Inteligencia artificial

La inteligencia artificial está llamada a ser el gran cambio de esta generación, su uso promete avances significativos para la humanidad. Hoy, en este artículo te queremos hablar acerca de ello.

Si bien se sabe, la IA crece a pasos agigantados. Cada día son más los dispositivos que la usan, algo que aprovechamos al máximo. Su implementación facilita nuestras vidas, pero al mismo tiempo hemos creado dependencia de ella, hasta el punto de parecer natural.

En la mayoría de nuestras actividades, la inteligencia artificial está presente. Un digno ejemplo de ello, es el simple hecho de colgar una foto en Instagram, realizar una llamada por WhatsApp y hasta usar la calculadora. Sin darnos cuenta, le hemos delegado tareas a sistemas inteligentes, hasta el punto de volverse imprescindibles en nuestras vidas, no solo para uso personal, sino también profesional.

A la IA se suma un factor más, el Machine Learning. Su alcance es superior, porque nos topamos con máquinas que aprenden de forma automática, lo que para algunos se traduce en un escenario de ciencia ficción.

Alguna vez te has preguntado, ¿cuál es realmente el alcance que tiene la inteligencia artificial en nuestras vidas?, ¿hasta qué punto puede repercutir en el avance de la humanidad? En este artículo intentaremos explorar esas áreas donde la IA puede llegar a cambiar de forma radical a nuestra sociedad.

Uso de la inteligencia artificial en el sector transporte

Automóviles autónomos
Automóviles autónomos

¿Te imaginas un automóvil manejado por sus propios medios? Cada día estamos más cerca de ellos, los autos autónomos representan el futuro. Hasta ahora, se conoce que las aplicaciones que se desarrollan para este tipo de sistemas garantizaran nuestra seguridad. Pero, ¿realmente es así?, ¿qué pasará si además de autonomía, desarrollan inteligencia propia?

Es claro que la inteligencia artificial está introduciendo nuevos productos en esta área, diseños que representan un negocio lucrativo, más que mejoras de productividad. Incluso, Microsoft pronostica que para el 2030 un 15% de los autos serán autónomos, sistemas que podrán transmitir y analizar grandes cantidades de datos.

¿Qué representa para la humanidad el uso de la IA en el sector transporte? Los automóviles autónomos se convertirán en focos de datos rodantes sobre ruedas. Información que bien podría ser utilizada por autoridades de tráfico, empresas de leasing, autoridades locales, aseguradoras, entre otras, donde su implementación mejore sus procesos.

Y no solo esto, si hablamos de cambios. El uso de la inteligencia artificial en esta área, podría repercutir de forma favorable en el avance humanidad. ¿Por qué?, porque al crear sistemas “más conscientes”, que distingan las principales causas de accidentes tránsito, podrían reducir e incluso prevenir este tipo de evento.

Su uso en el transporte público, mejoraría considerablemente la movilidad de pasajeros. Sistemas interconectados que indiquen cuáles son esos lugares con mayor demanda. Asimismo, de usarse para servicios de entregas, podrían minimizar los tiempos de estos. Además de actualizar las existencias en los almacenes en base los actividades que ejecuten.

Fabricantes de vehículos como Tesla, Mercedes-Benz y BMW tienen algunas de estas funciones instituidas en los sistemas de sus autos. Actividades que pueden ejecutar gracias a la inclusión de aprendizaje automático, sensores, cámaras y al software como tal.

La autonomía en cuanto movilidad, no solo se reduce a automóviles, llega hasta los aviones. El fabricante Boeing ha realizado pruebas con aeronaves eléctricas obteniendo resultados satisfactorios, un indicio de lo que se espera de este tipo de medio de transporte.

Con base a lo dicho anteriormente, podemos decir que efectivamente la implementación de la IA en el sector transporte representa un cambio de 360 grados. Cambiaría completamente la forma en la que vemos los autos hoy día.

Industria: robots y humanos trabajando juntos

Robot y humanos en una misma industria

El uso de la inteligencia artificial en el sector industrial tiene dos caminos, favorecer o perjudicar la mano de obra de las empresas.

Cuando hablamos de favorecer, nos referimos al hecho de que las compañías pueden hacer uso de esta para ejecutar labores que simplemente no pueden realizar los seres humanos, actividades que requieran más desempeño físico, por ejemplo, y que su vez facilitan las labores de los empleados. Además de incrementar la productividad de las empresas, y por consiguiente, en más ventas e ingresos.

