Tres pedazos de distintos tamaños pertenecientes al meteorito 'Black Beauty'.
Crédito: Carl Agee / Universidad de Nuevo México, EE.UU.

La historia de nuestro planeta está llena de secretos que poco a poco hemos llegado a conocer. No obstante, a estas alturas estamos lejos de saberlo todo sobre él y algunos de los más grandes misterios incluso siguen sin responderse. Un perfecto ejemplo de esto sería el agua de la Tierra y el verdadero origen de esta, ya que a pesar de las múltiples teorías ninguna se ha comprobado por completo, pero ahora, con el meteorito ‘Black Beauty’ podrían responderse algunas interrogantes.

Las teorías que se han manejado hasta ahora

Hasta la fecha, no han faltado las teorías creadas para explicar la presencia de agua en nuestro planeta. Ya se ha logrado establecer el convenio general de que esta se trata de un material anterior a la vida, ya que de esta surgieron los primeros organismos unicelulares. Pero esto deja abierta una pregunta mucho mayor, que implica conocer el origen de verdadero de este líquido.

Una de las primeras teorías que se presentan es que esta realmente no se trata de un material de nuestro planeta. De hecho, se habla de que ella llegó a través de meteoritos que salieron de la “zona húmeda” (la de los planetas más alejados del Sol) a la “zona seca” (la de los más cercanos) a la cual la Tierra es más afín. Recientemente, otros estudios han sustentado esta teoría con evidencias de otros materiales de meteoritos que pudieron llegar al planeta junto con el agua.

Por otra parte, una segunda teoría plantea que el agua es un material primordial que se creó cuando la Tierra apenas estaba en formación. Algunas explicaciones que sustentan esta línea de pensamiento señalan que los meteoritos no trajeron el agua como tal, pero sí el suficiente hidrógeno como para que este reaccionara en la superficie terrestre y se creara el agua. Por otro lado, otros indican que las partículas de agua atrapadas en el “polvo” con el que con los años se formó el planeta son la verdadera razón de los cuerpos de agua que tenemos en la actualidad.

Finalmente, incluso existen teorías que relacionan el agua de nuestro planeta azul con las nebulosas del Sol.

Lo que ‘Black Beauty’ puede decirnos sobre el verdadero origen del agua

En esta lista podemos ver tanto explicaciones que se superponen como que se contraponen. Pero, por ahora, no se puede declarar a ninguna como la verdad absoluta. Sin embargo, con la nueva información que tiene el meteorito ‘Black Beauty’ para nosotros, el misterio detrás del origen del agua en el planeta podría aclararse un poco.

Básicamente, ‘Black Beauty’ es un antiguo meteorito que se separó de Marte hace más de .450 millones de años. Parte de este cayó en la superficie terrestre, por lo que fue recolectado y vendido durante el 2017.

Costando más de 10 mil dólares por cada gramo, este meteorito promete ser más que solo una rata adquisición coleccionable. Por su edad, las rocas y químicos que los componen nos hablan de una época antigua del planeta rojo… una en la que, probablemente, llegó a tener agua en su superficie.

La nueva hipótesis presentada por los investigadores del Centro de Formación de Estrellas y Planetas de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud de la Universidad de Copenhague, Martin Bizzarro y Zhengbin Deng indica que el agua no necesariamente tuvo que llegar a Marte desde la “zona húmeda” del sistema solar, sino que pudo haberse creado por su cuenta en la superficie marciana. Un proceso que, según los científicos, también se pudo haber repetido acá en la Tierra.

Sobre Marte y el agua de su superficie

Según los cálculos de los investigadoras, durante los primeros 90 millones de años de existencia del planeta rojo, este pudo tener agua líquida en su superficie. Inicialmente, se habló de que la colisión de otros meteoritos activó procesos transformadores en el joven planeta.

Igualmente, los científicos notaron que, según la historia que cuentan los materiales de ‘Black Beauty’ el golpe de un meteorito particular pudo fomentar del desarrollo del efecto invernadero en Marte, un problema que daría pie a las condiciones necesarias para que el planeta tuviera agua líquida en su superficie –a pesar de su normalmente fría naturaleza.

¿Qué significa esto para el mundo?

Los estudios realizados a los componentes del meteorito apuntan a la posibilidad de que el agua sea un bioproducto. Y esto, específicamente, ha interesado en gran medida a los investigadores ya que implicaría que muchos más planetas de los que pensamos podrían tener agua como un suministro natural de su entorno y no como una particularidad entregada por un meteorito.

En pocas palabras, es posible que aún haya muchos más mundos por descubrir que tengan o hayan tenido en algún momento agua en su superficie. Claramente, elementos como estos ameritan más investigaciones detalladas y un fuerte seguimiento, ya que siguen surgiendo cada vez más hipótesis, y ninguna con las suficientes pruebas aún como para sobrepasar a los demás. Lo encontrado en el meteorito de ‘Black Beauty’ entra en esta misma categoría. Por lo que, aunque no será el fin de estas discusiones, sí marca el inicio de una nueva perspectiva que vale la pena considerar.

Referencia:

Early oxidation of the martian crust triggered by impacts: DOI: 10.1126/sciadv.abc4941