Agujero en el hielo de Antártida causado por ríos atmosféricos
Agujero en el hielo de Antártida causado por ríos atmosféricos de 2017. Crédito: NASA.

¿Alguna vez has escuchado o leído sobre corrientes de aire caliente y húmedo surcando el cielo? Pero más importante aún, ¿has escuchado de alguno que cause agujeros más abajo? Un nuevo estudio reveló que estos denominados ríos atmosféricos tienen su cuota de responsabilidad en la formación de grandes agujeros en el hielo de la Antártida.

Weddell Polynya, un gran agujero en el hielo antártico

En 1973, apareció de un momento a otro un agujero en el hielo marino frente a la costa de la Antártida, tan grande que la condición de abertura parecía quedarse corta. Se mantuvo en su lugar durante los siguientes tres inviernos, hasta que empezó a desaparecer en gran medida antes de emerger de nuevo en 2017, más de 40 años después.

A este tipo de agujeros se les conoce como polinia. Y tal como lo imaginas, es una especie de área abierta rodeada de hielo marino. Aunque suene gracioso, podemos verlo como lo opuestos a un iceberg. Al de 1973, sobre la meseta oceánica de Maud Rise, en el Mar de Weddell del Océano Austral, lo denominaron Weddell Polynya.

Pues bien, este caso es en realidad extremo en comparación con otros. La forma tan dinámica en la que se formó, sin una explicación aparente, ha desconcertado a los científicos durante mucho tiempo, quienes han tratado de comprenderlo en los últimos años.

Tenemos, por ejemplo, un estudio del año pasado que sugirió que el agujero en el hielo de la Antártida era resultado de la coincidencia de varias anomalías climáticas. Mientras que otro artículo identificó una de ellas: los rastros de ciclones intensos formados por la circulación atmosférica. Estos chorros pueden arrastrar el suelo marino flotante en direcciones opuestas y dar lugar a la polinia.

Pero un nuevo estudio ha arrojado más luces para comprender este fenómeno; otro contribuyente que había pasado desapercibido hasta ahora: ríos atmosféricos de aire caliente y húmedo.

Gran agujero en la Antártida causado por ríos atmosféricos

Los investigadores recolectaron un montón de información de los eventos de polinia registrados en el mar de Weddell en la costa antártica entre 1973 y 2017. Así descubrieron que los ríos atmosféricos probablemente tuvieron su cuota de responsabilidad en la formación del Weddell Polynya.

Descubrieron que estos flujos de calor y vapor de agua surcando el cielo recorrían largas distancias, moviéndose desde la corta sureste de América del Sur hasta el mar de Weddell en 2017.

De hecho, durante septiembre de este año, un río atmosférico aumentó la temperatura del aire en el mar de Weddell en la atmósfera en 10 °C. El movimiento del aire cálido y húmedo en forma de ríos atmosféricos causó el derretimiento del hielo de la Antártida a través de varios efectos combinados: un efecto invernadero creado por el vapor de agua, la liberación de calor en el aire y las contribuciones de los ciclones mencionadas anteriormente.

“Me sorprendió ver un derretimiento casi inmediato en el hielo marino cubierto por los ríos atmosféricos durante los meses más fríos del año en la Antártida”, dijo la autora Diana Francis a Nature Middle East.

Ahora bien, las polinias no necesariamente sean malas por romper el hielo antártico. Los investigadores dicen que estas pueden aportar beneficios, como nutrientes a la vida marina. Pero más allá de eso, tiene relevancia a nivel mundial porque pueden acelerar el cambio climático, con quien tienen una correlación muy estrecha.

Referencia:

On the crucial role of atmospheric rivers in the two major Weddell Polynya events in 1973 and 2017 in Antarctica. https://advances.sciencemag.org/content/6/46/eabc2695