Acercamiento a pistola negra colocada sobre una mesa del mismo color.
Vía Pxfuel.

La pandemia del COVID-19 nos ha afectado a todos de formas inesperadas, pero este nuevo estudio pacerse señalar que ha causado un particular efecto en ciertos nichos. Por ejemplo, ya se sabe que la cuarentena podría tener consecuencias negativas en nuestra psique. Pero, ahora también queda claro que aquellos con más riesgo de suicidio, también fueron quienes compraron armas de fuego durante la pandemia.

En otras palabras, el estudio publicado en American Journal of Preventive Medicine pudo señalar que los compradores de armas de fuego, específicamente durante la pandemia del COVID-19, mostraron más pensamientos suicidas que el resto de la población. Con esta nueva información, las autoridades y centros de salud podrían trabajar para reformar sus tácticas y atender las necesidades de esta población.

El 70% de quienes compraron armas durante la pandemia pensó en el suicidio

La investigación llevada a cabo por Michael D. Anestis, Allison E. Bond, Samantha E. Daruwala, Shelby L. Bandel, bajo el mando de Craig J. Bryan, se enfocó en determinar las diferencias de mentalidad entre quienes tenían armas antes de la pandemia y aquellos que las compraron durante esta.

Con esto en mente, recopilaron información de 3.500 individuos durante inicios de julio de 2020. A finales del mismo mes, una vez tuvieron todos los datos necesarios, se dedicaron a analizarlos. De allí determinaron que al menos un tercio de la muestra poseía un arma de fuego.

De allí surgió su primera gran observación, el 70% de los individuos que compraron armas durante la pandemia tenían un mayor riesgo de suicidio. Esto debido a que toda esta porción de la muestra comentó haber tenido pensamientos suicidas alguna vez a lo largo de sus vidas. Igualmente, el 56% los reportó durante el año pasado y el 25% durante el mes anterior.

Por su parte, de aquellos que eran propietarios de armas antes de la crisis, solo el 56% reportó este tipo de pensamientos alguna vez en su vida. Solo 24% los tuvo durante el 2019 y el 12% de estos mencionó tenerlos durante el mes anterior a la investigación.

¿Comprar un arma en medio de la pandemia perjudica su almacenamiento?

Otro punto vital que los investigadores exploraron tuvo que ver con el cuidado postcompra que se tiene con las armas de fuego. Curiosamente, aquellos que habían sido dueños de armas desde antes reportaron usar métodos de almacenamiento menos seguros que aquellos que las adquirieron duramente la pandemia.

Sin embargo, aquellos dueños que reportaron haber pensado sobre el suicidio en algún momento, mostraron menos cuidado con el almacenamiento de las armas adquiridas durante la pandemia. Por lo que, de algún modo, se pudo observar que la situación actual hace más insegura la posesión de estos elementos.

Entonces… ¿Comprar armas durante la pandemia aumenta el riesgo de suicidio?

No, las personas con un mayor riesgo de suicidio comentaron haber tenido pensamientos sobre esta posibilidad desde mucho antes de la pandemia. Como consecuencia, el comprar armas durante este periodo de tiempo no ha actuado como un potenciador de estas tendencias.

De hecho, en realidad, el haber adquirido un arma en la pandemia podría verse como un posible indicador. Gracias a este, se podría identificar con más facilidad a los individuos que requieren apoyo. De esta forma, se les podría brindar una mejor asistencia y acompañamiento en un momento de necesidad.

El potencial de los datos

Como ya mencionamos, esta información podría ser utilizada ahora para detectar poblaciones en riesgo. De este modo, las entidades responsables podrían actuar con prontitud y disminuir el riesgo de suicidio en aquellos que compraron armas durante la pandemia.

“Las investigaciones futuras deben buscar comprender mejor a quienes compraron un arma de fuego durante el COVID-19 y determinar formas de aumentar el almacenamiento seguro entre los propietarios de armas de fuego”, escribieron los autores en su estudio.

Esto se vuelve particularmente notorio al pensar en los más de 2.5 millones de estadounidenses que, según Anestis, compraron armas de fuego durante inicios de la pandemia. Esto probablemente a causa de la incertidumbre causada por la crisis.

Sin embargo, se ha determinado en otros estudios que el tener armas en la casa no ayuda a que los propietarios duerman más tranquilos. Pero, sí queda claro que se convierte en un alto riesgo, sobre todo para las poblaciones con pensamientos suicidas. Un detalle que hasta los vendedores de armas en EE.UU. reconocen.

“El aumento en las compras de armas de fuego es preocupante dado que el suicidio es tres veces más probable en hogares con armas de fuego, y hay un aumento de cien veces en el riesgo de suicidio de una persona inmediatamente después de la compra de una pistola (…) Y el almacenamiento inseguro de armas de fuego aumenta ese riesgo”, explicó Anestis.

Referencias:

Suicidal Ideation Among Individuals Who Have Purchased Firearms During COVID-19: https://doi.org/10.1016/j.amepre.2020.10.013