Un ensayo clínico a gran escala descartó que los suplementos de vitamina D o los ácidos grasos omega-3 presentes en el aceite de pescado puedan prevenir la fibrilación auricular. Sus resultados se expusieron en las recientemente celebradas Sesiones Científicas de la American Heart Association.

Fibrilación auricular

La fibrilación auricular es una enfermedad en la que el corazón se contrae de manera irregular, y a veces, demasiado rápido. Es el tipo más común de ritmo cardíaco anormal y se estima que alrededor de 33 millones de personas en todo el mundo la padecen.

Padecerla puede aumentar el riesgo de derrame cerebral, o de desarrollar insuficiencia cardíaca, y a menudo implica una reducción significativa de la calidad de vida del paciente. Es por ello que los científicos buscan medidas preventivas efectivas para educar a la población y reducir la prevalencia de la enfermedad.

Vitamina D y omega-3 no reducen el riesgo de fibrilación auricular

En este sentido, la vitamina D y el omega-3 del aceite de pescado han figurado como agentes con potencial de reducir el riesgo. Los investigadores han intentado confirmarlo a través de varios estudios, pero hasta ahora, los resultados habían sido muy contradictorios, y no había una respuesta concreta.

Para aclarar el panorama, ellos investigadores Departamento de Cardiología del Smidt Heart Institute llevaron a cabo un ensayo clínico masivo en Estados Unidos. Este incluyó a más de 25,000 hombres y mujeres sin antecedentes de fibrilación auricular.

En un período de más de cinco años, 900 de los 25,000 individuos desarrollaron fibrilación auricular, y no hubo diferencia entre los que tomaron vitamina D, aceite de pescado o un placebo.

“Los resultados de nuestro ensayo no respaldan la ingesta de aceite de pescado o suplementos de vitamina D para prevenir la fibrilación auricular”, dijo Christine M. Albert, autora principal del estudio y directora del Departamento de Cardiología del Smidt Heart Institute.

Otras opciones pueden prevenir la enfermedad

Los investigadores destacan que, aunque el consumo de estas sustancias no redujo el riesgo de la enfermedad en los participantes, tampoco lo elevó. Destacan esto como una buena noticia considerando que muchas personas los toman por otras condiciones de salud, o por simple prevención.

Por último, destacan que a pesar de que estos suplementos no funcionan, los pacientes de riesgo pueden hacer otras cosas como prevención. Por ejemplo, mantener un peso saludable, controlar la presión arterial y moderar la ingesta de alcohol, pueden reducir el riesgo de fibrilación auricular, a pesar de que de la vitamina D y el omega-3 no lo hacen.

Referencia:

Study: Vitamin D, Fish Oil Don’t Lower Atrial Fibrillation Risk. https://www.cedars-sinai.org/newsroom/study-vitamin-d-fish-oil-dont-lower-atrial-fibrillation-risk/