Logos de las tres herramientas de transición de Intel a M1 de Apple: Universal 2, Rosetta 2 y Virtualization.

La transmisión del evento ‘One More Thing’ de Apple ha dejado al mundo a la expectativa. Finalmente, en la tercera transmisión de este estilo realizada por la compañía de Cupertino en la última mitad de este año, el esperado salto a los procesadores ARM de Apple se ha hecho realidad. Ahora, aunque para la compañía esto será un salto, no implica que para los usuarios también. Por esto, acá te contaremos cómo Apple planea realizar la transición entre los procesadores Intel a sus nuevos chips M1, de la gama Apple Silicon.

Un paso gradual

A partir de ahora cada vez más Mac nuevas de Apple vendrán con los chips M1 de la gama Apple Silicon basados en la arquitectura ARM. Sin embargo, el cambio total de los dispositivos de la empresa a este sistema no se dará de la noche a la mañana. De hecho, los lanzamientos irán incluyendo poco a poco estos chips, mezclándolos con uno que otros procesador Intel.

A medida que pase el tiempo, se verán cada vez menos procesadores Intel en los equipos Apple. Esto hasta que, en el 2022 se alcance la meta perseguida por la empresa y se hayan podido reemplazar en sus catálogos de producto todos los chips de la compañía externa por los M1 propios.

¿Y cómo lo harán los desarrolladores?

Como vemos, los clientes podrán disfrutar de una transición tranquila entre los modelos con chips Intel y las nuevas propuestas con procesadores M1. Pero, por su parte, los desarrolladores sí tendrán que hacer más cambios mucho más rápido.

Junto con el cambio de procesadores, el sistema operativo macOS Big Sur de las Mac cambiará notoriamente. Entre sus mayores modificaciones está el que se hará compatible tanto con el de los iPhone con el de los iPad. Por este motivo, las aplicaciones diseñadas para estas computadoras tendrán que cambiar su programación para ser “universales”.

Ya empresas como Adobe y Microsoft están en camino para cambiar sus aplicaciones de macOS para cumplir con este requisito. Asimismo, Apple ha anunciado tres nuevas herramientas con las que poderles facilitar a ellas y cualquier otro desarrollador la realización de esta transición de Intel a M1.

Universal 2

En primer lugar, nos encontramos con Universal 2. Gracias a esta plataforma, los desarrolladores podrán crear desde un inicio apps que cumplan con los requisitos de los sistemas operativos macOS, ipadOs y iOS. Como consecuencia, al realizar solo un diseño, ya se contará con un programa compatible con todos los sistemas sustentados por arquitectura ARM que ha presentado Apple.

Rosetta 2

Seguidamente, nos encontramos con Rosetta 2. Esta plataforma actuará como un puente que ayudará a unir a las aplicaciones que no se han actualizado con los nuevos sistemas operativos. Apple sabe que hacer la transición entre Intel y M1 puede llevar tiempo y que, probablemente, no todos puedan realizar los cambios antes del 2021. Por este motivo ofrecen esta alternativa como un sistema de respaldo en el que los usuarios pueden seguir usando las “app viejas” mientras se actualizan las nuevas para ser compatibles.

Virtualization

Finalmente, Apple también está ofreciendo su herramienta conocida como Virtualization. Gracias a ella, será posible correr APIs que permitan el funcionamiento del sistema operativo Linux en las Mac incluso cuando los chips Intel ya no estén. Dentro de la “máquina virtual” creada con el programa, los usuarios y desarrolladores contarán con un ecosistema digital personalizado que les dejará tener las aplicaciones que deseen, ya sea que se hayan adaptado o no a la arquitectura ARM.

Por supuesto, esta última alternativa tendrá sus limitantes en cuanto a la cantidad y calidad de las aplicaciones que se podrán correr de ese modo. Sin embargo, en general, será una gran ayuda para quienes no deseen o no puedan hacer la transición de Intel a 1M con tanta rapidez.