Un candado enlazado con cuatros cadenas

De acuerdo a un estudio realizado por un grupo de investigadores de la empresa de ciberseguridad Dragos. Las industrias manufactureras se han convertido en empresas de gran atractivo para la ciberdelincuencia.

El estudio ha revelado que los hackers que usan como medio de ataque el ransomware, se enfocan en los sistemas de control industrial usados para llevar a cabo actividades propias de estas organizaciones. Incluso, el análisis devela que en el 2020 los ataques se han triplicado.

Los investigadores señalan que el ransomware tiene capacidad de irrumpir en “procesos industriales” y describen estos ataques como uno de los mayores riesgos para esta clase operaciones.

Las empresas de fabricación no pueden detener su proceso de producción

Selena Larson, miembro del equipo de investigación de Dragos, comenta que “la fabricación requiere un tiempo de actividad significativo para cumplir con la producción”, por ello cualquier factor que influya en el proceso de elaboración de los productos repercute negativamente en el capital de la empresa.

Agrega que “cualquier ataque que cause tiempo de inactividad puede costar mucho dinero”. Situación que podría llevar a los fabricantes a optar por pagarles a los hackers, pues el costo por el ataque es menor que las pérdidas que estos puedan llegar a ocasionar.

El análisis realizado por los especialistas de seguridad sugiere que las empresas manufactureras no tienen sistemas de seguridad “sólidos”, es decir que fácilmente pueden ser atacados por piratas informáticos. Las conexiones remotas, y las actualizaciones en los sistemas de seguridad son factores claves para protegerse de este tipo de amenaza.

Sin duda, el uso del ransomware cada día se incrementa. Incluso se conoce como una máquina de hacer dinero, en cuestión de minutos ciberdelincuentes pueden obtener fuertes sumas de dinero a través de estos ataques.  En este caso, porque las manufactureras al ver comprometidos sus procesos temen perder más dinero.

Sin embargo, en otras situaciones, los piratas informáticos secuestran información valiosa que pone en peligro la reputación de la empresa bajo ataque. De cualquier modo, las sumas obtenidas con cuantiosas.

Recordemos que en uno de nuestros artículos, comentamos que nos enfrentamos a uno de los virus informáticos más peligrosos del mundo. Hasta ahora la mejor medida para evitar ser víctima de un ransomware es la prevención.

Mantener nuestros sistemas actualizados y realizar respaldos periódicos son las mejores opciones. Además de estar atentos ante recepciones de correos electrónicos sospechosos que gocen de fundamento y que provengan de fuentes desconocidas.