Niño sonándose la nariz en un pañuelo desechable.
Vía iStock.

Este miércoles Canadá ha sorprendido al mundo con el anuncio de la aparición de una rara cepa de gripe porcina en sus fronteras. Efectivamente, alrededor de esta época inicia la temporada de influenza en el territorio. Por ende, los casos de esta y sus derivadas comienzan a hacer presencia con fuerza. Sin embargo, a pesar de esto, la nación no se esperaba tener que lidiar además con una versión distinta de la enfermedad que la aqueja anualmente.

Las autoridades canadienses mantienen una vigilancia cercana de este tema, e incluso, a través de sus plataformas oficiales ofrecen informes semanales que hacen seguimiento a los casos de influenza en su territorio. Por este motivo, apenas se detectó y reportó esta anomalía, las alarmas sonaron en todo el territorio.

Canadá anuncia detección de cepa extraña de gripe porcina

La nación canadiense reveló la información a través de varios medios. Por un lado, la página gubernamental de Alberta fue una de las primeras en transmitir la información. En ella, tanto la directora médica de salud de Canadá, la Dra. Deena Hinshaw, como la veterinaria en jefe provincial, la Dra. Keith Lehman, dieron a conocer la situación sobre el particular caso de gripe porcina detectado en su territorio:

“Se ha detectado un caso confirmado de la variante de influenza A (H1N2) v en el centro de Alberta. Actualmente, este parece ser un caso aislado y no hay un mayor riesgo para los habitantes de Alberta en este momento. Este es el único caso de influenza reportado en Alberta en lo que va de la temporada de influenza”, escribieron las doctoras.

Sumado a esto, Teresa Tang, la directora de Salud Pública de Canadá, utilizó su cuenta en Twitter para dar a conocer el artículo informativo de Alberta:

“1/3 En Canadá se ha notificado un solo caso de variante de influenza A (H1N2) v. Este es un tipo raro de gripe en humanos, generalmente se adquiere por exposición a cerdos infectados y no se sabe que se transmita fácilmente de persona a persona”.

En el resto de su hilo, Tang afirma que ya hay un equipo de expertos en salud pública tanto provinciales como federales que trabajan lado a lado para investigar la situación.

Igualmente, aclara que la infección detectada no se trata de una variante del pandémico COVID-19 y que no está relacionada de ningún modo con él. Esto último con la intención de cortar de raíz cualquier desinformación que podría surgir en torno a la situación.

¿Cómo se identificó la cepa extraña?

“El virus se detectó a mediados de octubre después de que un paciente de Alberta buscara atención médica con síntomas similares a los de la influenza”, escribieron Hinshaw y Lehman.

Cuando la variante de la gripe porcina H1N2, derivada de la Influenza A y diferente de la gripe porcina H1N1, llega al organismo, esta tiende a ocasionar un cuadro sintomático bastante similar al del resfriado común. Por lo general, los individuos comienzan a presentar tos , fiebre y estornudos constantes. Igualmente, otros síntomas más graves como dificultad para respirar, enrojecimiento o inflamación de los ojos y falta de apetito también se pueden abrir camino hasta el cuadro sintomático.

Afortunadamente, en esta ocasión el caso atendido en los centros de salud de Alberta resultó ser leve. Por lo que, una vez detectaba y atendida la enfermedad, el paciente se recuperó rápidamente. Ahora, el siguiente paso del gobierno de Canadá será averiguar si, en el ínterin, el paciente llegó a contagiar a más personas con esta variante de la gripe porcina.

Las autoridades de Canadá ya están investigando el caso de gripe porcina

Para poder hacer el seguimiento adecuado de la situación, los funcionarios de salud del país trabajarán en conjunto con Alberta Agriculture and Forestry. Igualmente, el Gobierno de Alberta también se aliará con los Alberta Health Services (AHS) y la Agencia de Salud Pública de Canadá con la finalidad de movilizarse todos hacia una meta común: hacer seguimiento a la gripe porcina H1N2.

Para lograr esto, los AHS se encargarán de realizar pruebas a los residentes del centro de Alberta que podrían haberse expuesto a n contagio. Esta vendrá de la mano con el test del COVID-19 si estos se presentan en los centros de evaluación esparcidos por la zona. Con esto, dejan claro que dicha evaluación será totalmente opcional. Pero, las doctoras han llamado a la población a colaborar para poder tener una vigilancia mucho más efectiva sobre esta variable de la influenza en la región.

¿Comer cerdos es ahora un riesgo?

“El H1N2 no es una enfermedad relacionada con los alimentos. No es transmisible a las personas a través de la carne de cerdo u otros productos que provienen de los cerdos y no existe ningún riesgo asociado con comer cerdo”, aclararon las autoras.

En general, sí está claro que los cerdos son los puntos de contagio de esta enfermedad. Por lo que, solo las personas que tienen contacto con un espécimen infectado parecen estar en riesgo. Ya que, hasta ahora, parece que la transmisión entre humanos es bastante rara.

Sin embargo, el que el virus venga de los cerdos no implica que ya no se puedan comer. De hecho, no ha habido evidencias de que el consumo de alimentos derivados de estos animales haya causado algún caso de gripe porcina H1N2. Por esto, las doctoras llaman a la calma ante esta situación, nuevamente buscando evitar la proliferación de la desinformación.

Gripe porcina H1N2, la variante de la influenza A

“La variante de influenza A (H1N2) es rara con solo 27 casos reportados a nivel mundial desde 2005, y ningún caso en Canadá antes de este”, acotaron Hinshaw y Lehman.

Por su lado, en un comentario aparte, la Dra. Lehman dijo:

“Tendemos a ver aproximadamente entre 10 y 30 casos [de gripe porcina H1N2] identificados por trimestre, por lo que es un virus que no es infrecuente en nuestras poblaciones de cerdos”.

Debido a esto, incluso aquellos en contacto con ellas, tienen una probabilidad baja de terminar contagiados. De allí que los números casos de esta particular enfermedad apenas se cuenten en pocas decenas.

Aún ahora, noticias como la recién liberada en Canadá o la que se dio a mediados de año sobre el surgimiento de cepas nuevas de gripe porcina en China, el mundo tiembla ante la posibilidad de que el COVID-19 se repita. Pero, afortunadamente, según parece, ambas son situaciones que no guardan el mismo nivel de peligro que el coronavirus. Por lo que, aunque es importante mantenerlas bajo control, no son motivo para entrar en pánico.