Foto de los cuatro astronautas de NASA de pie usando los trajes espaciales de SpaceX.
Crew-1: Soichi Noguchi, Mike Hopkins, hannon Walker y Victor Glover. / Crédito: Soichi Noguchi/Twitter.

La exploración espacial ha cobrado en este 2020 un gran impulso en comparación con los años anteriores. Después de que alrededor del 2010 Estados Unidos cerrara su programa de exploración espacial tripulada, el interés en el tema comenzó a mermar en su sociedad. Ahora, el exitoso lanzamiento de la cápsula Crew Dragon de SpaceX con 3 astronautas de la NASA y otro de Japón marcan el inicio de una nueva era.

Desde la misión Demo-2 que SpaceX y la NASA coordinaron a mediados de este año, el mundo ha estado interesado de nuevo en las andanzas espaciales de la nación norteamericana. A pesar de los primeros tropiezos que pudo encontrarse la misión a causa del clima, al final, con un ligero retraso de unos días, el lanzamiento se pudo efectuar. Lo que llevó exitosamente a los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley a la estación espacial internacional (EEI)

Allí, por primera vez en casi una década, astronautas estadounidenses partieron al espacio desde suelo estadounidense, en una nave estadounidense. En su momento, se habló de que el viaje estaba marcando la pauta para las futuras colaboraciones entre la empresa aeroespacial privada, SpaceX, y NASA. Sin embargo, esta apenas era una misión de prueba. Por lo que, el lanzamiento que comprobaría las futuras colaboraciones aún estaba por hacerse.

Crew Dragon lleva a 4 astronautas a la Estación Espacial Internacional

Este domingo 15 de noviembre se llevó a cabo el lanzamiento que cerraría definitivamente el trato de colaboración entre SpaceX y la NASA para que la empresa privada se convierta en su medio de transporte para hacer llegar a sus astronautas a la EEI.

El despegue se dio en el Pad 39A de la NASA en el Centro Espacial Kennedy, Florida, a las 7:27 p.m. EDT. A bordo del Falcon 9, también de SpaceX, partieron cuatro astronautas: tres de la NASA y uno de Japón. Mike Hopkins, Victor Glover, Shannon Walker y Soichi Noguchi se han encaminado a una misión larga en la EEI en la que colaborarán con gran variedad de proyectos de investigación.

Sin embargo, por lo menos durante las primeras 27 horas de su “vuelo” todo lo que tendrán que hacer será relajarse dentro de la cápsula Crew Dragon. Esta ha sido específicamente diseñada para hacer recorrido por su cuenta, sin necesidad de la más mínima intervención humana. Por esto, los astronautas solo necesitarían tomar los controles en caso de una emergencia.

Un momento histórico y nostálgico

La salida de este cuarteto de exploradores hasta más allá de los límites de nuestra atmósfera no pasó por debajo de la mesa. De hecho, hasta la selección de la plataforma de lanzamiento se trató de una decisión consciente de para homenajear a los programas de exploración que la NASA manejó hace años.

De hecho, el Pad 39A es la plataforma desde la que despegó el icónico Apolo 11. Igualmente, fue el lugar de descenso del transbordador espacial Atlantis, del que sería no solo su último vuelo, sino el último viaje al espacio desde el suelo estadounidense. En total, específicamente esta plataforma ha visto 82 lanzamientos y, en honor a ellos, el parche de la misión del cuarteto seleccionado tiene en su base símbolo que representan no solo al programa del transbordador espacial, sino también a las misiones Apolo, Gemini y Mercury.

Los astronautas están por llegar a su destino

El viaje de 27 horas implicaría que este lunes 16 de noviembre, aproximadamente a las p.m. EST, los astronautas deberían llegar a la EEI y acoplarse con ella. En función a esto, para que quienes deseen puedan seguir el evento en vivo, la NASA ha habilitado un espacio en su portal oficial, desde el que se transmitirá toda su travesía.

¿Qué harán una vez estén allí?

Una vez se hayan acoplado adecuadamente a la EEI, los tripulantes de la misión Crew-1 descenderán del Crew Dragon para encontrarse con otro trío de astronautas de la NASA y de Rusia: Kate Rubins, Sergey Kud-Serchkov y Sergey Ryzhikov.

En total, pasarán meses en la EEI siendo un particular grupo de 7 investigadores, cuando usualmente son 6. Esto producirá algunos problemas de espacio y uno de los astronautas nuevos (Hopkins, el capitán de su misión) dormirá en otro espacio de la nave mientras llega una “cama extra” o se termina el tiempo de su misión.

Sin embargo, posiblemente no tenga mucho tiempo para pensar en la incómoda cama que le tocará dentro de los siguientes meses, porque estará particularmente ocupado realizando variados experimentos.

Entre ellos se destacan algunos relacionados con el desarrollo de nuevos y mejores trajes espaciales, el estudio de bacterias que comen roca –como una posible herramienta para la perforación y estudio del suelo lunar– e, incluso, un proyecto de genética dedicado a observar los cambios que el espacio puede traer a nuestros genes.

No obstante, uno de los estudios más curiosos será aquel con el que colaborará el astronauta primerizo, Glover, quién también actúa como el piloto de la misión. En este caso, el cosmonauta deberá tomar biológicas de su cuerpo durante toda su estadía en la EEI. De este modo, cuando vuelva a la Tierra se podrán estudiar y determinar si el tiempo en el espacio tiene efectos sobre el sistema inmunológico humano –y cuáles serían, de haberlos–.

¿Cuáles son los próximos planes de la NASA y SpaceX?

Mientras que los astronautas ya van en camino a la EEI en la cápsula Crew Dragon, SpaceX y la NASA ya se encuentran planeando sus próximos lanzamientos. Ahora que la alianza entre ellos se ha estrechado y concretado, es seguro que una nueva era de exploración espacial llegará para los Estados Unidos.

Por esto, no es sorpresa saber que ya para el 2021 tienen pautado otro vuelo a la EEI. Para este caso, el grupo será nuevamente de cuatro individuos, esta vez, dos de la NASA y dos extranjeros. En total, viajarán juntos Shane Kimbrough y Megan McArthur –de la NASA–, junto con el francés Thomas Pesquet y el japonés Akihiko Hoshide. El vuelo se ha programado para la primavera del año siguiente y llevaría a los cosmonautas a continuar las investigaciones a bordo de la EEI.