Foto en blanco y negro de los científicos Ugur Sahin y Özlem Türeci.
Crédito: Felix Schmitt/Press Images-Focus.

Este miércoles el mundo se ha sorprendido por el anuncio de Pfizer sobre el 95% de efectividad de su vacuna. Mientras que esta ha sido la empresa más notoria por el hito, no se trata de la única. Ya que BioNTech, de Alemania, también ha jugado un papel vital. Es por esto que vale la pena conocer a Ugur Sahin y Özlem Türeci, la pareja de científicos tras la afamada vacuna.

Ambos de ascendencia turca, pero actualmente ciudadanos alemanes, se han convertido no solo en íconos del mundo de la ciencia, sino en símbolos del éxito de la inmigración para el mundo. Actualmente, el doctor Ugur Sahin, de 55 años, funge como CEO de BioNTech, compañía que fundó en el 2008 con su esposa, la doctora Özlem Türeci, de 53 años, –quien se desempeña como directora médica de la empresa–.

Del trabajo conjunto de estas dos mentes comprometidas con la ciencia, y específicamente con la medicina, ha nacido el método de ARNm actualmente usado por la vacuna candidata de Pfizer y BioNTech. Pero, el camino a ella no ha sido particularmente corto. Acá te comentaremos lo más resaltante de su trayecto al éxito –y al desarrollo de una de las vacunas más prometedoras de la actualidad contra el COVID-19–.

Sus inicios como migrantes

Ugur Sahin nació en Iskenderun, Turquía, pero no tuvo mucho tiempo para adaptarse a su país natal. A sus 4 años, toda su familia se mudó a Alemania, lugar en el que su padre se desempeño como mecánico en las fábricas de Ford. Desde pequeño el llamado de Sahin sería fuerte y rápidamente se interesaría por las ciencias, mostrando especial interés en convertirse en doctor.

En un viaje casi opuesto, pero con un mismo destino, Özlem Türeci, vino al mundo ya como ciudadana alemana dentro del seno de una familia de inmigrantes turcos. Su padre, un cirujano, desde pequeña le permitió entrar en contacto con el mundo de la medicina. Sin embargo, su primer impulso sería convertirse en monja. Afortunadamente para el planeta, al final su interés por la medicina fue mayor.

El encuentro

Foto de los científicos Ugur Sahin y Özlem Türeci.
Crédito: Stefan F. So¤mmer/Reuters.

Los caminos de los científicos se cruzarían al trabajar en un hospital universitario en el suroeste de Alemania. Para entonces, Ugur Sahin tendría su doctorado de la Universidad de Colonia (1990) y Özlem Türeci el suyo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saarland (1993).

La pasión por la ciencia de ambos los llevaría a entenderse de inmediato y a trabajar muy bien como equipo. Por un año dirigieron juntos un equipo de investigación en la Universidad de Mainz. Luego de esto, en el 2001, fundarían juntos su propia compañía Ganymed Pharmaceuticals. Esta se dedicaría al desarrollo de medicamentos contra el cáncer basados en anticuerpos monoclonales.

Para el 2002 contraerían matrimonio y, nuevamente, lo que los volvería una pareja indetenible sería su amor por la ciencia y la medicina. Incluso el propio día de su boda ambos científicos hicieron una pausa para celebrar, pero apenas pudieron regresaron juntos al laboratorio a seguir haciendo lo que los apasionaba.

Nace BioNTech

Poco tiempo después, Özlem Türeci y Ugur Sahin crearían BioNTech. Con ella, siguieron enfocándose en tratamientos contra el cáncer, pero ampliaron un poco más su repertorio e incluyeron nuevas herramientas, como el uso del ya mencionado ARN mensajero o ARNm.

Tal como Sahin dejó saber en una conferencia durante el 2018, la pareja estaba convencida de que sus nuevos procesos serían altamente eficientes a la hora de crear vacunas en caso de una pandemia. Ahora, en el 2020, sus palabras se volvieron prácticamente proféticas. Sobre todo ahora que su propuesta de vacuna se ha posicionado como pionera y como una de las más prometedoras en el área.

Project Lightspeed’ y la colaboración con Pfizer

Desde ese 2018, BioNTech ya colaboraba con Pfizer, pero en proyectos para la creación de una vacuna contra la gripe. Por lo que, la colaboración de este dúo dinámico en la que sería una de las vacunas más esperadas del año no comenzó sino hasta marzo de este 2020.

Sin embargo, el trabajo de investigación de la vacuna basada en ARNm se remonta hasta enero. Esto debido a que tanto Ugur Sahin como Özlem Türeci vieron en los reportes de los brotes en China el germen de lo que es la pandemia actual y decidieron ponerse manos a la obra para poder crear una vacuna rápidamente si el momento llegaba.

En su momento, la investigación se llamó ‘Project Lightspeed’ haciendo clara referencia a la prontitud con la que se requería la vacuna. Sobra decir que el tiempo le ha dado la razón a su visionario comportamiento.

Multimillonarios urbanos

Desde su asociación con Pfizer en marzo, la valoración de BioNTech y la fortuna de Ugur Sahin y Özlem Türeci no han dejado de crecer. Específicamente en junio, las acciones de la empresa se dispararon.

Para el 2016, Sahin y Türeci vendieron su primera empresa por unos 1.400 millones de dólares. Justo ahora, BioNtech fácilmente podría costar unos 21.000 millones de dólares. Este salto notorio ha convertido a los científicos en una de las actuales parejas más ricas de toda Alemania.

Sin embargo, su interés sigue estando en la ciencia y no en el dinero. Un detalle que se ve claramente en el apartamento mediano en que viven cerca de su trabajo, junto a su hija adolescente. Ninguno tiene auto y llegan a los laboratorios en bicicleta. Todo debido a que su verdadera pasión es la ciencia y estos beneficios monetarios adicionales vienen como un extra y no como el fin de su trabajo.

¿Y ahora? ¿Qué depara el futuro para Özlem Türeci y Ugur Sahin?

Luego de compartir un té turco en su apartamento para celebrar la noticia sobre la fase 3 de los ensayos de la vacuna, Özlem Türeci y Ugur Sahin sintieron un gran alivio: su esfuerzo había rendido frutos.

Infografía sobre Ugur Sahin y Özlem Türeci, y cómo llegaron a trabajar en la vacuna contra el COVID-19.
Inforgrafía: Pictoline.

Ahora aún es necesario que los resultados de la fase 3 se pasen a los organismos pertinentes y los revisen sus pares del mundo científico. Por lo que, aunque Pfizer pedirá pronto una autorización de emergencia a la FDA, la vacuna apoyada desde el inicio por Sahin y Türeci aún no se encuentra totalmente aprobada –pero existe la posibilidad de que lo esté pronto–.

Actualmente, Özlem Türeci también es presidenta de la Asociación de Inmunoterapia contra el Cáncer, mientras que Ugur Sahin da clases desde el 2014 en el Centro Médico de la Universidad de Mainz. La pareja sin dudas seguirá trabajando en lo que ama y apoyando especialmente la llegada final al público de su vacuna. Sahin incluso llegó a comentarle al New York Times que considera que este “podría ser el comienzo del fin de la era covid”.