Ahora bien, desde otra perspectiva, podríamos decir que si las industrias deciden usar robots dotados de inteligencia artificial que imiten el comportamiento humano para realizar actividades como “ensamblaje y apilamiento”, se podría dar el caso en donde las organizaciones prescindan del servicio de las personas. Es aquí donde la IA puede no ser tan agradable para las personas que laboran en este sector. Al respecto, el experto en IA, Kai-Fu Lee, ha expresado:

 “… La pregunta simple que se debe hacer es, ‘¿Qué tan rutinario es un trabajo?’ Y esa es la probabilidad de que un trabajo sea reemplazado por IA, porque la IA puede, dentro de la tarea de rutina, aprender a optimizarse”.

Lee agrega que una forma de hacerle frente a esta situación es replantearse la educación, optar por aprender cosas nuevas, actividades que no sean rutinarias. Capacitarse en otras áreas.

No obstante, si te preocupa que en algún momento puedas ser reemplazado por un robot, te recordamos que estas máquinas dotadas de IA no pueden ofrecer interacción humana. La comunicación entre las personas es algo que no pueden reemplazar, indistintamente de lo avanzado que sean, seguirán siendo seres artificiales incapaces de desarrollar empatía.

Además, hasta ahora la IA es una herramienta más, creada para facilitar nuestro trabajo, no tiene la capacidad de sobrepasar nuestra inteligencia. Bueno, es lo que se presume.

Salud: fácil acceso a historial clínico de los pacientes

Un estetoscopio, una portátil, un teléfono y unos lentes sobre un escritorio

Este es otro sector donde la inteligencia artificial contribuye de forma positiva en los avances nuestra humanidad. ¿Alguna vez te has imagino que una simple toma de tu ojo te puede ayudar a prevenir una enfermedad más allá de la visual? Esto se puede lograr usando la IA.

Lily Peng, una ingeniera en biomedicina que trabaja para Google, emplea el aprendizaje profundo para que ordenadores puedan detectar enfermedades como diabetes, glaucoma, dolencias musculares, a través de un estudio de retina. Suena increíble, ¿verdad?

Y no solo esto, el uso de la IA se extiende a especialidades más delicadas de la medicina, una de ellas, la oncología. El cáncer de piel se puede detectar con una app móvil. Sí, así como lees. Otros tipos de cáncer como mama o próstata, también pueden ser estudiados por maquinas inteligentes. ¿Cómo lo hacen? Examinando grandes cantidades de información en cuestión de segundos. Acción que los seres humanos por muy expertos que seamos, no lo podemos hacer.

Con respecto al último punto, te planteo lo siguiente. Cuando vas a una consulta por primera vez, ¿qué es lo primero que hace el médico? Crearte un historial, ¿cierto? Un formulario con tus datos personales y antecedentes clínicos.

Sin embargo, ese historial se queda ahí. Si vas con otro especialista se repite el mismo patrón. Ahora bien, ¿qué pasaría si esa información estuviera almacenada en un sola base de datos? Facilitaría el trabajo de los médicos. Y no solo eso, serviría para estudiar tus antecedentes hospitalarios, registros de enfermedades comunes y hereditarias.

Información que se podrá utilizar para pronosticar ciertas enfermedades no solo en ti, sino en tu familia. Tal cual, sucede con personas que padecen achaques cardiovasculares o mentales como el alzhéimer.

Actualmente, existen sistemas inteligentes en capacidad de ejecutar estas acciones. La IA de IBM, Watson, es un digno ejemplo de ello, una aplicación orientada al sector salud. Su función principal es analizar historiales médicos para “ayudar al doctor a definir tratamientos más personalizados basados en estudios científicos y en los historiales de los pacientes”. Como no lograrlo, si es una máquina que se alimenta de grandes cantidades de información, además de usar el aprendizaje automático para analizar y comprender la misma.

Su tecnología puede ayudar a los médicos a realizar mejores diagnósticos, poniendo sobre la mesa posibles alternativas, lógicamente con una razón de peso.

Entonces, ¿a qué nos enfrentamos? Desde mi punto de vista, más que enfrentarnos, es aliarnos, servirnos de sistemas inteligentes que nos permitan diagnosticar con mayor rapidez y precisión enfermedades. Además de ofrecer un estudio más personalizado a los pacientes.

Es tal el avance de la IA que incluso se ha usado para modificar genes humanos. ¿Recuerdan nuestro artículo sobre tecnologías aterradoras? Comentamos que el ADN de los bebes se puede modificar genéticamente. Aunque esta práctica no está aprobada, los médicos que la apoyan prometen “esperanza para los padres en riesgo de transmitir enfermedades genéticas graves a sus futuros hijos”.

