Joe Biden con la manos levantadas a la altura de los hombros

Joe Biden ha ganado la reciente contienda electoral de los Estados Unidos y con su triunfo surgen muchas interrogantes. Entre ellas, ¿qué cambios traerá al área tecnológica? ¿Qué pasará con el veto impuesto por el Estado a las compañías de tecnologías china? ¿Cómo gestionará los casos antimonopolios en contra de empresas como Google, Amazon, Facebook y Apple?

Hasta ahora, republicanos y demócratas han coincidido en que las empresas que gestionan las redes sociales de mayor impacto en la sociedad han crecido de forma acelerada, y cada día su alcance es mayor.

Antes de las elecciones, Trump comentaba que empresas como Twitter y Facebook abusaban de su poder y de su inmunidad para censurar su discurso y tachar de “engañosas” algunas de sus publicaciones.

Esta y otras actividades, como el hecho de que el algoritmo de Facebook tiende a sugerir grupos de odio a sus usuarios, llamaron la atención de los miembros del senado de Estados Unidos. Estos decidieron convocar a Google, Facebook y Twitter para discutir la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones.

Pero, ¿cómo influye la victoria de Biden en el caso de la sección 230?

Hasta ahora, ha sido poco lo que ha dicho el recién presidente electo. Sin embargo, en una declaración para The New York Times, Biden expresó que “debería ser revocada inmediatamente” la sección 230. Fundamentado en la idea de que estas plataformas sociales popularizan “falsedades”, aun estando consciente de ello.

Si la postura de Joe Biden se mantiene, y se deroga la sección 230, estas empresas perderían su inmunidad. Situación que podría afectar la forma en la que vemos las redes sociales, pues, esto obligaría a las empresas a ser más cautelosas con el contenido que comparten y pudiera ralentizar nuestras publicaciones.

Postura de Biden frente a prácticas monopolísticas

El recién electo presidente de EE.UU. apoya las leyes antimonopolistas, por lo cual se presume que se las pondrá difícil a empresas que conforman el grupo GAFA y que actualmente se encuentran bajo a averiguación. A excepción de Google que ya presenta cargos formales por prácticas monopolísticas.

Hasta ahora, Biden no ha sido claro con respecto a qué medidas tomar para frenar el avance de las estas empresas. Solo se ha inclinado por la “regulación como una forma de frenar su poder”, es decir, imponer censuras con base a las normativas estadounidenses.

Otro punto de interés gira en torno al tema comercial, y al pesado ambiente entre China y Estados Unidos.

¿Bajará el costo de los aranceles impuestos por EE.UU. a China?

El Departamento de Estado baja el mandato de Donald Trump impuso un veto a empresas asiáticas, como Huawei, ZTE y Tik Tok, asegurando que estas compañías atentan sobre la seguridad nacional de Estados Unidos, y que usan sus dispositivos para espionaje.

La guerra tecnológica entre estas potencias ha afectado a muchas empresas del ramo, incluso a Apple. Pues, EE.UU. cobra 250.000 millones de dólares en aranceles a compañías chinas, una suma extremadamente alta, por ende las compañías importadoras que hacen vida en Estados Unidos deben cobrar a sus usuarios más dinero y esto repercute de forma negativa en la economía de los estadounidenses.

Esta situación ha sido criticada por Joe Biden, quien no está de acuerdo con el alto costo de los aranceles. Aunque apoya la idea de ser drásticos con China, es decir, que se mantenga el bloqueo tecnológico.

De acuerdo a lo dicho es muy probable que el veto se mantenga, pero que el costo de los aranceles se flexibilice un poco. “Nuevas reglas y nuevos procesos” en el área comercial, es  lo que plantea demócrata al respecto.

Revitalizar banda ancha en zonas rurales

Rescatar la banda ancha en las zonas rurales es uno de los objetivos planteados por Biden durante su campaña. Incluso calificó este hecho como “la obligación moral de nuestro tiempo”.

Su idea es invertir 20 mil millones de dólares para aumentar la velocidad en la transmisión de datos en zonas rurales de Estados Unidos. Para ello, se asociará con los “servicios públicos municipales para llevar conexiones de banda ancha de fibra” a estas comunidades. Al respecto, el demócrata expresó lo siguiente:

“En un momento en el que tantos trabajos y negocios podrían ubicarse en cualquier lugar, el acceso a Internet de alta velocidad debería ser un gran equilibrador económico para las zonas rurales de Estados Unidos, no otra desventaja económica”.

Por el momento, esto es lo que se conoce sobre la victoria de Biden y las posibles repercusiones que podría sobre el área tecnológica.