Bandera de Kenia

África era uno de los continentes que más preocupaba al inicio de la pandemia de COVID-19, pero como vemos, la historia se ha centrado en Asia y Occidente. Países como Kenia han sorprendido a los expertos por el bajo impacto que ha tenido el coronavirus sobre la mortalidad de su población, lo cual fue motivo de estudio recientemente.

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que, a pesar de sus tasas de infección relativamente altas, Kenia tiene una mortalidad por coronavirus bastante baja. En un nuevo artículo publicado en la revista Science explican cómo encontraron anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en buena parte de su población, pero muy pocos decesos por la enfermedad.

Tasas de infección relativamente bajas en África

Buena parte del mundo se ha visto gravemente afectada por la llegada del coronavirus SARS-CoV-2, que ha infectado a casi 53 millones de personas y matado 1.3 millones. El patógeno tardó en llegar a África, pero finalmente lo hizo, y generó temores de un impacto muy acentuado sobre sus poblaciones.

Pero para sorpresa de muchos, las tasas de infección y muertes por COVID-19 en África se han mantenido mucho más bajas (con la excepción de Sudáfrica) que en el resto del mundo. Los investigadores de Kenia y Reino Unido se ha interesado particularmente por Kenia, un claro ejemplo de ello.

En busca de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 entre los donantes de Kenia

Su investigación consistió en examinar la sangre donada por los habitantes de Kenia entre los meses de abril y junio del año en curso en busca de anticuerpos contra el patógeno. De este modo, podrían tener una idea más clara sobre las tasas de infección por COVID-19 dentro del país. Recordemos que la presencia de anticuerpos es señal de haber experimentado la infección en algún momento.

Este estudio serológico reveló que aproximadamente el 4,3 por ciento de las muestras de sangre de los donantes tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Sin embargo, les llamó la atención que, a pesar de este porcentaje que va más o menos a la par con otros países, la mortalidad por coronavirus en Kenia era mucho más baja. Comparada con los contagios, solo hubo 341 muertes por dicha infección en el período de estudio.

Para tener una idea más clara de la situación, podemos comparar las cifras con las de otros países también. Por ejemplo, en España, durante el mismo período de tiempo, se registró aproximadamente el mismo porcentaje de infecciones; pero las muertes rondaban las 28,000.

¿Qué factores explican la baja mortalidad por coronavirus en Kenia?

El estudio no arrojó una causa concreta que explicara la tasa de mortalidad por coronavirus significativamente baja en Kenia en comparación con el resto del mundo. Aun así, sospechan de algunos factores que podrían estar detrás del fenómeno.

Un punto a considerar es que, según los investigadores, las altas tasas de infección observadas se deben a que las personas que donan sangre en el país también tienen más probabilidades de haber experimentado la enfermedad.

Algunos expertos en el campo señalan la demografía, ya que la edad promedio de las personas en África es mucho más baja que en otras partes del mundo. Bien sabemos que las personas de tercera edad forman parte de las víctimas fatales comunes para la COVID-19.

Otros sugieren que la baja cifra de muertes podría estar asociada a una menor precisión en los informes de infecciones y muertes. Pero los investigadores sugieren que la respuesta es simplemente una mayor resistencia natural a infecciones de este tipo.

Referencia:

Seroprevalence of anti–SARS-CoV-2 IgG antibodies in Kenyan blood donors. https://science.sciencemag.org/content/early/2020/11/11/science.abe1916