Imagen del chip M1

El evento ‘One More Thing’, tal como lo esperábamos, no se ha demorado en sorprendernos. Apenas iniciando su presentación nos han traído el esperado nuevo chip de Apple, M1, que acabará con la dependencia de la empresa a los procesadores de Intel.

Anteriormente conocido como ‘Apple Silicon’ este nuevo procesador será el equivalente a la serie A (del chip A14 presentado para iPhone y iPad) diseñado de forma exclusiva para las Mac. Sin embargo, esta división en realidad implica la construcción de puentes. Todo debido a que la inclusión de la arquitectura ARM traerá un nuevo nivel de conexión nunca antes visto entre todos estos equipos.

Un salto notorio en cuanto a eficiencia

Detalles sobre las múltiples características del chip M1 de Apple.

La llegada de este chip se destaca por su alto nivel de desempeño. Inicialmente, cuenta con un CPU de 8 núcleos que puede llegar a ser hasta dos veces más eficiente por watt que cualquier otro diseño actual en el mercado.

Para complementar esto, el chip M1 de Apple también trae una GPU de 8 núcleos, diseñada nativamente, que también aumentará hasta dos veces la presentación de gráficos en los equipos que lleven este procesador. Lo que se traduce en un rendimiento promedio de de 2,6 Teraflops.

Por si fuera poco, este chip también viene con un sistema Neural Engine de 16 núcleos que se enfocará en el desarrollo de las funciones relacionadas con la inteligencia artificial (IA).

Todo esto apoyado por el funcionamiento de 16 millones de transistores incorporados en su estructura. Ello sumado a la acción de su procesador de 5 nanometros, el primero en su tipo en diseños para laptops.

¿Qué más se sabe sobre el chip M1 de Apple?

Imagen de la arquitectura de memoria unificada del chip M1 de Apple.

Un punto vital sobre el nuevo chip M1 de Apple, que marca un antes y un después para la empresa en el mundo de los procesadores, es que este vendrá con una arquitectura unificada de memoria. Dicho diseño implica simplemente que cada componente del sistema (GPU, CPU, NE, etc…) podrán tener un acceso homogéneo a la memoria del sistema.

Como consecuencia, cada proceso se hará de forma más uniforma y con un gasto de energía mucho más eficiente. En resumen, esto permitirá que el equipo realice más tareas a mayor velocidad y con un gasto energético mucho menor. Un simple salto de rendimiento que llevará a las Mac al siguiente nivel.