Reparto víctima de la maldición de Rebelde Sin Causa

Los amantes del séptimo arte seguramente reconocerán el nombre de ‘Rebelde sin Causa’, el clásico drama de 1955 sobre la decadencia moral de la juventud americana y de las dificultades de la adolescencia como las profundas diferencias y conflictos intergeneracionales.

Dirigida por Nicholas Ray y protagoniza por un relevante elenco de jóvenes, y prometedoras, estrellas, ‘Rebelde Sin Causar’ fue todo un éxito para la década de los 50, y posicionó a James Dean como todo un adonis de su “tiempo”. Pero, ¿alguna vez se imaginaron que la cinta se ganaría la reputación de estar “maldita”?

Aunque pensarán que nos hemos vuelto locos, existen rumores sobre una maldición que gira en torno de la producción de Ray, ya que, “casualmente” ninguno de los jóvenes actores que protagonizaron la cinta llegaron a cumplir los 45 años. Muriendo cada uno de formas “sospechosas”.

Sin duda alguna es una teoría fuera de lo común, pero, debemos admitir que es sospechoso que el reparto de la misma producción haya fallecido “repentinamente”, luego de rodar la película que, para los que no lo sabían, está basada en un drama criminal adolescente de la vida real.

Las víctimas de la “maldición”

James Dean

El primero de sucumbir ante la “maldición del Rebelde Sin Causa” fue el protagonista de la historia, el chico malo por excelencia, James Dean, quien murió el 30 de septiembre de 1955, casi un mes exacto antes de que la cinta se estrenara oficialmente.

Todo el caso de Dean es atemorizante, sobre todo porque no se suponía que él estaría en la producción. Los informes revelan que el actor solo llegó a la cinta porque Elizabeth Taylor quedó embarazada.

A ver, les damos un poco más de contexto. Si bien el estudio de ‘Rebelde Sin Causa’ tenía en mente a Tab Hunter para el papel de Jim, Ray prefirió a Dean para el rol. Sin embargo, su agenda estaba copada de proyectos, lo que no le permitía unirse al rodaje de la “cinta maldita”. Pero, todo cambio cuando Taylor, su coestrella en ‘Giant’, se embarazó y el rodaje de esa película tuvo que adelantarse.

Entendiendo que la agenda de Dean se “desocupó”, este pudo unirse a ‘Rebelde Sin Causa’ pero, al parecer no fue para bien. El actor falleció en un grave accidente de tráfico, mientras viajaba en su Porche 550 Spyder por la ruta 466 en Paso Robles, California.

Lo más misterioso de todo es que, Dean, estaba acompañado por el mecánico Rolf Wütherich, quien sobrevivió al impacto del accidente, mientras que el actor murió por quedar atrapado bajo el amasijo de hierros en los que se convirtió el coche tras el golpe. La estrella solo tenía 24 años.

James Dean, protagonista de 'Rebel Without a Cause'

Nick Adams

La siguiente víctima fue el actor Nick Adams, quien murió a los 36 años de edad por una sobredosis de medicamentos recetados. Falleció el 07 de febrero de 1968.

En un principio, las investigaciones arrojaron que el actor se había suicidado, pero, aún para este 2020, su muerte sigue siendo un misterio sin resolver, ya que, algunos de sus allegados alegan que la estrella fue asesinada.

Sin embargo, el caso quedó “abierto”, sobre todo porque nunca se consiguió un verdadero motivo para que la policía sospechara que la muerte de Adams tenga conexión con un homicidio. En vista de eso, el caso fue archivado en la caja de “muertes misteriosas de Hollywood”.

Nick Adams, co estrella de Rebelde sin causa cuya muerte fue muy misteriosa

Sal Mineo

Ahora, lo peculiar de la siguiente víctima del reparto de ‘Rebelde Sin Causa’ no es solo su muerte, sino el tiempo en el que ocurrió. Sal Mineo falleció justo en el mismo mes que Adams y solo 5 días después del aniversario de su muerte: 12 de febrero de 1976.

Para la década de los 70, Mineo actuaba en un proyecto teatral que le había sido merecedor de grandes críticas por su rol como un ladrón bisexual. Sin embargo, un día, regresando a su casa de un ensayo de esa misma obra, fue sorprendido por –sí, lo adivinaron– un asaltante que, de acuerdo con las fuentes, lo apuñaló varias veces, una de esas atinándole a su corazón. Mineo solo tenía 37 años.

A diferencia del caso de Adams, Mineo sí tuvo justicia, ya que, un tiempo después, la policía detuvo a un sospechoso, Lionel Ray Williams, un repartidor de pizzas que recibió 57 años de prisión por el asesinato del actor. Hasta hoy, se desconoce el motivo y qué se llevó el ladrón.

Sal Mineo, asesinado por un ladrón

Natalie Wood

Por último en la lista de víctimas, se encuentra Natalia Wood que, al igual que su colega Nick Adams, su muerte sigue siendo un completo misterio, tanto así que en el 2012 se reabrió su caso, pero el veredicto terminó siendo “causa de la muerte: indeterminada”.

Wood fue, de todas las víctimas, la que más cerca estuvo de cumplir los 45 años, pero, falleció a los 43 años, el 29 de noviembre de 1981.

La actriz se encontraba navegando hacia la Isla de Santa Catalina –con su esposo, Robert Wagner, el actor Christopher Walken y el capitán del barco, Dennis Davern– cuando se ahogó misteriosamente. Su cuerpo fue hallado a una milla de distancia de la embarcación, pero hasta el día de hoy, ninguno de los que navegaban con ella fue apresado por asesinato.

Por su parte, Walken aseguró que Wood y su esposo habían tenido una fuerte discusión la noche anterior, pero, según Robert, cuando se fue a la cama, ya su esposa no estaba con él en la habitación. Afirmó que nunca se preocupó porque solo asumió que ella seguía resentida por la discusión anterior.

Su cadáver presentaba moretones en su cuerpo y sus razones, así como abrasiones en su mejilla izquierda, pero nunca se pudo determinar si estas fueron causadas por la caída o por eventos previos a su muerte. Su autopsita reveló que tenía un nivel de 0,14% de alcohol en sangre y medicinas en el torrente sanguíneo, como una píldora contra el mareo.

Lo último que reveló el forense es que Woods pudo haberse caído por la borda tras el efecto que el alcohol y las píldoras causaron en su torrente sanguíneo, y que, por lo mismo, la causa final de su muerte fue un ahogamiento.

Natalia Wood, actriz asesinada o muerte por accidente