tiburones dentro del océano

El desarrollo de vacunas contra el coronavirus ha aumentado la demanda de una sustancia presente en los tiburones, las plantas e incluso en la piel humana: el escualeno. Su uso promete aumentar la efectividad del medicamento, pero a cambio está poniendo en riesgo a las especies en el océano.

Escualeno, un ingrediente clave en las vacunas contra el coronavirus

El escualeno es una sustancia aceitosa presente en altas concentraciones en el hígado de los tiburones. Dentro de ellos, cumple la función de ayudarlos con la flotabilidad, debido a su baja densidad en comparación con la del agua.

Sin embargo, los humanos han descubierto que es útil para mejorar la efectividad de las vacunas, no solo contra la COVID-19, sino también contra otras enfermedades. En la actualidad, el escualeno es un ingrediente clave, y la competencia por el desarrollo y producción masiva de vacunas ha aumentado su demanda.

Pero no solo se utiliza en vacunas, sino también en una amplia gama de cosméticos y productos para el cuidado de la piel. Entre ellos, cremas humectantes, barras de labios, protectores solares, aceites de baño, bases, maquillaje de ojos y cremas corporales.

Una sustancia que mejora la respuesta inmune frente a las vacunas

frasco y jeringa vacuna contra el coronavirus que podría contener escualeno de los tiburones
El escualeno es un ingrediente extraído de los tiburones y usado en las candidatas a vacunas contra el coronavirus porque mejora la respuesta inmune.

Los investigadores aún no saben cómo es que esta sustancia resulta tan efectiva para mejorar la respuesta inmune que detonan las vacunas. Muchos de los proyectos actuales están trabajando en asociación con GlaxoSmithKline, un fabricante de un componente derivado del escualeno que se usa para las vacunas.

Pero habiéndose demostrado que es segura, millones de dosis la contienen y de seguro también las próximas que se producirán. Si la vacuna aprobada contiene este ingrediente, es probable que su demanda global se dispare en los próximos años.

¿Por qué la industria prefiere extraer escualeno de los tiburones?

Como indicamos al principio, el escualeno es abundante en el mundo natural, incluso fuera del océano, pero los tiburones son la fuente de extracción preferida por la industria. Una de las razones es que el escualeno en su hígado es mucho más fácil y económico de procesar que el de otras procedencias.

“Es más fácil y más barato que si quisiera obtener escualeno de, digamos, aceite de oliva”, dijo Liza Merly, inmunóloga de tiburones de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami.

¿Cuántos tiburones se necesitarían para producir vacunas contra el coronavirus?

Shark Allies, una organización sin fines de lucro dedicada a proteger a los tiburones salvajes, ha estado investigando el tema y sus hallazgos no son nada alentadores. Su estimación sugiere que para producir los miles de millones de dosis de vacunas contra el coronavirus necesarias para inyectar dos veces a cada persona en el mundo se necesitarían unos 500,000 tiburones.

Catherine Macdonald, bióloga de conservación marina y ecologista de la Escuela Rosenstiel de la UM, trabajó aparte para hacer una estimación más cuidadosa y los resultados no fueron tan distantes. Según sus cálculos, para suplir la demanda actual de escualeno, serían necesarios unos 360,000 tiburones.

Estos datos generaron polémica internacional, y el rechazo de GlaxoSmithKline, que argumenta que la estimación es exagerada. Pero los defensores de tiburones no están convencidos, y recuerdan que la compañía se niega a especificar el origen de todo el escualeno que suministra a los proyectos.

Poca regulación de la pesca de tiburones

Pero para Macdonald un factor importante a considerar es de la falta de transparencia de la industria de pesca de tiburones. Bien sabemos que, aunque existan prohibiciones, muchos barcos hacen caso omiso de ellas y sigue con la caza de especies amenazadas.

GlaxoSmithKline dice que está utilizando tiburones que se pescaron con fines diferentes a la extracción es escualeno. Pero aún hay desconfianza en esta afirmación, y se debe precisamente a la escasa regulación del sector.

Merly dice que la situación no debería ser tan catastrófica si la industria empieza a operar de forma más estratégica y transparente. Señala formas más sostenibles de extraer el escualeno de los tiburones para fabricar las vacunas contra el coronavirus, como usar tiburones cazón. Esto puede tener un impacto ambiental menos grave que cazar otras especies menos abundantes.

El mundo espera con ansias un medicamento que ayude a acabar con la pandemia de COVID-19 y permita a los humanos volver a la normalidad. Pero vemos que este paso apresurado podría tener un impacto nocivo y grave en otras especies.

Referencia:

Here’s why shark researchers are concerned about a potential COVID-19 vaccine. https://phys.org/news/2020-10-shark-potential-covid-vaccine.html