Personal de salud con traje de protección contra el coronavirus sosteniendo una jeringa con la vacuna

Como indicamos ayer, la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech resultó tener una efectividad del 90 por ciento. Estas, sin lugar a dudas, son excelentes noticias para la humanidad que la espera con tantas ansias desde hace meses. Sin embargo, aún hay varios obstáculos que superar para garantizar su correcta distribución por el mundo.

Dosis de vacunas reservadas para Europa, Asia y América

Un artículo reciente del portal The Guardian dice que Estados Unidos recibirá unas 100 millones de dosis, mientras que la Unión Europea recibirán 200 millones y el Reino Unido 40 millones. Por otro lado, los países de América del Sur y la región de Asia y el Pacífico también han hecho sus reservas, aunque no cita las cifras estimada.

El hecho es que, solo Pfizer, planea suministrar 50 millones de dosis a nivel mundial este año y 1.300 millones de dosis más el próximo año.

Con esta buena nueva, los gobiernos y agencias sanitarias muestran mayor entusiasmo para la preparación para la etapa de distribución. Dada la gran demanda y las limitaciones de producción actuales, habrá muchos desafíos logísticos que superar, sobre todo por el hecho de la vacuna debe mantenerse estrictamente bajo determinadas condiciones.

Pfizer y BioNTech han advertido que su vacuna debe almacenarse a -70 ° C (-94 ° F) para poder garantizar el porcentaje de efectividad arrojado por sus ensayos de fase III. Esto ha motivado una serie de acciones dirigidas a garantizar el almacenamiento seguro y cadenas de suministro eficaces.

En Kalamazoo, Michigan, y Puurs, Bélgica, ya de han erguido dos enormes instalaciones del tamaño de un campo de fútbol para ayudar en este proceso. Están equipadas con cientos de grandes congeladores donde se almacenarán las vacunas contra el coronavirus de Pfizer y BioNTech mientras se empiezan a distribuir. Estas ya han estado produciendo cientos de miles de dosis de la vacuna.

Las vacunas se transportarán desde su granja productora en cajas de almacenamiento del tamaño de una maleta especialmente diseñada para ello. Estas irán llenas e hielo seco, es decir, dióxido de carbono sólido. Cada una de ella contendrá entre 1000 y 5000 dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer y BioNTech a temperaturas extremadamente frías hasta por 10 días.

Preocupación por distribución de vacuna contra el coronavirus de Pfizer y BioNTech en África

Matshidiso Moeti, director regional de la Organización Mundial de la Salud para África, se alegró por la buena noticia, pero se limitó a la realidad de inmediato. Este avance es positivo en medio de una pandemia fatal, pero “presagia importantes desafíos de la cadena de frío para los países africanos”.

Como indicó Nick Doyle, director gerente de la consultora de riesgos Kroll, esto “va a ser una desafío monumental”. Existe una responsabilidad global en el cuidado de las poblaciones internacionales, y África es uno de los territorios que más preocupa en cuanto a la distribución.

“Los países más pobres del mundo, especialmente en África subsahariana, América del Sur y Asia, van a encontrar este desafío”, destacó Doyle. Mientras que Toby Peters, profesor de economía fría en la Universidad de Birmingham, dijo que “el problema es particularmente agudo en el sur global”. La razón es desgarradora: en muchas aldeas rurales ni siquiera hay un refrigerador de vacunas funcionando.

A pesar de la preocupación, Gian Gandhi, de la división de suministro de Unicef, dijo que la Unicef ​​y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya habían tomado previsiones antes de la pandemia. En los últimos años, habían instalado más de 40.000 refrigeradores para almacenar vacunas en países de bajos ingresos, principalmente África.

En una acción más reciente, la Unicef compró cientos de millones de jeringas para disponer de ellas una ve que las vacunas contra la COVID-19 estén disponibles.

Vacunas con menos requerimientos de congelación

Ahora bien, las de Pfizer y BioNTech no son las únicas vacunas contra el coronavirus. Bien sabemos que este 2020 fue un año de competencia entre institutos, laboratorios y compañías de biotecnología de todo el mundo. Entre ellas, algunas son un poco más versátiles en lo que refiere a condiciones de almacenamiento y distribución.

Tenemos el caso de la de la firma estadounidense, Moderna, que se puede mantener -20 ° C, una temperatura fácilmente ajustable a los congeladores domésticos. Del mismo modo, las candidatas de Johnson & Johnson de los EE.UU.; AstraZeneca en asociación con la Universidad de Oxford; y Sanofi y la farmacéutica británica GlaxoSmithKline, que hasta el momento no requieren bajas temperaturas para mantenerse óptimas.

Referencia:

Pfizer and BioNTech’s vaccine poses global logistics challenge. https://www.theguardian.com/business/2020/nov/10/pfizer-and-biontechs-vaccine-poses-global-logistics-challenge