monos saki

Aunque nos gustan las sociedad urbanizadas, muchos están de acuerdo en que es más saludable vivir en la naturaleza. Pero estos monos de Finlandia difieren totalmente, pues parecen preferir los sonidos del tráfico a los de la jungla.

Los investigadores finlandeses querían determinar si la tecnología podría mejorar el bienestar de los animales que se encuentran en cautiverio y descubrieron que los primates tienen gustos muy ruidosos.

Exposición a diferentes sonidos en cautiverio

mono saki, especie que muestra preferencia por sonidos del tráfico.
Mono sakí de cara blanca (Pithecia pithecia), especie escogida para el estudio.

Los animales dentro de un zoológico no solo tienen más contacto con los humanos que en su hábitat natural, sino también con muchas tecnologías. Y aunque hablar de ello por lo general tiene una connotación negativa, los expertos la utilizaron para aprender un poco más sobre el comportamiento animal “civilizado”.

Para ello, instalaron un túnel equipado con sensores en el recinto de los monos en el zoológico Korkeasaari de Helsinki. Entonces expusieron a los primates a una serie de sonidos: lluvia, tráfico, sonidos zen o música para bailar, pudiendo ellos escoger el de su preferencia.

Los participantes fueron monos saki de cara blanca, primates relativamente pequeños nativos de países de América del Sur. Entre ellos, Guyana, Surinam, Guayana Francesa, parte de Venezuela y el norte de Brasil. Cabe destacar que, aunque son numerosos, también son una especie amenazada por la destrucción de la selva tropical.

El sonido perfecto para descansar o acicalarse

Muchos esperarían que los primates prefirieran los sonidos más calmantes, como la música zen, ya que provienen de hábitats más silenciosos de los que los humanos estamos acostumbrados. Sin embargo, para sorpresa de todos, los monos prefirieron los sonidos del tráfico.

“Pensamos que disfrutarían de sonidos más calmantes, como la música zen, pero en realidad activaron más los sonidos del tráfico”, dijo a la AFP Ilyena Hirskyj-Douglas, investigadora de la Universidad Aalto de Finlandia.

Notaron que los monos durmieron o se arreglaron entre ellos dentro del túnel cuando lo que sonaba eran vehículos retumbando, algo que no hicieron con ninguno de los otros sonidos. Según Hirskyj-Douglas, esta fue una clara señal de preferencia por los sonidos del tráfico.

¿Por qué a los monos les gusta el sonido del tráfico?

La coordinadora de investigación del zoológico, Kirsi Pynnonen, cree que los sonidos del tráfico pueden resultar similares a los que emiten los monos cuando se comunican entre ellos.

Como muchos saben, “en la naturaleza, estos monos utilizan silbidos agudos, chillidos y croar para mantenerse en contacto”. Puede que los animales se sientan identificados o encuentren cierta similitud en los sonidos de la ciudad con los que suele haber en su entorno.

El objetivo de estos experimentos en conocer y comprender las preferencias de los animales en cautiverio para, de esta forma, darles mayor control sobre lo que desean escuchar. Esta exposición a sonidos fue el primero intento, pero los investigadores creen que podrían proporcionarles estímulos adicionales en el futuro mientras estén en el zoológico.

Mientras tanto, otros zoológicos de Europa han copiado la iniciativa de investigación, y probarán con estímulos visuales. Ahora instalarán pantallas dentro del túnel para que los monos las observen si así lo desean, tal como los humanos cuando encienden su televisor.

Referencia:

Zoo monkeys prefer traffic noise to natural sounds: study.
https://phys.org/news/2020-11-zoo-monkeys-traffic-noise-natural.html