gorila de montaña con expresión de nostalgia

Aunque muchas relaciones estén destinadas a fracasar entre los humanos, muchos otras permanecen para toda la vida, y lo mismo pasa con ciertos animales. Recientemente, los investigadores confirmaron que los gorilas de montaña pueden mantener amistades incluso después de una separación de 10 años.

El estudio de más de década y media involucró grupos de gorilas de montaña en el Parque Nacional de los Volcanes, Ruanda. Y sus hallazgos, publicados en Journal of Animal Ecology, sugieren que estos primates pueden ser tan territoriales y, a la vez, tan nostálgicos con sus buenos amigos como ocurre entre los humanos.

Gorilas viven en grandes familias durante años

Los gorilas de montaña (Gorilla beringei beringei) viven en grandes familias en las que todos participan en diferentes tareas de convivencia. Buscan comida y se alimentan, descansan y duermen juntos. Para ello tienen un “rango de hogar central” y un “rango periférico”.

Pero hay situaciones en las que estos grandes grupos familiares deben separarse de forma permanente, y en el proceso pueden alejarse gorilas habían vivido juntos durante muchos años. Aún así, ciertas amistades entre los gorilas pueden mantenerse en el tiempo aún después de una separación.

Cabe destacar que suelen reaccionar de forma agresiva cuando otro grupo se pierde en su territorio central, incluso si se trata de individuos con los que han tenido contacto antes. En cambio, en las periferias, esta agresividad se limita a grupos menos familiares.

“Las reuniones de grupos son bastante raras y, al principio, ambos grupos suelen ser cautelosos”, dijo el Dr. Robin Morrison, del Fossey Fund y del Centro de Investigación del Comportamiento Animal de Exeter. “A menudo se golpean el pecho y muestran su fuerza, pero la interacción puede volverse agresiva, con peleas y gritos, o ‘afiliativa'”.

Cuando el experto habla de interacciones “afiliativas” se refiere a la unión. En lugar de reaccionar de forma agresiva ante la invasión de su territorio, pueden entremezclarse con sus similares, llegando incluso a jugar y descansar juntos.

Gorilas pueden mantener amistades si no exceden los límites de su territorio

Un gorila sentado en su territorio central, el cual podría proteger incluso de sus amistades
Los gorilas pueden afiliarse con las viejas amistades, incluso tras 10 años de separación, siempre y cuando no lleguen a sus áreas centrales.

Los investigadores examinaron 16 años de datos sobre el movimiento simultáneo y los patrones de comportamiento e interacción de 17 grupos de gorilas de montaña. Considerando todo lo dicho hasta ahora, el interés se centraba en comprender los factores que influenciaban el comportamiento agresivo o afiliativo entre los primates.

En efecto, había defensa territorial ante la invasión de extraños, pero esta dependía en cierta forma de la historia previa de ambos grupos. Cuando los invasores eran gorilas de los que se habían separado previamente, en lugar de agresividad, mostraron una actitud mansa y de afiliación, siempre que estuvieran en las periferias de su hogar.

Ahora bien, cuando los visitantes se adentraban más de lo que debían y alcanzaban las áreas centrales, la reacción de los gorilas fue siempre agresiva, sin importar la historia de sus relaciones.

Los gorilas pueden mantener sus amistades en el tiempo, incluso después de una separación de una década completa. Los investigadores creen que, bajo estas condiciones, tienen más de cuatro veces más probabilidades de ser amables con los demás cuando se reencuentran.

“Esto sugiere que la reducción de la agresión al acceder a áreas dentro de los territorios de los vecinos puede ser una ventaja para el mantenimiento de las relaciones entre los grupos y un motor potencial en la evolución de las relaciones a largo plazo posteriores a la dispersión y las sociedades complejas de varios niveles”.

Rangos de territorio y amistades similares a los de los humanos

Suena como un comportamiento muy primitivo, pero si lo analizamos bien, algo similar ocurre entre los humanos. Un viejo amigo casi siempre será bienvenido en nuestro hogar si respeta los límites. ¿O dejarías que, de la nada, un amigo que nos ves hace 10 años llegue a tu casa y se acueste en tu cama?

El hecho es que el estudio de los gorilas no solo permite comprender mejor las interacciones entre ellos, sino también las de los humanos, que también manejamos rangos de territorio. Pero más importante aún, puede ayudar a “estimar la dinámica y las tendencias futuras de la población” entre los hábitats de estos gorilas en peligro de extinción.

Referencia:

Inter‐group relationships influence territorial defence in mountain gorillas. https://besjournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2656.13355