mujer con tos llevando su mano cerrada a la boca

La actual pandemia ha incrementado el interés por determinar cuán lejos pueden llegar los fluidos que emitimos desde nuestro cuerpo. Siguiendo esta dinámica, los investigadores del Instituto de Computación de Alto Rendimiento han llevado a cabo un estudio dirigido a determinar cuántos metros puede recorrer una gota de tos.

En su artículo en la revista Physics of Fluids, indican que una gota de tos de 100 micrómetros (µm) puede recorrer hasta 6,6 metros a una velocidad del viento de 3 metros por segundo (m/s). Pero esta distancia puede ser mayor en condiciones de aire seco, debido a la evaporación.

Al alcance de las gotas de tos a uno y dos metros de distancia

Los investigadores consideraron dos personas de pie al aire libre en un ambiente tropical; uno de ellos, de 1,70 metros de altura, experimenta una tos repentina mientras que el otro, de 1,59 m, queda como “receptor”.

Después de toser, el individuo empieza a respirar normalmente, mientras que el receptor mantiene la respiración normal en todo el proceso. El documento indica que usaron una temperatura de respiración de 36 grados Celcius con una humedad relativa de 100 por ciento en la región de la boca. Y las gotas emitidas por el tosedor tienen tamaños que van desde 2 µm a 1000 µm.

Evaluaron dicha situación bajo dos condiciones: una en la que el emisor de gotas de tos y el receptor estaban separados por un metro de distancia, y otra en la que los separaban dos metros. Para ello recurrieron a herramientas computacionales basadas en modelos matemáticos complejos. Entre ellos, ecuaciones de dinámica de fluidos, transferencia de calor, y de seguimiento y evaporación de gotas.

La importancia del distanciamiento social en la pandemia

A un metro de distancia, las gotas de tos cayeron rápido al suelo por la gravedad, pero al salir en chorro, podrían recorrer una distancia de un metro incluso sin viento. Sin embargo, las gotas medianas se separaban en gotas más pequeñas y, por consiguiente, más ligeras y más fáciles de arrastrar por el viento. Estas viajaban más lejos.

“Las gotas grandes pueden viajar más de 1 m en condiciones sin viento. La distancia de viaje se correlaciona bien con la velocidad del viento. Para una gota de 100 µm, la distancia de viaje aumenta de 0,8 m sin viento a 6,8 m con una velocidad del viento de 3 m/s”.

A dos metros de distancia, pasa algo similar, aunque las gotas tardan más en llegar al receptor. Los investigadores explican que el aumento de la distancia entre los implicados reduce significativamente la densidad del número de gotas que llegan al receptor.

Cabe destacar que los metros que recorren las gotas de tos depende también de las condiciones ambientales. Factores como la velocidad del viento, los niveles de humedad y la temperatura del aire pueden aumentar o reducir su alcance.

Los resultados corroboran una vez más las recomendaciones emitidas por las agencias sanitarias y la Organización Mundial de la Salud (OMS). El uso de mascarillas puede reducir la cantidad de gotas de tos o estornudos a las que nos exponemos, pero este método debe complementarse con una distancia física de al menos un metro.

Referencia:

Dispersion of evaporating cough droplets in tropical outdoor environment. https://aip.scitation.org/doi/10.1063/5.0026360