Hoja de un árbol con tonos naranja y amarillo que hacen alusión al otoño

Un nuevo estudio sugiere que el calentamiento global está adelantando la estación de otoño haciendo que las hojas de los árboles caigan antes de lo habitual. Y aunque suene como algo sin mayor impacto, en realidad sí lo puede tener; recordemos que los árboles son los pulmones de nuestro planeta.

Un estudio que desafía las estimaciones previas

El profesor Thomas Crowther de ETH Zurich en Suiza, un experto en el tema que no participó en el estudio, dijo que durante décadas se ha pensado que las altas temperaturas estaban extendiendo las temporadas de cultivo y que la caída de las hojas se estaban retrasando. Pero el nuevo estudio desafía esta creencia, mostrando que en realidad el otoño se está adelantando.

“Durante décadas hemos asumido que las temporadas de cultivo están aumentando y que la caída de las hojas otoñales se está retrasando. Sin embargo, esta investigación sugiere que a medida que aumenta la productividad de los árboles, las hojas caen antes”.

Observaciones de árboles europeos entre 1948 y 2015

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores examinaron una base de datos gigantesca procedente de observaciones de árboles realizadas en 3,800 sitios en Europa central desde 1948 hasta 2015. También llevaron a cabo diferentes experimentos y usaron modelos matemáticos para el procesamiento de los datos.

El estudio reveló que, además de la temperatura y la duración del día, la cantidad de carbono que absorbe cada árbol durante cada temporada también debe tenerse en cuenta para determinar cuándo un árbol empezará a liberar sus hojas.

Calentamiento global podría hacer que los árboles liberen sus hojas antes

Los modelos anteriores no tomaban en cuenta este importante factor, y sus resultados casi siempre sugerían que la estación del otoño empezaría a retrasarse. La estimación para finales de este siglo, en función de las tendencias actuales, sugería que la estación se retrasaría dos o tres semanas.

Sin embargo, el nuevo estudio reveló todo lo contrario. Los científicos dicen que, en lugar de retrasarse, la caída de las hojas de los árboles por el otoño se adelantará hasta seis días a causa del calentamiento global.

Que el otoño llegue antes de lo habitual puede cambiar la dinámica con la que trabajan las plantas. El estudio sugiere que un otoño temprano también implicará que los árboles almacenarán menos carbono de lo que se estimaba, lo cual puede estimular el calentamiento global.

El problema es que el aumento de las temperaturas no solo incide sobre el otoño, sino también sobre otras estaciones, pues la primavera también se está adelantando. Los investigadores dicen que la temporada de crecimiento de los árboles en las zonas templadas también se está alargando.

Referencia:

Increased growing-season productivity drives earlier autumn leaf senescence in temperate trees. https://science.sciencemag.org/content/370/6520/1066