Una mujer con mascarilla rodeada de microorganismos alusivos al coronavirs

Desde la llegada de la pandemia del COVID-19, la ciberdelincuencia ha intentado de muchas maneras aprovecharse de las vulnerabilidades de los sistemas informáticos, tanto de pequeños usuarios como de grandes organizaciones. Pasando por el sistema educativo hasta llegar al sector salud.

Microsoft anunció haber detectado actividad sospechosa por parte de ciberdelicuentes rusos y norcoreanos, quienes han intentado acceder a información relacionada sobre el desarrollo de vacunas contra el coronavirus. Hasta ahora, esa información es manejada por “compañías farmacéuticas” y científicos dedicados al estudio del COVID-19.

Asimismo, hizo referencia a las zonas donde se ubican los principales blancos de ataques, como Canadá, EE.UU., Corea del Sur, entre otros. Países comprometidos con el desarrollo de vacunas contra el coronavirus.

Aunado a ello, el gigante farmacéutico Pfizer anunció el desarrollo de una vacuna con un 90% de efectividad, por lo cual las expectativas en torno al coronavirus han aumentado. Realmente, ¿estamos cerca de un método seguro que nos permita hacerle frente a este terrible virus?

Microsoft identifica a grupos de ciberdelicuentes  

Microsoft ha identificado a varios grupos de ciberdelicuentes, entre ellos Fancy Bear, agentes militares rusos; y por Corea del Norte, Lazarus y Cerium. La empresa ha dicho que estos grupos han intentado robar datos de inicios de sesión, suplantar a reclutadores de empleados, y usar “correos electrónicos de phishing que se hacían pasar por misivas de representantes de la Organización Mundial de la Salud”. Todas actividades tenían un solo objetivo, acceder a información concerniente al desarrollo de vacunas contra el COVID-19.

Pero, ¿los desarrolladores de vacunas comparten información sobre este proceso? Sí, todo proceso de investigación científica involucra la presentación de un informe, en este caso se deben detallar los componentes de la vacuna. Entonces, ¿por qué los hackers quieren esta información? Porque hay algunos detalles en el proceso de fabricación propios de cada organización.

Sin duda, encontrar una vacuna contra el coronavirus se asocia a grandes intereses políticos. Las grandes potencias mundiales quieren ganar esa carrera y ser los primeros en obtener un método seguro que garantice la salud de sus habitantes. Probablemente algunos de ellos recurran a piratas informáticos para lograr ese objetivo.