Dos mujeres sentadas en unos bancos de un parque, una separada de la otra para cumplir con el distanciamiento social

La pandemia del COVID-19 ha afectado nuestro estilo. Sin embargo, ha causado que muchas empresas se reinventen, ofrezcan nuestros productos o servicios pensando en el bienestar de su público.

Radiant RFI es una de esas organizaciones. Una empresa que vende dispositivos de seguimiento que pueden usarse el cualquier equipo que forme parte del área trabajo, y conocer así la ubicación de este.

Pensando en la pandemia, esta organización ha llevado esta idea a dispositivos de uso frecuente entre las personas, relojes inteligentes. La idea es ayudar los empleadores a mantener la seguridad de sus empleados, monitoreando la distancia social entre estos. Además de servir como una tarjeta de identificación para estar al tanto de los movimientos que realizan los trabajadores dentro de la empresa.

¿Cómo funciona el reloj inteligente de Radiant?

Primero, debemos aclarar que los relojes inteligentes son marca Samsung. Estos dispositivos se mantienen en contacto entre sí para calcular la distancia existente entre uno y uno. ¿Cuál es el objetivo?  Registrar la interacción entre usuarios.

Cuando estos mantienen contacto por más de 15 minutos, esta actividad se registra y se envía a la nube de la empresa. Información que puede resultar valiosa si un empleado resulta infectado por el COVID-19, pudiendo detectar así el foco de contagio.

Otras empresas también usan dispositivos de rastreos

Radiant no es la única empresa que ha pensado en dispositivos de rastreo como una medida para resguardar la seguridad de los empleados, o en tal caso monitorear la ubicación de estos. Airista Flow, Kinexon y PricewaterhouseCoopers (PwC) son algunas de las organizaciones que también los están implementando.

En el caso de Airista Flow, los equipos de monitoreo usados por la compañía, solo determinan la proximidad entre individuos, así lo ha determinado. Aunque el empleador si así lo desea puede rastrear la ubicación de estos.

Kinexon es otra empresa que se ha sumado a esta movida. Esta organización con sede en Alemania, se encarga de suministrar dispositivos “más pequeños que una pastilla de chicle” a jugadores y equipo técnico de la NFL. Dichos equipos pueden rastrear la “identidad del usuario y de quién está cerca esa persona, así como enviar notificaciones de violaciones al distanciamiento social.

A diferencia de las dos empresas anteriores, la PwC ya venía trabajando en esta tecnología. Esta organización opta por una app que debe ser instalada en los dispositivos de sus empleados “si quieren trabajar desde la oficina”.  Supuestamente la aplicación está diseñada para activarse solo cuando los trabajadores se encuentren en el área laboral.

En declaraciones para OneZero, estas empresas manifestaron sus intenciones de seguir utilizando esta tecnología, aun después de haber sorteado la pandemia del COVID-19. También dejaron claro que el empleador es quien decide el grado de vigilancia que la dará a sus empleados.

Es probable que muchas empresas más decidan implementar esta tecnología, pero ¿En qué medida afectará esta situación a sus empleados? ¿Te sentirías cómodo instalando una aplicación en tu teléfono o llevando contigo un dispositivo de rastreo?