Mano con guante sosteniendo una lupa sobre un coronavirus en alusión a la búsqueda de su origen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó este lunes que la investigación sobre el origen del coronavirus iniciará en Wuhan, China, donde se detectó inicialmente el brote. Sin embargo, esto no quiere decir que el patógeno en realidad se haya originado allí, por lo que no descartan la posibilidad de que el rastreo los lleve a otros sitios.

Consciente de lo polémica que resultaría esta afirmación, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aprovechó la oportunidad para hacer un llamado a la objetividad. En su declaración, pidió al público evitar la politización de la situación, que aseguró se llevaría a cabo en estricto ejercicio de la ciencia.

Origen del coronavirus no necesariamente está en China, advierte la OMS

Detectar el origen de un patógeno pandémico como el coronavirus no es una tarea fácil, pero los científicos de la OMS se han comprometido con esta misión. Y para ello, qué mejor lugar para iniciar que la ciudad de Wuhan, donde se detectaron los primeros casos de la COVID-19, en aquel momento conocida como la neumonía de Wuhan.

En el mes de julio, la organización envió un equipo de expertos a China a cumplir con este cometido. Pero a finales de octubre, cuando celebró la primera conferencia virtual con sus homólogos chinos para abordar el tema, indicó que la investigación empezaría con una revisión minuciosa de los estudios hechos hasta ahora.

En algún momento, los investigadores deberán desplegarse sobre el terreno, pero para ello, primero es necesario comprender el problema en su totalidad e identificar los vacíos. De este modo, se pueden plantear mejor los objetivos.

Pero en su conferencia de prensa más reciente, la organización ha advertido que, el hecho de que la investigación empiece en China, no significa que el origen esté allí.

“La posición de la OMS ha sido muy clara: empezaremos el estudio en Wuhan, veremos qué ocurrió allí, y basándonos en la información obtenida exploraremos si hay otras vías que convenga estudiar”.

Politización de la investigación sobre la pandemia

Conviene citar también sus palabras en un informe de noviembre, donde indicó que “donde se detecta una epidemia por primera vez no refleja necesariamente dónde comenzó”. Es decir, la OMS está al tanto de que el origen del coronavirus podría no ser la ciudad china como pensábamos.

Tedros advierte que, aunque los primeros casos se detectaron en la ciudad de Wuhan, hay evidencia que sugiere que el coronavirus estaba presente en Europa desde antes de diciembre de 2019.

Pero bien sabemos que la estigmatización del país asiático y los problemas políticos en torno a la pandemia han generado diversas teorías que culpan a un bando y a otro. Precisamente por ello, el director de la organización hizo un llamado a evitar la politización del asunto para poder hacer un correcto ejercicio científico.

“Por favor, no politicen este asunto, estamos haciendo todo lo posible basándonos en la ciencia y esta politización representa un obstáculo para investigar”.

La teoría del salto a los humanos desde los animales persiste

En su afán por identificar el lugar de origen del coronavirus, la OMS ha reunido a un equipo internacional de 10 científicos; estos provienen de Estados Unidos, Japón, Rusia, el Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Vietnam, Alemania y Catar. “Queremos saber el origen y haremos todo lo posible para conocer el origen”, afirmó Tedros este lunes durante su intervención.

Por el momento, los científicos coinciden en que la enfermedad tiene un origen animal, y la duda radica en determinar qué acontecimiento hizo que saltara a los humanos. Las sospechas siguen recayendo sobre los murciélagos y los pangolines; los primeros por ser un reservorio natural de coronavirus; mientras que los segundos figuran como posibles intermediarios.

Y aunque probablemente ya ha pasado más de un año desde que ocurrió este derrame, los investigadores cuentan con información con la que no contaban al principio del brote. En este sentido, aquellos animales con un receptor de virus similar al receptor ACE2 tan mencionado durante la pandemia podría ser una buena referencia.

Sea cual sea el caso, los científicos no solo deberán examinar animales con potencial de ser portadores del patógeno, sino también los humanos. En especial, a la forma en que se contagiaron los primeros pacientes.

Referencia:

Mystery still shrouds COVID-19 origin. https://medicalxpress.com/news/2020-12-mystery-shrouds-covid-.html