Boston Dynamics ha utilizado a su perro robot, Spot, para explorar Chernóbil, ciudad que fue víctima del peor desastre nuclear de la historia, en 1986. El propósito de robodog es explorar “territorios desconocidos con contaminación radiactiva”.

Desde la tragedia, lo que queda del Reactor 4 “ha sido tapado de distintas formas”. Sin embargo, es un hecho que aún queda material radiactivo en ese lugar. Por ende continúa siendo bastante peligroso para las personas.

No obstante, gracias al auge de tecnología, científicos podrían estudiar lo queda debajo de esos cimientos. Para ello usarán a Spot, con el propósito de estudiar la estructura y el estado de la zona.

Spot en Instalaciones de Chernóbil
Spot en instalaciones de Chernóbil. Vía: Universidad de Bristol

El robodog de Boston Dynamics es un cuadrúpedo que cuenta con muchas habilidades. Entre ellas, caminar, esquivar obstáculos, incluso ha sido usado para sortear la pandemia del COVID-19. ¿Cómo? Incitando a las personas para que mantengan la distancia social. Se espera que la empresa lance complementos que mejoren considerablemente las funciones de estos robots para el próximo año.

Para ingresar en la zona afectada, el Dr. Dave Megson Smith, investigador de la Universidad de Bristol, y su grupo de trabajo equiparon a Spot con un sensor de radiación “para crear un mapa de la radiación que sale de la pared frontal de la central eléctrica de Chernóbil”. En la siguiente imagen se observan los resultados obtenidos.

Mapeo de radiación
Mapeo de radiación. Vía: Universidad de Bristol

Pero, ¿por qué usar a Spot y no otra clase de robot en Chernóbil?

Los científicos indican que este cuadrúpedo cumple con sus reglas de seguridad. Evitar levantar el menor polvo posible, ya que estas partículas son altamente radiactivas y se “pegan a todo”. Lo que menos se quiere es que escape la radioactividad. El hecho de que Spot tenga patas y no ruedas es de gran utilidad, pues levanta menos polvo.

Este cuadrúpedo fácilmente podría reemplazar a los humanos que hasta ahora realizan mediciones en este ambiente, poniendo en juego su vida. Al respecto, Megson-Smith comenta:

“Dado que hay franjas enteras de la planta nuclear de Chernóbil donde la gente no puede entrar, necesitaríamos robots como Spot para hacer esas caracterizaciones ambientales”.

Pero, ¿la radioactividad no destruye a los robots? Sí, pero la idea es usar estas máquinas en zonas donde no sean destrozados, que sirvan para realizar mapeos de forma prudente. Sin embargo, es claro que Spot debe ser sometido a estudio para evaluar hasta qué punto soporta la radioactividad y que acciones se deben tomar para hacerlo más fuerte.

Escribir un comentario