Joe Biden, nuevo presidente de EE.UU. que deberá tomar acciones contra el brote de coronavirus.

Las elecciones presidenciales de los Estados Unidos han sido el tema de los últimos días, pero la pandemia persiste, y con una nueva administración, también llegan nuevos pasos. Este es plan que el nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, han trazado para luchar contra el coronavirus.

Aumentar las pruebas de diagnóstico de coronavirus

El primer paso del plan de Biden para luchara contra el brote de coronavirus es aumentar las pruebas de diagnóstico, así como duplicar el número de sitios para hacerlas. Además, establecer una Junta de Pruebas Pandémicas, un organismo que se encargará de dirigir la producción y distribución de las mismas.

Equipo de protección personal

equipos de protección personal, como aguantes, mascarillas y desinfectante junto a una bandera de Estados Unidos.
Biden planea mejorar la producción y distribución de equipos de protección personal.

Los equipos de protección personal también figuran en el plan de Biden contra el coronavirus. Según el sitio web de transición de Biden-Harris, la administración impulsará el suministro de dichos equipos a través de la Ley de Producción de Defensa, aprobada en 1950.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencia dice que esta ley permite al ejecutivo “agilizar y ampliar el suministro de materiales y servicios de la base industrial estadounidense necesarios para promover la defensa nacional”.

Esto también implica aumentar la capacidad de la nación para fabricar EPP a futuro, “para asegurar que no dependamos de otros países en una crisis”.

Educación para el manejo de la pandemia

El plan de Biden también tendrá un enfoque en la promoción de la educación sobre el manejo de la pandemia de coronavirus en el futuro. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), distribuirán una guía clara sobre cómo las escuelas, empresas y hogares deben manejar la emergencia.

La guía especificará cuándo cerrar las escuelas y las empresas en función de las tasas de infección; cuándo emitir instrucciones de confinamiento en casa; y cómo hacer que las instalaciones públicas puedan adaptarse de modo que resulten lo más seguras posible para que continúen con sus actividades.

Para lograrlo, la nueva administración pedirá al Congreso aprobar un paquete de emergencia que proporcione fondos adicionales. Esto incluye fondos para que los propietarios de negocios implementen nuevas medidas de seguridad, y fondos para los gobiernos estatales y locales que lo requieran.

La administración también planea crear un panel de control de pandemia nacional para rastrear la transmisión de COVID-19. De este modo, las personas podría monitorear por sí mismas las tasas de infección en sus códigos postales y tomar mejores decisiones.

Inversión para la producción y distribución de tratamientos y vacunas contra la COVID-19

La administración Biden-Harris también planea invertir $ 25 mil millones en la fabricación y distribución de vacunas COVID-19. De este modo, esperan garantizar que la vacuna “llegue a todos los estadounidenses sin costo”.

El plan de Biden también busca evitar el aumento excesivo de los precios de los tratamientos contra el coronavirus aprobados. Además, en el sitio web proponen extender esta medida al futuro:

“Una vez que logremos superar esta pandemia, debemos asegurarnos de que los millones de estadounidenses que sufren efectos secundarios a largo plazo del COVID no se enfrenten a primas más altas ni a la denegación del seguro médico debido a esta nueva afección preexistente”.

Brindar protección a personas el alto riesgo

Varios estudios revelaron que ciertos grupos étnicos minoritarios se vieron gravemente afectados tanton en prevalencia como en mortalidad durante los últimos meses. Por ello, el plan de Biden incluye la creación de un Grupo de Trabajo sobre Disparidades Raciales y Étnicas del coronavirus.

El objetivo es abordar las disparidades raciales en los programas de ayuda económica y los servicios de salud pública durante la pandemia. Una vez superada esta emergencia, el grupo se convertirá en “Grupo de trabajo de disparidades raciales por enfermedades infecciosas”.

Preparación para futuras pandemias

En una nota previa hablamos de cuán propensos están los humanos a las zoonosis, y de la importancia de estar preparados para abordar este tipo de situaciones. La COVID-19 no es la primera pandemia que atravesamos, pero tal parece que la experiencia no ha hecho mucho, y eso es algo que merece cambiar.

Es por ello que Biden propone reactivarla Dirección de Seguridad Sanitaria Global y Biodefensa del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Se trata de una unidad establecida durante el gobierno de Barack Obama, pero disuelta durante el mandato de Donald Trump.

El plan de Biden también podría reincorporar a Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud, tras su salida reciente.

Uso de mascarilla a nivel nacional

Manos sosteniendo mascarilla con la bandera de EE.UU.
La administración Biden-Harris ordenará el uso generalizado de mascarillas en la población estadounidense.

Esta parte va de la mano con la producción de mascarillas a nivel nacional. La administración Biden-Harris también quiere establecer un mandato para estimular el uso de mascarillas a nivel nacional cuando las personas estén fuera de casa.

Esta es una de las medidas más extendidas en todo el mundo para prevenir el contagio de COVID-19 a pesar de que muchas personas aún prescinden de ella. Los científicos dicen que algo tan simple como usar la mascarilla puede salvar decenas de miles de vidas, por lo que este paso para coincidir con las recomendaciones generales.

Referencia:

The Biden-Harris plan to beat COVID-19. https://buildbackbetter.com/priorities/covid-19/