Logo de la FDA en un muro.
Vía FDA.

La crisis causada por el coronavirus continúa desatada en el mundo mientras la ciencia intenta encontrar una solución a la enfermedad. Hasta que esto no pase, nuestras mejores herramientas contra el SARS-CoV-2 son la prevención y la detección temprana. Para colaborar con este último fin la FDA (Food and Drugs Administration) ha dado el visto bueno al primer test de COVID-19 totalmente desde casa.

Para comunicar su decisión, la FDA publicó una nota de prensa en su página web oficial. En ella, también estaba adjunto el documento que contiene la autorización de emergencia otorgada por el organismo regulador.

En ambos documentos se expresan todos los detalles con respecto a esta nueva decisión de la FDA. Acá te contaremos los puntos más relevantes de este tema que tengas a tu disposición todo lo que necesitas saber al respecto.

FDA autoriza el primer test de COVID-19 que se puede autoadministrar

El test de COVID-19 que recientemente recibió la autorización de la FDA se trata de alternativa producida por la compañía Lucira Health en California. Su propuesta implica una maquinaria sencilla y unos pasos cortos que las personas pueden seguir para realizarse su prueba de coronavirus en casa.

Según declaran en el comunicado, los resultados de la prueba “casera” de Lucira deberían aparecer en tan solo 30 minutos. Gracias a esto, los pacientes podrán tener rápidamente una respuesta que les indique cómo actuar a continuación. De esta forma, a la larga se podrían cortar muchas cadenas de contagio antes de que se hagan demasiado largas y enrevesadas como para poder rastrearlas.

Hasta la fecha, la FDA ya ha hecho variadas autorizaciones de emergencia debido a la pandemia. Por un lado, también aprobó los tratamientos de plasma convaleciente como alternativa contra el COVID-19. Luego de esto, también hizo lo propio con el medicamento conocido como Remdesivir.

¿Cómo utilizar la prueba “casera” para detectar el COVID-19?

El test de COVID-19 que la FDA ha autorizado funciona principalmente con muestras tomadas de las fosas nasales. Para poder adquirir la mejor calidad de estas, es importante que el hisopo que tomará la muestra ingrese lo más posible en la fosa nasal.

Para esto, se recomienda a las personas que recuesten su cabeza hacia atrás y que en esa posición inserten el hisopo. El ángulo debería permitirle llegar a la parte trasera de las fosas nasales, justo donde empezaría la resistencia que le indicará al paciente que debe detenerse.

Una vez se ha tomado la muestra de ambas fosas nasales, es necesario que se coloque el hisopo en un vial que también provee el test. Luego de hacerlo girar dentro de este, el vial deberá ir dentro de otro dispositivo que tiene una pantalla integrada (y que funciona con baterías). Después de media hora de espera, en ella debería aparecer el resultado indicando su la persona ha dado positivo o no para el COVID-19.

¿Qué es lo que ha hecho diferente a este test de detección del COVID-19?

Este test no es el primero que autoriza la FDA, de hecho, también ha aceptado otras pruebas “desde casa” de detección del COVID-19. Pero todas estas han tenido que ser aplicadas igualmente por personal calificado.

Ahora, la alternativa de Lucira realmente es la primera que el paciente puede manejar completamente por su cuenta. Esto se debe al cambio del sistema PCR (el estándar de oro) al LAMP (menos complicado, más económico, pero un poco menos exacto).

Sin embargo, según la empresa creadora de la prueba, este cambio no quita demasiada precisión a la prueba. De hecho, determinaron en sus ensayos que era capaz de identificar efectivamente el 94% de los positivos de COVID-19 y de descartar adecuadamente hasta el 98% de los casos.

¿Cuándo se empezará a distribuir la prueba?

Ahora que es oficial que la FDA autoriza el uso de este test de detección del COVID-19, la empresa Lucira Health espera poder estar primero disponible para los pacientes del Sutter Health en el norte de California –lugar en el que se realizaron los ensayos iniciales–. Asimismo, aquellos correspondientes al Cleveland Clinic Florida en Miami-Ft. Lauderdale también serán primeros en la lista.

En general, cualquier paciente de estas zonas, mayor de 14 años, que esté bajo sospecha de tener COVID-19 estará autorizado para realizarse la prueba. Por su parte, si son menores de esta edad, incluso con el test Lucira, la evaluación la tendrá que realizar un profesional.

El dispositivo, que debe adquirir con receta médica, costará unos 50 dólares. Pero, según parece, habrá que esperar un poco para verlo en las calles. Esto debido a que solo en el 2021 se podrá hablar de una cobertura nacional de este dispositivo.