Lo aquí señalado, nos deja ver, que estamos frente a dos ciencias que combinadas pueden lograr grandes cosas, como preservar nuestra humanidad y aumentar nuestras posibilidades de vida.

Educación: sistemas de aprendizaje virtual

Inteligencia artificial en la educación

Antes de explicar hasta qué punto influye la IA en la educación, te planteo esta pregunta, durante la pandemia que nos azota actualmente, ¿cómo se está comportando el sistema educativo?

En su mayoría, las clases y asesorías son virtuales. Una muestra clara de que están usando sistemas inteligentes para sortear el COVID-19. A pesar de que en pandemia, esta forma de impartir clases ha cobrado protagonismo, la realidad es que se usa desde antes. ¿Cómo? A través de cursos virtuales, aplicaciones para aprender idiomas, algoritmos de corrección de exámenes, entre otras. Esto es lo que se conoce como LMS (Learning Magangement System), sistema de gestión de aprendizaje.

Aunado a ello, algunas instituciones educativas han introducido sistemas inteligentes como herramientas de trabajo. Incluso para monitorear a los estudiantes y predecir si estos están pensando en abandonar sus carreras. Pronóstico que pueden usar para intervenir y frenar la decisión de sus alumnos.

El mismo sistema Watson usado en la medicina, también es utilizado por universidades como la de DeaKin, en Australia, con la finalidad de brindar un asesoramiento estudiantil 24/7. El uso de este, es como tener un compañero con quien estudiar, pero dispuesto a responder a toda clase de preguntas y en cualquier momento del día.

Ahora te preguntamos, ¿te imaginas poder recrear algún escenario de un libro? Esto se puede lograr haciendo uso de la realidad virtual, crear un entorno en un momento específico. Esta práctica nos puede permitir viajar al pasado. No con una máquina del tiempo, sino con una herramienta que nos puede hacer ver la realidad de una forma distinta. Esos animales extintos, como los dinosaurios que no conocimos, podemos llegar a observarlos desde esta experiencia. Realmente representa una forma más fácil de aprender.

Mike Thomas, en un artículo publicado para Builtin comenta que las instituciones educativas están haciendo de la IA en “una parte más prominente de sus respectivos planes de estudio”. Hasta el punto de invertir grandes sumas de dinero para explorar con mayor profundidad esta área. Para muestra el MIT y su inversión en una nueva universidad dedicada exclusivamente a la informática, con un enfoque en la inteligencia artificial.

Con base en esta información, podemos decir que los educadores deberán actualizarse en cuanto avances tecnológicos se refiere. Además de aprender a manejar este tipo de herramientas para ofrecer una educación de calidad a sus estudiantes.

Finanzas: seguridad a la hora de realizar una transacción 

Inteligencia artificial analizando datos financieros

 

Obtener y administrar dinero siempre ha sido de vital importancia para nuestra sociedad. Con la implementación de la IA en esta área es mucho lo que podemos hacer. Desde beneficios en servicios Blockchain hasta en IoT (Internet Of Things).

Actualmente, la aplicación de estos servicios basados en inteligencia artificial está impulsando la transformación digital de las finanzas. Se visualiza en productos como Robo-Advisor, crowdfunding, plataformas de pagos, entre otras.

La IA hace uso del Machine Learning para analizar y comprender grandes cantidades de datos, de modo de reconocer situaciones que nos permitan tomar decisiones oportunas sobre posibilidades de negocios. Para muestra, tenemos Robo-Advisor y Quant-Advisor, traducidos en trading automático, plataformas del FinTech que brindan asesoría en esta área y que además te permiten realizar inversiones on line si intervención humana.

Aunado a ello, el uso de dispositivos wearable, entiéndase como aquellos “dispositivos electrónicos capaces de registrar datos de nuestra vida cotidiana”, por ejemplo un Smartwatch, tecnología combinada con IoT (interconexión digital de objetos cotidianos a través de Internet) genera un gran flujo de información, del cual se sirven los sistemas inteligentes financieros para conocer mejor a sus clientes.

Actualmente las transacciones son más seguras. Los tratos financieros no solo se basan en reuniones presenciales, donde uno de los empresarios se vale de sus habilidades para envolver a los socios o representantes de negocios. Registros como Blockchain nos facilitan ese trabajo, pues, envuelve datos que nos permiten ejecutar transacciones entre dos o más partes de forma segura.  Esta tecnología la podemos ver en servicios como criptomonedas, envíos de remesas, por nombrar unas de las más frecuentes.

