Nuevas investigaciones han determinado que el usar biomasas, como la leña, para cocinar puede ser dañino para la salud de los pulmones. Esto se convierte en un problema de gran relevancia cuando entendemos que al menos 3 mil millones de personas en el mundo cocinan con esta de manera cotidiana.

Igualmente, se comprende incluso más la necesidad de tomar acciones al respecto cuando consideramos los 4 millones de fallecimientos que ocurren anualmente debido a enfermedades causadas por la contaminación del aire. Esto ya que, de entre las causas comunes, el uso de biomasas se ha convertido en uno de los principales contribuyentes.

Para poder tener una idea más a profundidad de su impacto, se ha realizado un estudio en 23 hogares de Thanjavur, en India. Los hallazgos de este se presentaron hoy en la Reunión Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA) y acá te los compartiremos.

El peligro que representa para nuestros pulmones el cocinar con leña

Para poder llevar a cabo el estudio, los investigadores de la Universidad de Iowa unieron fuerzas con sus colegas del Instituto de Ciencia y Tecnología Periyar Maniammai. Todos bajo la dirección del Ph.D. Eric A. Hoffman estudiaron las diferencias entre los usuarios de gas licuado de petróleo y los usuarios de leña en los hogares ya mencionados.

Allí, utilizando pruebas tradicionales como la espirometría y otras más novedosas como la tomografía computarizada avanzada, los investigadores lograron observar las claras diferencias en los pulmones de quienes usaban leña para cocinar y los de quienes usaron gas.

Fue notorio que aquellos expuestos al humo de la leña parecían tener más riesgos en general de desarrollar enfermedades pulmonares. Además, como si esto fuera poco, fue posible ver que en general estaban más expuestos a peligrosos contaminantes en el humo, así como a las toxinas bacterianas que podían proliferar en este.

Sobre el “acumulamiento” de aire en los pulmones

Uno de los detalles más peligrosos que se observó fue la acumulación de aire en los pulmones de quienes usaron leña para cocinar. Básicamente, esta condición se da cuando uno de los pulmones no es capaz de intercambiar aire adecuadamente con el exterior. Como resultado, en la siguiente inhalación los pulmones no se llenan por completo y el aire acumulado se “estanca”.

En total, el “acumulamiento” de aire en los pulmones termina por ocasionar que el dióxido de carbono que producimos no se libere adecuadamente. En consecuencia, este se queda en nuestros pulmones, lugar en el que puede colaborar con el desarrollo de otras condiciones pulmonares más graves.

¿Qué debemos aprender?

Gracias a esta información obtenida, los científicos pudieron comprobar el lazo entre el uso de leña para cocinar y la mala salud de los pulmones. Igualmente, observaron paralelismos entre esta exposición al humo de biomasa y el generado por el tabaco o por los incendios forestales. Por este motivo, debe ser tratado con el mismo cuidado y evitado en la medida de lo posible.

En investigaciones previas, se ha comprobado por ejemplo que el humo producido por los incendios forestales no solo afecta el sistema respiratorio, sino que también nos pone en riesgo de otros problemas como ataques cardiacos. Sabiendo esto, es importante entonces medir también los otros riesgos que el humo producido por biomasas como la leña puede traer a nuestra salud, además del causado a los pulmones.

Referencia:

Cooking with Wood May Cause Lung Damage: https://press.rsna.org/timssnet/media/pressreleases/14_pr_target.cfm?ID=2232

Escribir un comentario