Foto con acercamiento a la selfie medieval de un obrero tallada en el capitel de una de las columnas de la catedral.
Crédito: Dra. Jennifer Alexander.

Las selfies son sin duda un ícono de la época moderna. Sin embargo, estas en esencia –al verlas como autorretratos– se remontan mucho más atrás en el tiempo de lo que podríamos creer. Como un claro ejemplo de esto, tenemos a la nueva ‘selfie medieval’ que han ubicado investigadores británicos dentro de la catedral Santiago de Compostela, en España.

Según parece, durante el siglo XI uno de los albañiles, conocidos como canteros, encargado de colaborar con la construcción del gran monumento decidió dejar en él su propio toque. Por este motivo, oculto a simple vista, creo un autorretrato que miraría a los visitantes y clérigos por siglos desde el tope de las columnas de la catedral sin ser notado.

Ahora, la doctora Jennifer Alexander, quien es investigadora del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Warwick en el Reino Unido, junto a su equipo de investigación ha revelado finalmente el secreto de autorretrato tallado. Claramente, el cantero esperaba dejar su huella en un espacio que pasara desapercibido pero que perturbara en el tiempo. Actualmente, habiéndolo encontrado casi mil años después de su diseño, podríamos decir que el hábil albañil tuvo mucho éxito.

Ubican una ‘selfie medieval’ en la catedral Santiago de Compostela

Foto del autoretrato medieval de un obrero tallada en el capitel de una de las columnas de la catedral.
Crédito: Dra. Jennifer Alexander.

La Dra. Alexander se encontraba realizando una investigación “piedra por piedra” de la cateral para registrar el estado de su infraestructura, tal como reportó originalmente el medio The Guardian. Fue justamente en esa investigación que, comenzando a observar las áreas superiores de la catedral Santiago de Compostela se pudo ubicar la curiosa ‘selfie medieval’.

La ‘selfie medieval’ del albañil anónimo

En la parte superior de una de las columnas de la catedral, se encuentra el autorretrato del obrero anónimo que decidió inmortalizarse en la piedra. Sin embargo, para poder verdaderamente apreciarlo es necesario elevarse 12 metros sobre el piso de la edificación, de forma que se quede a nivel de la creación.

Una vez allí, es posible observar, entre los tallados de hojas follaje y demás figuras ornamentales, un rostro de unos 28 centímetros de alto. En él, se ve el rostro redondeado y de expresión alegre del cantero. Asimismo, se distinguen perfectamente su cabello, sus manos y sus dedos. Según la Dra. Alexander, el albañil debió ser uno muy habilidoso, ya que su ‘selfie medieval’ está tallada en la catedral sobre piedras de granito, un material particularmente difícil de moldear.

Un secreto en las alturas

“Por lo general, [estas esculturas] se encuentran en rincones oscuros donde solo los encontraría otro cantero. Este se encuentra en una parte del edificio en donde tendrías que ser albañil para estar allí y verlo. Está escondido entre un conjunto completo de capiteles [la parte superior de una columna] que de otra manera serían simples”, le comentó la Dra. Jennifer Alexander al medio Observer.

El medio ArtNet también hizo referencia a esta particular selección para la ubicación de la ‘selfie medieval’ dentro de la catedral. Claramente, este pequeño retrato oculto hace las veces de un “easter egg” de la época creado por el albañil de la construcción y pensado solo para ser visto por sus pares.

Por lo general, el clero no se moviliza por las partes superiores de la catedral e, incluso hasta la fecha, el público general y los peregrinos tampoco la frecuentan. Por lo que, en su momento, solo otro cantero podría hacer subido lo suficiente como para apreciar el trabajo que su colega ocultó en la seguridad de las alturas.

De hecho, estas son naturalmente los espacios que más han conservado su esencia original desde la construcción de la catedral española. En las áreas más bajas, los diseños y las piedras están cubiertos con pintura y modificaciones que se acumularon durante los años. Mientras que, las zonas superiores no han recibido estos tratamientos y, por ende, han conservado gran parte de sus marcas originales.

Ocultos a plena vista

La ‘selfie medieval’ recién descubierta en la catedral española no es la primera en su tipo. De hecho, un descubrimiento muy similar se dio en la iglesia Southwell Minster, de Nottinghamshire, Inglaterra. En este caso, el retrato del otro cantero anónimo se encontraba en las alturas y oculto por las sombras. Por lo que solo iluminando el techo es posible apreciar el diseño.

En total, podemos ver que pareció ser una costumbre de la época que los albañiles de más bajo rango, usualmente encargados de los más grandes trabajos de construcción, encontraran sus propios modos de dejar su huella en sus creaciones. Al parecer, la necesidad humana por dejar un recuerdo a las futuras generaciones no ha cambiado desde hace siglos. Sin embargo, el contenido de dichos mementos sí ha variado notoriamente, como es el caso de este pilar con memes tallados que ha sido enterrado para la posteridad por 9GAG.

Volviendo a la catedral de España, lastimosamente, los registros de participación en este tipo de obras son escasos y más si hablamos de los obreros de rangos bajos. Por lo que, aunque tenemos una idea de su habilidad e inventiva del habilidoso albañil, es muy probable que nos quedemos sin conocer su verdadera identidad.