Mano femenina ofreciendo copa menstrual, un producto para la menstruación, a otra mano que va a su acceso.

Escocia ha sorprendido al mundo con la aprobación reciente de una ley que garantizará el acceso gratuito y universal a productos de higiene menstrual a cualquiera que los necesite. Con esta noticia, se convierte en el primer país en aplicar una resolución de este tipo, y más importante aún, podría motivar acciones similares en otras regiones del mundo.

Casi 1 de cada 5 mujeres escocesas experimenta pobreza menstrual

El grupo Women for Independence, una organización que lucha por mejorar la representación de las mujeres en toda Escocia, llevó a cabo algunas investigaciones sobre la higiene menstrual en el país.

Los estudios revelaron que, aún en estos tiempos, casi una de cada cinco mujeres había experimentado pobreza durante el transcurso de su menstruación. El gran problema con ello es que la escasez de recursos también puede conllevar una mala higiene menstrual; y como es de esperar, esto también tendrá consecuencias sobre la salud física y mental, y bienestar general de las mujeres.

Adicionalmente, las estimaciones sugieren que las mujeres gastan, en promedio, £ 13 al mes en productos para la menstruación, así como varios miles de libras a lo largo de su vida. No conforme con ello, la pandemia de coronavirus ha exacerbado dichos gastos.

Y aunque suene como algo trivial y dependiente únicamente de la persona afectada, en realidad es evidencia de la escasa concienciación que hay respecto al tema. Pero tras una ardua campaña de cuatro años, parece haber llegado una solución dirigida a mejorar los vacíos en cuanto a la higiene menstrual, al menos en Escocia.

La Ley de Productos de Menstruación garantizará el acceso gratuito y universal en Escocia

Tampones y toallas sanitarias, algunos productos de menstruación a los que tendrán acceso las mujeres de escocia con la nueva ley.

La Ley de Productos de Menstruación fue aprobada por unanimidad el martes por la noche, lo cual supone un gran logro para esta ardua lucha. Esta impondrá la obligación legal de garantizar el acceso gratuito a los productos de menstruación de parte de las autoridades locales en Escocia. De este modo, se busca ampliar su disponibilidad para todos aquellos que la necesiten.

Según lo informado por la agencia de noticias The Guardian, el plan costará alrededor de de £ 8,7 millones al año. Inicialmente, el gobierno escocés había mantenido una posición negativo respecto al suministro universal, lo cual cambió en febrero a raíz de la presión ejercida por los activistas.

La ley también incluirá la recomendación emitida por el primer ministro, Nicola Sturgeon, en 2017: garantizar el acceso a productos de menstruación en escuelas y universidades.

Siguiendo esta dinámica, varias empresas pequeñas, como restaurantes, pubs e incluso clubes de fútbol, comenzaron a ofrecer productos de higiene menstrual gratuitos de forma independiente. De hecho, cada vez es más común entrar en un baño de Escocia y encontrar productos de menstruación gratuitos junto a los lavabos para permitir que las mujeres tengan acceso inmediato siempre que los requieran.

Un cambio en el discurso sobre la menstruación

La campaña que impulsó la aprobación de la ley fue dirigida por la portavoz de salud del Partido Laborista de Escocia, Monica Lennon, quien declaró este como “un día de orgullo para Escocia”.

“Esto marcará una gran diferencia en la vida de las mujeres y las niñas y de todas las que menstrúan. Ya ha habido un gran progreso a nivel comunitario y a través de las autoridades locales para dar a todos la oportunidad de la dignidad de la época”.

Lennon también destaca los cambios que han generado las diferentes campañas sobre la forma en que se habla de un tema que sigue siendo tabú o vergonzoso en varias culturas. Este es un paso significativo considerando las consecuencias sanitarias y sociales que tiene la estigmatización del período para las mujeres, como indicamos en una nota especial sobre el tema.

“Hace unos años nunca había habido una discusión abierta sobre la menstruación en la cámara de Holyrood y ahora es la corriente principal. Los miembros del parlamento escosés han disfrutado de ser parte de eso, y ha abarcado la menopausia, la endometriosis, así como los tipos de productos que usamos y su sostenibilidad”.

Escocia ha dado el ejemplo al mundo de que, incluso en medio de una pandemia garrafal como la de COVID-19, es posible incluir los intereses y necesidades de las mujeres y niñas entre las prioridades.

Referencia:

Scotland becomes first nation to provide free period products for all. https://www.theguardian.com/uk-news/2020/nov/24/scotland-becomes-first-nation-to-provide-free-period-products-for-all