Frasco identificado como una vacuna posible contra el COVID-19, colocado sobre superficie blanca y frente a fondo del mismo color.
Crédito: BioNTech.

Hace poco más de una semana, las empresas farmacéuticas Pfizer y BioNtech sorprendieron al mundo revelando los resultados preliminares de la fase 3 de su estudio para comprobar si su vacuna candidata era efectiva contra el COVID-19. Esta información, de la mano con los datos prometedores de las fases 1 y 2 subió las esperanzas del mundo ante de la idea de tener pronto una protección comprobada contra el coronavirus.

Ahora, este miércoles 18 de noviembre ambas compañías han sorprendido de nuevo con un comunicado de prensa sobre el análisis final de su fase 3. En este, comprobaron la eficacia de vacuna en su grupo de muestra y situaron esta en un 95% –lo que supera el 90% que habían reportado originalmente–.

El anuncio oficial de Pfizer llega al mundo pocos días después de que su competidora también estadounidense, Moderna, declarara que su propia candidata tenía una efectividad de 94,5%. Sin embargo, esta afirmación nace de análisis preliminares nada más. Por lo que, hasta ahora, Pfizer se mantiene a la cabeza y con intención de seguir avanzando.

Los resultados finales están aquí

Entre la semana anterior y esta de los poco más de 90 casos de COVID-19 confirmados en el estudio, se llegó a 170, cuando la meta era 164. Ya con esta base, los investigadores de Pfizer y BioNTech contaron con las bases suficientes para evaluar que tan efectiva es la vacuna BNT162b2, basada en ARNm.

De los 170 casos totales, 162 correspondieron a individuos que habían recibido un placebo. Por lo que, únicamente 8 personas que recibieron la inyección llegaron a contagiarse con el SARS-CoV-2. Como consecuencia, se observó que la vacuna de Pfizer era un 95% efectiva evitando el contagio del virus –un monto que supera las expectativas hasta de las entidades de salud estadounidenses–.

Asimismo, solo 10 de los casos totales con COVID-19 presentaron un cuadro sintomático “severo”. De estos, 1 correspondió a un individuo que recibió la vacuna y los demás recibieron placebos. En consecuencia, se ve que casi el 88% de los casos de coronavirus pueden evitar las consecuencias graves de la enfermedad si han recibido la vacuna de antemano.

Como otro punto importante a resaltar, se encontró que los porcentajes se mantuvieron similares entre las diferentes variables manejadas en el estudio (edad, género, raza y etnia). De hecho, en su comunicado incluso hicieron hincapié en que los grupos de mayor riesgo (como las personas de 65 años o más) también confirmaron que la vacuna de Pfizer era altamente efectiva –marcando su grupo específicamente un 94% de eficacia–.

Sin grandes preocupaciones de seguridad

Como todos los grandes estudios, la investigación de Pfizer y BioNTech se encontraba bajo es escrutinio de compañías externas para asegurar la transparencia del proceso. Según las declaraciones de estas, no hubo grandes riesgos de salud para los participantes y los efectos secundarios que se manifestaron fueron tan escasos como breves.

En específico, de los 43 mil participantes de la muestra, solo el 2% reportó un evento adverso de Grado 3. Seguidamente, los otros síntomas experimentados (fatiga y dolor de cabeza) solo parecieron en el 3,8% y 2% de la muestra, respectivamente. En ambos casos, el malestar no prevaleció por mucho tiempo.

Confirman la vacuna de Pfizer como 95% efectiva, ¿y ahora qué?

En comunicados anteriores, Pfizer no solo ha dicho que espera poder distribuir su vacuna en EE.UU. antes del 2020, sino que también ha comentado sus planes concretos de pedir una autorización de emergencia a la FDA (Food and Drugs Administration) para poder comenzar a surtir con su vacuna al país.

Ahora que se ha confirmado claramente que la vacuna de Pfizer y BioNTech es 95% efectiva, los planes de la empresa se ven más posibles que nunca. Sin embargo, para distribuirla, las empresas podrían enfrentarse con otro nuevo paquete de desafíos.

En todo caso, si logran superarlos, estarían entregando al menos 50 millones de dosis de la vacuna este mismo 2020. Igualmente, para el 2021 ya están planeando repartir al menos 1.300 millones de dosis.

Mientras tanto, las investigaciones de Pfizer sobre la vacuna y el ARNm seguirán por al menos dos años más, para poder estudiar los efectos a largo plazo del compuesto. Con suerte, para el momento en el que sus estudios terminen, el COVID-19 será una preocupación del pasado.