La influenza es una enfermedad estacional que los ha aquejado por décadas. Afortunadamente, la ciencia ha logrado evolucionar lo suficiente como para poder contrarrestarla a medida que evoluciona. Por esto, cada año, una nueva vacuna contra la influenza llega a nosotros, pero, en esta ocasión, esta podría ser más importante que nunca. ¿Por qué?

¿Por qué la vacuna de la influenza es tan importante este año?

Según los estimados de los CDC (Centers for Diseases Control and Prevention) en la última década entre 9 y 45 millones de personas se han contagiado anualmente con influenza. Asimismo, se han registrado entre 140 y 810 mil hospitalizaciones. Finalmente, entre 12 y 61 mil fallecimientos al año se pueden relacionar con esta enfermedad.

Igualmente entre el 2019 y el 2020, que aún está en curso, se han registrado aproximadamente 38 millones de contagios, 18 millones de hospitalizaciones y 400 mil muertes. En paralelo, la pandemia del COVID-19, un virus que aún no tiene cura, ya tiene en su haber 60 millones de contagios y más de un millón de fallecimientos solo en este año.

Claramente, de esta última amenaza solo podemos protegernos a través del distanciamiento social y la prevención. Sin embargo, sí existe una alternativa (la vacuna) contra la influenza y, este año en particular, es importante que todos la usemos.

Estudios recientes han comprobado que los casos de COVID-19 e influenza pueden darse en paralelo. Por lo que, en la actualidad, las personas podrían estar en riesgo de contraer ambas enfermedades simultáneamente.

Hay que priorizar la vacunación de los niños

En la opinión de Robert Jacobson, pediatra e investigador de vacuna en Mayo Clinic Children’s Center:

“A lo largo de EE.UU. ha habido más muertes en niños debido a la influenza de las que se habían registrado antes. Aún se cuentan entre los cientos. Pero, en adultos, y personas mayores, las tasas de mortalidad son incluso más altas, y las tasas de hospitalización o admisión a cuidados intensivos son mucho más altas. Y son los niños los que inician los brotes locales”.

Con esto, el Dr. Jacobson aborda dos puntos importantes. En primer lugar, recalca que la influenza por su cuenta ya puede ser mortal, lo que ya hace importante obtener su vacuna. Ahora, en segundo, recalca que suelen ser los niños –los más resistentes a la enfermedad– los que suelen iniciar los contagios y llevarla a los adultos –menos aptos ya para soportarla–.

Como consecuencia, el vacunar a los más pequeños de la casa puede convertirse en un beneficio no solo para ellos, sino para toda la comunidad.

Similitud de los síntomas

En general, síntomas como la tos, la fiebre, el dolor de garganta, la nariz congestionada y la fatiga se asocian con la influenza. Sin embargo, este año ha quedado demostrado que también son comunes cuando el COVID-19 se manifiesta.

Como consecuencia, ambas enfermedades pueden empezar de forma muy similar, aunque luego se desarrollen de forma totalmente distinta. Con tan solo ver las cifras de contagio y fallecimientos queda claro que el coronavirus es más mortal. Sin embargo, por sus síntomas, puede ser confundido con la influenza y continuar con su cadena de contagios y de muertes.

Por este motivo, el Dr. Jacobson considera que el recibir la vacuna contra la influenza este año es particularmente importante. Teniendo la vacuna, se tiene ya una protección contra al menos una de las enfermedades y, al mismo tiempo, una forma de asegurar que, si los síntomas se manifiestan, lo más probable es que se trate de COVID-19.

De este modo, quien lo tenga, podrá ir más rápido a hacerse las pruebas. Además, así podrá mantener el adecuado distanciamiento social de su familia y amigos en el ínterin.

Recibir la vacuna contra la influenza es más importante que nunca

“Cada uno de nosotros debería estar recibiendo la vacuna contra la influenza cada año, y este año es más importante que nunca.

La vacuna es necesaria. La vacuna es segura. Las vacunas son efectivas. Y nosotros realmente no tenemos alternativas a las vacunas”, comenta el Dr. Jacobson como una reflexión final.

Con esto, no solo hace referencia a lo vital que se volverá este año la vacuna contra la influenza, ahora entramos en su temporada alta. De hecho, el doctor también toca otro punto que ha sido particularmente delicado este año, recordando que las vacunas sí son tan efectivas como seguras –algo que va en contraposición con los perjudiciales movimientos antivaxxers–.

Por otro lado, desde una perspectiva más esperanzadora, si la ciencia continúa avanzando al paso que lleva, la necesidad de inyectarnos una vacuna contra la influenza cada año será un asunto del pasado. Todo gracias a la posible primera vacuna definitiva contra la influenza que podría desarrollarse pronto.

Referencia:

Disease Burden of Influenza: https://www.cdc.gov/flu/about/burden/index.html