte de COVID-19.

El estudio estuvo a cargo de los científicos del Centro Nacional de Investigación de Primates de Tulane. Para llevarlo a cabo, el equipo realizó pruebas en primates no humanos y midió sus respuestas inmunes al SARS-CoV-2 durante cuatro semanas.

Luego de esto, les fue posible notar que aquellos simios que tuvieron reacciones inmunológicas fuertes y tempranas después de unas semanas manifestaron los cuadros más severos de coronavirus. Dichos resultados y conclusiones fueron los que llegaron recientemente y se publicaron en Nature Communications.

Mientras más fuerte la respuesta inmune inicial, más severo el COVID-19 posterior

Efectivamente, el estudio coordinado por Monica Vaccari nos llevó a ver con más detalle cómo una respuesta inmune temprana puede terminar siendo perjudicial para el organismo. Según los datos obtenidos, en general los aumentos y variaciones en los niveles de citocinas se asociaron tanto con la respuesta inmune como con la severidad posterior de los síntomas.

Las citocinas, o citoquinas, por su parte, son células vitales para el funcionamiento del sistema inmunológico. Sin embargo, durante esta pandemia ya han demostrado una y otra vez que, en los niveles incorrectos, pueden llegar a ser incluso más peligrosas que el propio virus.

¿Cuáles son los peligros de una reacción inmune fuerte contra el COVID-19?

En general, cuando lo pensamos inicialmente, tener una respuesta inmune fuerte contra el COVID-19 podría verse como una ventaja. Y acá, de hecho, mientras esta se mantenga dentro de ciertos estándares, en realidad lo es.

Sin embargo, si la reacción del organismo supera la intensidad “normal” con la que atacaría el virus, entonces podemos ver las primeras consecuencias negativas. Con un aumento de la fuerza de la respuesta inmune llega una liberación mayor de células como las citocinas.

Estas, como ya mencionamos, están destinadas a regular variados procesos inmunes, entre los que se encuentran la inflamación y desinflamación de tejidos. De forma general, son altamente útiles para nuestro organismo. Pero si se salen de control, se puede general lo que se conoce como una “tormenta de citoquinas” que puede terminar siendo letal.

¿Qué hacer ahora?

“Una respuesta proinflamatoria suele ser la primera línea de defensa de nuestro cuerpo y puede ser un mecanismo muy útil. Pero lo que estamos viendo con la infección por coronavirus es que en algún momento, hay una inflamación descontrolada. Queremos saber cuándo y por qué sucede esto”, complementa Vaccari.

En consecuencia, la investigadora y sus colegas consideran que es necesario seguir indagando para averiguar qué exactamente desencadena la una respuesta inmune fuerte ante del COVID-19. Al tener esta información, se podría trabajar para controlar dichas reacciones.

Como resultado de los nuevos esfuerzos de control, la tasa de mortalidad por COVID-19 podría disminuirse, ya que las fuertes reacciones inmunológicas no colaborarían con el desarrollo de casos severos de la enfermedad.

Actualmente, ya se ha hablado de que “bloquear” la respuesta inmune del organismo podría ser la clave para evadir los casos severos de COVID-19. Sin embargo, por sí sola esta es un arma de doble filo. Ya que, sin la actividad del sistema inmunológico, entonces el organismo podría quedar por completo a merced del virus.

Es por esto que, sobre todo en estos momentos, es imperante obtener más información que nos permita llegar a un punto medio que controle las respuestas inmunológicas exageradas, pero que permita al organismo defenderse adecuadamente del SARS-CoV-2.

Referencia:

Cellular events of acute, resolving or progressive COVID-19 in SARS-CoV-2 infected non-human primates: https://doi.org/10.1038/s41467-020-19967-4

Escribir un comentario