“Mi objetivo es cambiar a este país de ser dependiente a ser autosuficiente y creo que en eso estoy teniendo éxito”. Estas son las palabras de la primera ministra Margaret Thatcher ante la reina Isabel II en el tráiler de la cuarta temporada de The Crown que se estrena este domingo 15 de noviembre en Netflix.

Son palabras que resumen atinadamente lo que fue el Thatcherismo, el gobierno de la primera mujer en ocupar el puesto de Primer Ministro en Reino Unido, que no por nada se le conocía como la Dama de Hierro. No cabe duda de que esta nueva temporada de The Crown es una de las más esperadas por la intensa era que representa.

Según lo que hemos podido ver en los diferentes avances y tráileres de la serie, la cuarta temporada se enfocará la época desde 1979 hasta 1990, casi dos décadas de un interesante contexto político, económico y social. Hoy nos detendremos a revisar esos aspectos históricos más importantes de la era que esperamos ver en esta entrega, desde el Thatcherismo, la Guerra de las Malvinas, las protestas y las huelgas, la anarquía y, por supuesto, la intrigante trama de la corona británica con el noviazgo de Carlos y la princesa Diana.

“Invierno del descontento”: el rápido declive de un imperio

Pilas de basura en las calles de Reino Unido, consecuencia de las huelgas que formaron parte del Invierno del descontento.
Pilas de basura en las calles de Reino Unido, consecuencia de las huelgas que formaron parte del Invierno del descontento. Imagen: Chris Capstick. 1978.

Ante las palabras que Thatcher le dice a la Reina durante su audiencia semanal, la monarca no puede evitar hacer un paseo por la actualidad nacional de entonces: “Desempleo, recesión, crisis…”. Desafortunadamente, Reino Unido estaba sumergida en una profunda crisis que parecía una bomba de tiempo. La tercera temporada culmina con la dimisión de Harold Wilson, el primer ministro laborista que se retiró por ser diagnosticado con Alzheimer, y con la invitación de la Reina a comer en el 10 de Downing Street, honor que solo había recibido Winston Churchill.

Jason Watkins, el actor que interpretó al primer ministro Harold Wilson en la tercera temporada de The Crown.
Derecha: El primer ministro Harold Wilson y Jason Watkins, el actor que lo interpretó en la tercera temporada de The Crown.

Lo que sigue a continuación en la historia –y que esperamos ver en la cuarta temporada– es el periodo del laborista James Callaghan, que terminó con el “invierno del descontento” –término acuñado por tabloides como The Sun–, un momento en la historia en el que no solo las temperaturas gélidas desfavorecieron miles de empleos, sino que irónicamente encendieron la calle con protestas y huelgas para manifestarse contra la crisis económica y política.

Desde entonces, en vista de este escenario, las huelgas eran el pan de cada día en Reino Unido y al ser imparables por el gobierno, la crisis precipitó el llamado a elecciones generales en 1979, en las que resultó vencedora Margaret Thatcher, del partido conservador. Este fue el inicio de una época que marcaría la historia contemporánea del Reino Unido.

El Thatcherismo: política firme e implacable

La idea del gobierno de Thatcher era revertir todo ese desastre que venía creciendo como bola de nieve a medida en que pasaba el tiempo. Sus políticas se enfocaron en bajar la inflación para mejorar la economía, mejorar la moral del pueblo británico y gobernar con mano de hierro en el mundo exterior. Todo esto con miras a recuperar la grandeza que entonces tuvo Reino Unido como imperio.

Al respecto, Thatcher escribió en el prólogo del Manifiesto del Partido Conservador en 1979 que esto se debía a un “sentimiento de impotencia al ver que una gran nación, de alguna manera, haya quedado atrás”. Con estas bases dio inicio a una política que, se enfocó en privatizar la educación y las empresas del estado, además de concentrar el poder para sí, creando un estilo de gobierno implacable e intimidante.

Una vez asumido el cargo como líder del gobierno, Thatcher tuvo que ser firme para avanzar a través de una realidad que se hacía cada vez más complicada. Apenas a cuatro meses de haber asumido como primera ministra, Thatcher tuvo que enfrentar un suceso en el que la corona salió muy afectada y años más tarde, y del que ella también sería víctima.

El terror del Ejército Republicano Irlandés (IRA)

Sabemos que en esta cuarta temporada veremos representado a uno de los enemigos más duros de la corona y del thatcherismo: el Ejército Republicano Irlandés Auténtico o IRA. En una de las escenas que muestra un funeral familiar de la corona podemos deducir que se trata del tío del príncipe Felipe, Lord Mountbatten o tío Dickie, como también lo conocemos en la serie.