Otro punto que entra en juego es la biometría. Si bien se sabe, actualmente para realizar una transacción de forma segura, la mayoría de las aplicaciones solicitan verificar tu identidad. Algo que podemos lograr con la implementación de estas técnicas de autenticación biométrica. En el mundo de las finanzas, estas se utilizan con mucha frecuencia, en solicitudes de reconocimiento facial, huellas dactilares, incluso firmar con la voz. Realmente es impresionante todo lo que ha detrás de las finanzas actuales.

¿Qué nos deja esta información?, que la inteligencia artificial en esta área favorece nuestras vidas. No ofrece mayor seguridad a la hora de realizar operaciones financieras. Si nos educamos en este ámbito, seremos menos propensos a ser engañados. Esos tiempos donde se confiaba solo en la promesa de un empresario están quedando atrás, más que palabras, aquí lo que cuenta son los hechos.

Implementación de la IA en los medios de comunicación

Mano de un robot sobre un teclado

Hasta ahora hemos abordado cinco áreas de interés para la humanidad, pero ¿dónde quedan los medios de comunicación?

Países como Estados Unidos, China o Francia, por mencionar algunos, hacen uso de la IA para facilitar las tareas a los periodistas. ¿Cómo lo hacen? Automatizando procesos, con el propósito de generar información rápida y oportuna.

Unos de los primeros programas automatizados con este propósito se desarrolló hace cinco años en China, su nombre es Dreamwritter. En su momento este sistema dejó a muchos sorprendidos, ya que podía escribir 916 palabras por minuto.

“La noticia, sobre el índice de precios al consumo, estaba escrita en chino, no tenía ni un solo error, y fue publicada por el servicio de mensajería instantánea de QQ.com”.

Como ya mencionamos algunos medios hacen uso de la IA para facilitar las tareas de los periodistas. “Bloomberg utiliza la tecnología Cyborg para ayudar a comprender rápidamente los informes financieros complejos”.

No solo esta organización. Desde el 2016, The Washington Post usa su propia IA conocida como Heliograf, para escribir noticias sobre distintos temas de interés, como política, deporte y finanzas.

De igual forma, la agencia de noticias estadounidense The Associated Press aprovecha “las habilidades del lenguaje natural de la empresa Automated Insights para producir 3.700 historias de informes de ganancias por año”, grandes cantidades de datos que el sistema analiza y plasma de forma legible.

Aparte de las señaladas acá, son muchas las organizaciones que usan sistemas inteligentes para cubrir noticias. USA Today, Thomson Reuters, Forbes, BBC, son algunas de ellas.

Pero, y ¿las redes sociales? Estas se han convertido en plataformas de uso frecuente para indagar sobre noticias. Twitter, por ejemplo, es una de las más usadas para transmitir hilos de información y en una forma más concisa mantener informados a los usuarios 2.0 sobre un tema en específico.

Las redes sociales utilizan IA a través de algoritmos para analizar textos, imágenes, publicidad, incluso nuestro comportamiento en las plataformas. ¿Te ha pasado que tras hacer clic sobre una publicación te aparecen publicaciones similares?, o, que comentaste con otra persona tu interés sobre un producto o servicio y luego en tu interfaz aparecen post relacionados con ello. Es probable que sí.

¿Sabes por qué sucede esto? Por el uso del Machine Learning, las redes estudian tu comportamiento y con base en ello, te envían publicaciones que se adapten a tu perfil.

Inclusive, cuando haces un comentario en una publicación y en cuestión de segundos recibes una respuesta, aun cuando la persona no está en línea. Esto es gracias la IA.

Como has podido observar la inteligencia artificial forma parte de nuestras vidas. A medida que pasan los días su uso se vuelve imprescindible. No solo en las áreas que mencionamos acá, hay otras donde su uso no es tan fuerte, pero se pronostica grandes cambios. Nos referimos al ámbito militar y la posible creación de soldados robots.

A esto se suma el desarrollo de AGI, una inteligencia artificial más fuerte, que puede superar a la humana, lo que para algunos podría ser nefasto para los avances de la humanidad.

Es más, llevar un escenario de ficción que alguna vez vimos en una película a nuestra realidad, donde sistemas inteligentes deciden acabar con los seres humanos para preservar la vida del planeta. Uno de los empresarios más influyentes del mundo, Elon Musk, muestra preocupación por Google y el proyecto AGI. Para él, el desarrollo de esta súper inteligencia es como “convocar al demonio”.

Sin duda, la inteligencia artificial es un tema que da mucho de qué hablar, hasta ahora su uso nos facilita la vida, pero ¿qué sucederá dentro de las próximas décadas?