Logo de Pfizer con la grase
Crédito: Carlo Allegri/Reuters.

Este lunes las empresas farmacéuticas Pfizer, de Estados Unidos, y BioNTech, de Alemania, sorprendieron al mundo con un gran anuncio. En un comunicado de prensa de la primera compañía, revelaron los resultados preliminares de sus ensayos en busca de un compuesto que inmunice a las personas contra el coronavirus. En él, Pfizer recalcó que su alternativa de vacuna era un “90% efectiva” para estos fines.

Claramente, esta declaración reverberó por la web y se esparció rápidamente como una nueva esperanza en nuestra batalla contra el virus SARS-CoV-2. Sin embargo, es necesario analizar más en profundidad esta primera declaración. Todo para poder conocer verdaderamente las repercusiones que ella tendrá a corto y largo plazo en el mundo.

Lo que se sabe hasta el momento

Ya en otras de nuestras notas, hemos trabajado con la información oficial que se maneja hasta el momento de la vacuna de Pfizer, tanto sobre sus fases 1 y 2 como sobre los datos de su más reciente adelanto de la fase 3.

Sin embargo, de forma resumida podemos comentar que Pfizer y BioNTech mostraron resultados prometedores en sus primeras fases. Unos que, incluso, los llevaron a plantearse la posibilidad de pedir una autorización de emergencia a la FDA (Food and Drugs Administration) mediados de este mes para poder empezar a distribuir sus vacunas.

Con la esperanza de dar incluso más fuerza a dicha petición, que aún no se ha hecho oficial, las farmacéuticas liberaron el comunicado de prensa con la información adelantada de los primeros resultados de su tercera fase. En ella, reflejan que de los casi 44 mil participantes, unos 38 mil ya han recibido la vacuna (o un placebo).

De todos estos, solo 94 han reportado el contagio del COVID-19 luego de la vacunación. Ahora, según reporta el Washington Post, de ellos solo 9 habían recibido la vacuna. De allí que se hable preliminarmente de que la vacuna de Pfizer es “90% efectiva”.

¿La vacuna de Pfizer es “efectiva” o “eficiente”?

Una vez hecho el recuento, podemos pasar nuevamente a evaluar el significado de que la vacuna de Pfizer será 90% “efectiva”. Se entiende, desde lo propuesto por la farmacéutica que esto hace referencia a las capacidades inmunizadoras de la vacuna durante su último ensayo.

Sin embargo, según lo expresado por los CDC (Centers of Disease Control and Prevention) de Estados Unidos, existe una diferencia entre los términos “eficiencia” y “eficacia” a la hora de hablar del desempeño de este tipo de elementos:

“La eficacia de la vacuna se utiliza cuando un estudio se lleva a cabo en condiciones ideales, por ejemplo, durante un ensayo clínico. La efectividad de la vacuna se utiliza cuando un estudio se lleva a cabo en condiciones de campo típicas (es decir, menos que perfectamente controladas)”, escribe la CDC en Vaccine efficacy or vaccine effectiveness, sección 3 en la lección 6.

Los lineamientos dados por la CDC aceptan que ambas medidas sirven para indicar la “(..) reducción proporcional de casos entre las personas vacunadas”. Sin embargo, como vemos, ambos términos se utilizan dentro de diferentes situaciones. Viéndolo desde este punto de vista, Pfizer debería hablar de una vacuna 90% eficiente, pero aún no efectiva. Esto debido a que aún no ha salido del campo de los ensayos clínicos.

¿Qué se necesitaría verdaderamente para que la vacuna de Pfizer se considere “efectiva”?

Para que finalmente la vacuna de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech se pueda calificar como efectiva, esta tendría que probarse a sí misma en el mundo real. En este caso, por ejemplo, si la FDA da su visto bueno, basados en la eficiencia mostrada en los ensayos, la candidata tendría su oportunidad para probar qué tan efectiva es realmente.

Sin embargo, cuando se llegue a la realidad, ese 90% primeramente planteado muy probablemente disminuya. Después de todo, en un ambiente real o natural, las personas tendrán diversas condiciones de salud, de vida y edades que no habrán estado comprendidas en el estudio. Esto a pesar de los esfuerzos de Pfizer por haber creado una muestra lo más heterogénea posible.

Si la FDA responde afirmativamente a la petición, el camino de las farmacéuticas apenas estará empezando. Ya que, una vez la vacuna llegue el público, se debería hacer un seguimiento de esta durante por lo menos dos años más. De este modo, se podría determinar verdaderamente qué tan efectiva es la vacuna de Pfizer y BioNTech. Esto tanto en personas que nunca han tenido la enfermedad como en aquellas que hayan tenido un primer episodio.

Para dar inicio a esto, Pfizer tiene planeado entregar sus primeras dosis en Estados Unidos antes de que acabe el 2020. Luego de esto, deberían producir más de 1,3 millones de estas para repartirlas durante el 2021. Sin embargo, esto podría traerle a las empresas su propio set de desafíos de distribución.

Como vemos, las empresas se encuentran apenas al inicio del camino. No obstante, al menos podemos ver que realmente se están haciendo avances en el campo.