Puma en su ecosistema

El puma y el zorro culpeo son los únicos grandes depredadores en el paisaje de los Andes chilenos, pero no por ello están dispuestos a compartir sus presas. Los investigadores del Colegio de Recursos Naturales y Medio Ambiente se ha interesado por comprender cómo coexisten estos dos animales en un mismo ambiente y parece haber encontrado la clave en sus dietas.

Según su artículo publicado en la Revista Diversity, la regla de convivencia entre el puma y el zorro culpeo en el ecosistema chileno es no comer lo mismo. De este modo, pueden compartir el espacio y las rutinas de caza sin problemas.

Muchos depredadores y pocas presas

Puma, depredador que comparte territorio, pero no presas, con el zorro en los Andes chilenos
Puma concolor en los Andes chilenos. Crédito: Christian Osorio.

En las llanuras altas de los Andes centrales de Chile no hay una amplia variedad de especies que sirvan de presa al puma y el zorro culpeo. Los guanacos, parientes cercanos de las llamas, ya no son tan abundante en el área debido a la caza excesiva, lo que reduce significativamente el alimento de los depredadores.

Conscientes de ello, los investigadores vieron allí un escenario ideal para examinar las interacciones entre depredadores rivales y descubrir cómo coexisten a pesar de su condición. Este tipo de estudios son muy importantes para la comprensión de la dinámica que mantiene el equilibrio de los ecosistemas.

El puma y el zorro culpeo comen presas diferentes

El equipo estudió las interacciones entre pumas y zorros en el centro de Chile, centrándose en tres ejes de interacción: espacial, donde los animales se encuentran en el paisaje; temporal, realizando actividades específicas en el mismo; y dietético, considerando lo que come cada especie.

Para ello, desplegaron 50 estaciones de cámaras en dos sitios en el centro de Chile: uno en la Reserva Nacional Río Los Cipreses; otro en terrenos privados de cría de ganado y caballos. Además, recolectaron muestras de excrementos de ambos lugares para conocer la dieta de los pumas y los zorros.

Fue así como descubrieron con la clave de la sana convivencia de ambos depredadores en el mismo sitio. Los pumas y los zorros culpeo se superponían significativamente donde vivían y sus horas de actividad también coincidían. Sin embargo, los investigadores no encontraron superposición en su dieta.

El puma se alimenta principalmente de una especie de liebre grande introducida desde Europa. En cambio, los zorros culpeo se alimentan de mamíferos más pequeños, como consejos más pequeños, roedores, e incluso semillas.

Dicho esto, la conclusión es que ambas especies depredadoras han podido vivir en relativa armonía en el mismo paisaje gracias a que escogen platillos diferentes en el menú. Es así como, incluso movilizándose a las mismas horas para buscar sus presas, no hay mayores inconvenientes entre ellos.

El origen del acuerdo de convivencia

Ahora bien, en cuanto a cómo llegaron a este acuerdo, aún no está claro. Christian Osorio, un estudiante de doctorado en el Departamento de Conservación de Pesca y Vida Silvestre, dice que es probable que la tregua inicia con los zorros.

“Es probable que los zorros se hayan dado cuenta de que cuando intentan cazar liebres, pueden tener problemas con los pumas”, explicó Osorio. “Si están cazando mamíferos más pequeños, a los pumas no les importa, pero si los zorros comienzan a apuntar a presas más grandes, los pumas reaccionarán”.

Ahora bien, los administradores de tierras y conservacionistas están abogando por la eliminación de especies introducidas, como estas libres, lo que constituye un intento por restaurar el ecosistema nativo de los Andes chilenos. Sin embargo, los resultados de este estudio sugieren que esta medida podría afectar a los pumas, que verían reducida su fuente primaria de alimento.

Referencia:

Exotic Prey Facilitate Coexistence between Pumas and Culpeo Foxes in the Andes of Central Chile. https://www.mdpi.com/1424-2818/12/9/317