Fotografía de la axila izquierda de una mujer en ropa deportiva mientras sostiene con la mano derecha un recorte de papel blanco inmaculado, mostrando que no hay sudo en su axila y haciendo referencia a la acción de un antitranspirante.
Vía Pxfuel.

El antitranspirante es uno de esos elementos con los que contamos siempre en nuestra cotidianidad, ya que nos evita malos olores. Su uso se ha vuelto parte de nuestra rutina y dependemos de él sin pensarlo dos veces. Sin embargo, ¿qué tanto es lo que conocemos verdaderamente de él?

Un primer punto que deberíamos tener claro sobre estos es que los antitranspirantes no son lo mismo que los desodorantes. Pero, como por lo general, como producto, estos vienen juntos, tendemos a mezclar un significado con otro.

Para poder hacer una clara diferenciación, el dio Dollar Shave Club habló con el experto en productos y químico, Fadi Mourad. Ahora, acá te contaremos lo más resaltante destacado por el también profesor de la Universidad Americana de Beirut sobre los antitranspirantes, su funcionamiento y lo que los separa de los desodorantes.

Antitranspirantes vs desodorantes

En primer lugar, un punto que se debe destacar es que los antitranspirantes contienen más ingredientes a base de aluminio, mientras que la predominancia en los desodorantes es de compuestos a base de alcohol.

Esta diferencia se da ya que el propósito de un desodorante es, como sabemos, evitar el mal olor en las axilas. Para esto, utilizan compuestos de alcohol que eliminan las colonias de bacterias que se crean en la zona y que son responsables de los característicos malos aromas.

Por su parte, el antitranspirante, como nos lo indica su nombre, tiene la misión de evitar desde un principio que sudemos. De este modo, se evita que la axila se humedezca con nuestra transpiración y, como consecuencia, las bacterias no tienen dónde proliferar.

En resumen, mientras que el desodorante se ocupa de matar las bacterias causantes del mal olor en el sudor; los antitranspirantes detienen la sudoración por completo. Como consecuencia, ambos son capaces de evitar los malos olores, pero a través de mecanismos totalmente distintos.

Entonces… ¿Cómo funciona realmente un antitranspirante que te evita malos olores?

Como dijimos, el antitranspirante usualmente trabaja con compuestos a base de aluminio como: el cloruro de aluminio, el tetraclorohidrex gly de aluminio y circonio. Esta se trata de la combinación más básica que se puede encontrar en el mercado, según comenta Mourad.

Ahora, cuando los compuestos entran en contacto con el sudor  estos se activan y forman un “tapón” que bloquea los poros. A su vez, fuerzan a estos a encogerse. De este modo, el sudor no puede salir ya que su canal de expulsión se ha bloqueado y encogido al mismo tiempo.

“Los antitranspirantes solo deben usarse debajo de los brazos y se deben aplicar en una capa uniforme sobre la piel seca”, advierte Mourad. Esto porque su diseño obstructor podría resultar en acné y forúnculos en otras áreas de la piel.

Finalmente, es necesario tener en cuenta que el efecto del antitranspirante solo será temporal. A medida que las células de piel muerta se desprendan naturalmente, los poros se irán destapando y la dermis de la axila volverá a la normalidad.

¿Cómo aprovechar mejor las capacidades del antitranspirante para evitar malos olores?

Para poder disfrutar del mejor resultado y así evitar malos oloeres es importante que el antitranspirante se aplique sobre piel seca. Al hacerlo, este tendrá la posibilidad de penetrar más profundamente los poros antes de activarse con la humedad del sudor.

Igualmente, otro punto importante es que hay que dejarlo secar antes de colocarse la camina. Esto debido a que, si no esperamos, el contenido podría terminar inutilizado en la axila de nuestra prenda en lugar de en la nuestra.

Igualmente, Mourad recomienda que para sacar el mayor provecho al antitranspirante este se aplique por la noche, 15 o 20 minutos después de la ducha. De este modo, se podrán cumplir con todos los requisitos antes mencionados y será mucho más efectivo que si lo hubiéramos aplicado en la mañana, en medio del apuro del nuevo día. Este es sin duda un dato que a varios nos podría servir de mucho en el futuro.