Mujer frente a fondo negro con poca iluminación, solo su rostro serio esta iluminado claramente.
Vía Pxfuel.

Como sabemos, la endometriosis es una condición que puede causar grandes molestias y dolor pélvico en las mujeres. Por lo general, los tratamientos para hacerle frente son costos y, lastimosamente, aún no son lo suficientemente avanzados como para curar efectivamente todas sus versiones. Ahora, una nueva investigación propone que el atacar a los ‘superpotenciadores’ del ADN podría darnos una nueva forma de hacer frente a los casos de endometriosis más severos.

Tratar la endometriosis por mutación del gen ARID1A

La endometriosis se desata cuando el tejido del útero, conocido como endometrio, comienza a creer en otros órganos circundantes a este. Por lo general, termina poblando la zona pélvica y colocándose sobre los ovarios. Una vez allí, tal como lo haría en el útero durante el ciclo menstrual, este tejido se engrosa y sangra. Como consecuencia, las mujeres pueden llegar a experimentar dolor extremo en el área de la pelvis.

Por si esto fuera poco, la endometriosis puede darse en diferentes grados y es justamente uno de los más fuertes –el causado por la mutación del gen ARID1A– el que menos opciones de tratamiento efectivo tiene. Debido a esto, las mujeres terminan sufriendo de graves dolores y corren el riesgo de quedar infértiles.

Por todo lo anterior, la nueva investigación publicada en Cell Reports se enfocó justamente en esta variante de la enfermedad. Fue así como, a través del estudio, los investigadores pudieron identificar los ‘superpotenciadores’ del ADN que favorecían la mutación del ARID1A.

El papel de los ‘superpotenciadores’ del ADN en la endometriosis severa

SERPINE1 es el nombre por el que se identificó a los compuestos ‘superpotenciadores’ capaces de estimular la mutación del ADN y afectar el gen ARID1A. Para esto, activaban la participación de una proteína identificada como P300. Esta última se convertía en la verdadera encargada de estimular los genes para causar su mutación.

La investigación llevó a los científicos a ver que si SERPINE1 no activaba la proteína P300, entonces la mutación de ARID1A no era tan fuerte. Ante esto, los investigadores pudieron concluir que, si se inhibía la acción de los ‘superpotenciadores’ SERPINE1, entonces el ADN ya no favorecería la aparición de la endometriosis severa.

Nuevo objetivo, nuevas posibilidades

Ahora que se han identificado los ‘superpotenciadores’ del ADN como un nuevo objetivo para tratar los casos severos de endometriosis, es momento de que la medicina comience a evolucionar para desarrollar mejores tratamientos.

Por ahora, se plantea la posibilidad de trabajar con la llamada terapia epigenética que ayuda a controlar la forma en la que los genes se expresan. De este modo, se pueden atacar a los ‘superpotenciadores’ y evitar que estimulen al gen ARID1A, lo que a su vez hará frenar el avance de la endometriosis severa.

Con el tiempo, este nuevo enfoque podría suplantar las terapias hormonales –a las que la enfermedad suele desarrollar resistencia–. Pero, por ahora, los investigadores buscan nuevos medicamentos que también puedan atacar el ‘superpotenciador’ SERPINE1 para aumentar el abanico de alternativas disponibles para los pacientes.

Igualmente, de acá en adelante la idea también podría aplicarse para versiones menos severas de endometriosis. Esto siempre y cuando se sepa a qué genes y a qué ‘superpotenciadores’ apuntar.

Referencia:

ARID1A Mutations Promote P300-Dependent Endometrial Invasion through Super-Enhancer Hyperacetylation: https://doi.org/10.1016/j.celrep.2020.108366