Fotografía de calle y estructuras europeas antiguas.
Vía PxHere.

Como sabemos, el olfato es uno de nuestros cinco sentidos y se trata de una cualidad que usualmente damos por sentado. Sin embargo, juega un papel vital en la forma en la que interactuamos con nuestro ambiente diariamente. Ahora, el proyecto Odeuropa busca llevar esto más allá al permitirnos interactuar con los registros del pasado de la Europa del siglo XVI a través de su olor.

Básicamente, el proyecto que ha recibido este año una financiación de 2,8 millones de euros (unos 3,3 millones de dólares), busca recrear los olores del pasado para que lleguemos a conocer e interactuar con nuestra historia no solo a través de la vista o el oído, sino también con el olfato.

Para lograr esto, científicos del Reino Unido y de otras partes de Europa se han aliado con expertos en inteligencia artificial (IA). Igualmente, han requerido la colaboración de museos locales y de perfumistas profesionales para poder completar el equipo de trabajo. Gracias a este, finalmente ha nacido el proyecto Odeuropa.

Odeuropa: descubriendo el olor de Europa del siglo XVI

La meta principal del proyecto, pautado para desarrollarse durante tres años, será crear la ‘Encyclopedia of Smett Heritage’ que podría traducirse como la ‘Enciclopedia de la Herencia Olfativa’. En ella, los investigadores de Odeuropa esperan poder recopilar (e incluso reproducir) el olor que caracterizó los diferentes aspectos de la vida europea del siglo XVI.

Por si fuera poco, se espera que cada uno de los registros olfativos también venga acompañado con información sobre los lugares y las emociones con las que se los podía asociar en aquella época. Para complementar esto, los científicos trabajaran mano a mano con fabricantes de perfumes y químicos para recrear los aromas de la época.

Pero… ¿cómo podríamos oler el pasado?

Para poder llevar este plan a cabo, los expertos tendrán que pedir apoyo a la tecnología. Es acá donde entrará un juego un programa de IA que desarrollaran también los miembros del proyecto Odeuropa.

Esta será creada y entrenada para estudiar documentos históricos en 7 idiomas diferentes –todos estos provistos por los museos aliados a la causa–. Asimismo, se esperará que la IA también sea capaz de identificar “olores” representados en obras de arte y otras representaciones pictóricas.

Gracias a su esfuerzo, el equipo de Odeuropa podría pronto encontrase con una extensa base de datos reflejando el olor que fue parte del pasado siglo XVI. A partir de esto, con ayuda de la IA junto a los químicos y perfumistas, los investigadores podrían comenzar a sintetizar los olores marcados en el catálogo digital.

La historia detrás del olor

Como si lo anterior no fuera suficiente, los investigadores esperan llevar su proyecto un poco más allá. Por esto, su estudio también terminará reflejando detalles relacionados al olor del pasado más allá de su significado inmediato.

Para ejemplificar esto podemos mencionar que Odeuropa registrará las profesiones del siglo XVI en las que el olor era un importante protagonista. Según mencionaron los científicos del proyecto a The Guardian, unos de estos serían los médicos, que solían interactuar con diversas sales, hierbas y ungüentos aromáticos como parte de los tratamientos.

¿El pasado apesta?

Claramente, al pensar en la Europa del siglo XVI puede que no sintamos tantos deseos de conocer su olor. Sobre todo si nos enfocamos en elementos como las escasas prácticas de higiene de la época o el hecho de que, en general, para ese entonces el oler bien simplemente no era una prioridad.

De hecho, no fue sino hasta el siglo XX que empezó a manifestarse una verdadera preocupación por ocultar los olores corporales, según comentarios los investigadores a The Guardian. Por este motivo, nuestro pasado podría estar lleno de olores no tan agradables. No obstante, no son los únicos, también tiene sus propias fragancias agradables como los inciensos y diversas hierbas usadas en aquella época.

La meta del estudio de Odeuropa es registrar la huella de olor del siglo XVI en Europa. Por este motivo, se enfocaran tanto en aquellos olores agradables como en los que no lo son tanto. Por lo que, en cierto modo sí podríamos pensar que el pasado apesta, pero todo dependerá de la parte que se huela.

Lo que el olfato nos recuerda

Los investigadores mantienen que el olor tiene una forma mucho más visceral de hacernos retener memorias y recordarlas. En ocasiones, una simple fragancia puede transportarnos en el tiempo y el espacio hacia recuerdos de un evento o una persona.

Ahora, los científicos de Odeuropa esperan poder ayudar al mundo a hacer algo similar, pero con el olor europeo del siglo XVI. De este modo, las futuras generaciones podrían comenzar a aprender y asimilar el pasado desde un nuevo nivel mucho más completo y fácil de recordar.

Ya espacio como el Centro Vikingo Jorvik en York hacen un intento con esta idea al replicar el hedor de la época del siglo X. Los investigadores de Odeuropa esperan poder hacer algo parecido, pero trayendo al futuro tanto los buenos como los malos olores del pasado.

Pero aún faltan años para que los resultados de su investigación estén listos para darse a conocer al público. Mientras tanto, ¿ya tienes bien entrenada tu nariz para esta nueva experiencia olfativa? Acá te dejamos algunos consejos para ejercitar y pulir tu sentido del olfato.