Imágenes del funeral de Lord Luis Mountbatten, 1979

IRA hizo un atentado terrorista contra Mountbatten durante un viaje de pesca que hizo a Irlanda del Norte en agosto de 1979. Durante esa década y las dos siguientes, la de los 80 y 90, este grupo paramilitar se encargó de sembrar el horror a lo largo de Reino Unido con el objetivo de independizar a Irlanda de Gran Bretaña, cobrándose la vida de miles de ciudadanos.

Años más tarde sería el turno de la misma Margaret Thatcher ser el blanco de los ataques de IRA. En 1984, cuando Thatcher y su gabinete acudieron a la conferencia del Partido Conservador en Brighton, el grupo terrorista hizo detonar una bomba en la habitación contigua donde se hospedaban, y aunque cinco personas fallecieron y 31 resultaron heridas, Thatcher no sufrió ningún daño. De todas maneras, se dirigió al partido en un discurso improvisado en el que se refirió a los ataques.

Imagen del hotel Brighton después del ataque terrorista de IRA
A pesar de que el ataque dejó 5 fallecidos y más de 30 heridos, Margaret Thatcher salió ilesa y pudo dar su discurso en la conferencia del Partido Conservador.

De manera que este es uno de los aspectos que sin duda veremos durante esta cuarta temporada.

La Guerra de las Malvinas

Hablar de Margaret Thatcher sin hablar de las Malvinas es imposible, y aunque no hemos visto ninguna referencia en los avances, es muy probable que podamos ver algún trozo de esta historia. Para recordar rápidamente, la Guerra de las Malvinas fue aquel conflicto bélico entre Argentina e Inglaterra por la disputa de las Islas Malvinas.

En ese entonces, la Junta Militar de Argentina quería recuperar su popularidad yéndose a una guerra que aumentara el nacionalismo de sus habitantes y por eso decidió romper el acuerdo de siglos que tenía con Inglaterra sobre la tenencia de ese territorio.

Argentina nunca se esperó que Inglaterra respondiera y se vio bastante perjudicada, mientras que Inglaterra mostró un gran despliegue de recursos y apoyo internacional que terminó devolviéndole el territorio y un nuevo triunfo al Partido Conservador con Margaret Thatcher al frente.

Sin embargo, para una economía de recesión como la que tenía Inglaterra en la época, la guerra tuvo un gran costo a la nación: unos 2,600 millones de dólares.

Huelga de los mineros 1984-1985

Imagen de mineros en huelga enfrentándose a piquete policial
Huelguistas enfrentándose a un piquete policial a las afueras de la sede del National Coal Board en South Yorkshire, 1984. Foto: AFP/Getty Images.

Si hay un hecho que toda película británica ambientada en los ochenta no puede dejar de hacer referencia es la huelga minera que tuvo lugar entre 1984 y 1985 (una referencia muy buena es Billy Elliot). Estamos seguros de que también podremos ver un poco sobre ella en esta cuarta temporada de The Crown porque se trató de uno de los acontecimientos más importantes de la época junto a la Guerra de las Malvinas.

Básicamente, para el Partido Conservador, los sindicatos representaban una afrenta a la democracia parlamentaria y al desarrollo económico del país, porque lo que hacían era detener el crecimiento de las industrias. No obstante, la relación de los mineros británicos con el Estado nunca había sido muy amena, y el hecho que causó la huelga no fue diferente. Para conocer en detalle la historia, puedes leer este artículo de El País en el que se explica en detalle.

Al final, la férrea política antisindicalista de Thatcher hizo que los huelguistas desistieran desembocando en la debilitación del movimiento sindicalista, lo cual significó un importante triunfo para el partido.

Los escándalos de la corona: Carlos y Diana

Carlos y Diana de Gales
Carlos abrazando a Diana de Gales. Foto: Tim Graham/Getty Images

Llegando al final de esta nota no podíamos dejar de lado una de las historias más esperadas por los seguidores de la serie: la relación entre Carlos y Diana de Gales.

Está clarísimo que se trata de una trama crucial dentro de la serie por la cantidad de avances en los que hemos visto a Emma Gorrin, la actriz que interpretará a Diana Spencer, cuya relación con el príncipe Carlos y su familia significó una época de desdichas cuyo desafortunado final todos conocemos.

La llegada de Diana a la vida de Carlos fue desdichada desde el principio, porque por empeño de la familia y del tío Dickie por evitar el desarrollo de la relación entre Carlos y Camilla Parker-Bowles inventaron un noviazgo entre el futuro rey de Inglaterra y Diana Spencer. Igualmente se acudió a esta unión para darle una cara fresca a la corona, sin saber que esto luego se les voltearía y terminaría siendo el escándalo más grande en toda la historia de la monarquía.

Sobre esta trama se ha hablado hasta el cansancio, pero será interesante ver cómo lo plantean en la serie. Solo nos queda esperar unos pocos días para ver si la cuarta temporada de The Crown cumple nuestras expectativas o las supera. Hasta entonces, solo nos queda repasar estos hechos para estar preparados a tantas referencias.