Sabemos perfectamente que, entre 1980 y 1981, cinco hombres fueron diagnosticados con neumonía Pneumocystis carinii en Estados Unidos, pero que, sin saberlo en ese entonces, lo que estos pacientes padecían era sida. Sin embargo, estos no eran realmente los primeros infectados con esta enfermedad, entonces ¿cuál es el verdadero origen del sida?

El VIH/sida es una enfermedad muy común, al punto que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una de las infecciones que más ha causado muertes en el mundo desde 1981, año en el que fue descubierta. Hasta finales del 2019, esta ha cobrado la vida de 32,7 millones de personas.

Aún cuando se han hecho innumerables investigaciones sobre el VIH/sida, como la forma de tratarlo efectivamente e incluso se han desarrollado métodos para observar su estructura dinámica, la verdad es que no se tiene claro de dónde provino. Hasta ahora, solo existen teorías.

¿Proveniente de animales?

Chimpancé Pan troglodytes

Una de las teorías más aceptadas en la comunidad científica sobre origen del sida es que este inicialmente afectaba solo a los animales, tal como sucede con muchas otras enfermedades infecciosas. Según investigaciones, probablemente el origen del sida provenga de un tipo de chimpancé en África occidental. Estos chimpancés (de la raza Pan troglodytes o chimpancé común) son propensos a sufrir del virus de inmunodeficiencia en simios o VIS, al cual también se le llama SIV, por sus iniciales en inglés.

Esta enfermedad fue descubierta en 1985, poco después del origen de la epidemia del sida. Se encontró que, al igual que sucede con los humanos, los chimpancés transmiten sexualmente las cepas del VIS, pero estos rara vez presentan síntomas de la enfermedad. Sin embargo, sí puede causar una deficiencia inmunológica similar a sida, la cual fue llamada SAIDS (proveniente de Simian AIDS o “sida de simios”).

La primera víctima

República del Congo
El primer caso de sida se ubicó en la República del Congo. Cortesía: EcuRed

El primer caso conocido de contagio de VIH fue de un hombre de Kinshasa, en la República Democrática del Congo. Aunque se desconoce cómo se infectó, el análisis genético de su sangre hizo que se especulara que esta infección pudo haber surgido a partir de una mutación entre 1930 y 1950.

Esto lo afirma la doctora Shereen Usdin, de la Universidad de Harvard, quien en su obra ‘Sida’ explicó por qué se llegó a esa conclusión, y se debe al periodo de incubación de la enfermedad. Este paciente del Congo falleció en 1959, lo cual significa que sufrió de la enfermedad durante al menos 5 años, que es el tiempo aproximado que tarda la misma en destruir el cuerpo humano.

“Lo más probable es que el virus pasara a los seres humanos alrededor de 1930, al contaminarse un corte en la mano de un cazador —o de una persona que preparara la carne de mono para cocinar— con la sangre de un mono infectado”.

Según el experto en historia de la medicina, Mirko Drazen Grmek, en su libro ‘Historia del Sida’, este hombre de 25 años fue diagnosticado con una gingivitis crónica desde 1958, además de lesiones cutáneas. Su condición empeoró y falleció, cosa que desconcertó a los médicos en la época, los cuales habían descartado una gran cantidad de diagnósticos.

No fue sino hasta 1961 que se detectó otro caso similar en Inglaterra, y en 1967 fue uno más, en Escocia. Ambas mujeres jóvenes, las cuales fueron diagnosticadas con una “enfermedad extraña”. Sin embargo, no fue sino hasta 1980 cuando el doctor Joel Weisman, quien trabajaba con grupos homosexuales, descubrió a los cinco hombres estadounidenses de los que hablábamos al inicio del artículo y por quienes se comenzó a estudiar la enfermedad.

Una enfermedad estigmatizada

Freddie Mercury y Rock Hudson
Freddie Mercury y Rock Hudson fueron dos grandes artistas que se contagiaron de sida.

Fue debido a esto que empezó a catalogarse como una enfermedad que solo podía transmitirse entre personas homosexuales, cosa que se debió principalmente a las coincidencias que se presentaron entre los cinco casos.

Según el informe del boletín del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC) el 5 de junio de 1981, dos de los cinco pacientes habían fallecido y los otros tres no parecían recuperarse. Además, coincidía en que todos eran hombres homosexuales que habían consumido una droga conocida como “popper”.

Entonces, el rechazo social hacia los homosexuales se incrementó y el miedo también. Sin embargo, como sabemos hoy en día, las investigaciones acerca de esta enfermedad y la difusión de información oportuna sobre la misma hicieron que esto haya cambiado drásticamente en la actualidad.

Además, grandes estrellas como Rock Hudson e incluso Freddie Mercury hicieron llamados a la población acerca de la enfermedad, lo que también ayudó a que se normalizara un poco más. Hoy en día estamos cada vez más cerca de encontrar una posible cura, y sin dudas la aceptación de la sociedad ha ayudado a que esto sea posible en algún momento.