Piezas alusivas a la computación cuántica: engranajes, medidor, cables.

A principios de año, la multinacional estadounidense Honeywell anunciaba haber creado la computadora cuántica más potente del mundo, la H0. En su momento, la empresa señaló que su súper modelo producía un volumen cuántico igual a 64, es decir, una potencia superior a los 32 presentados por su rival IBM en uno de sus diseños.

Tal parece que Honeywell ha seguido trabajando en mejorar su modelo cuántico, pues, ha informado acerca de un nuevo diseño, se trata del H1. Una computadora que basa su funcionamiento en “iones atrapados”, además cuenta con 10 qubits, métricas que pueden llegar a alcanzar un “volumen cuántico de 128”.

Pero, ¿qué significa qubit?

En uno de nuestros artículos comentamos que los quibits son aquellos capaces de contener múltiples estados de información simultánea, una característica conocida como superposición, lo que permitiría resolver problemas mucho más rápido que un ordenador estándar.

Y, ¿el volumen cuántico?, es una métrica que determina la “longitud y complejidad de los circuitos” computacionales. A mayor volumen, mayor rendimiento.

Estos factores se combinan para multiplicar capacidades en ordenadores convencionales, y formar los llamadores computadores cuánticos, equipos con mayor poder de procesamiento.

Honeywell ha implementado lo descrito anteriormente para desarrollar el modelo H1, el cual estará disponible en Azure Quantum, un servicio de computación en la nube.

Honeywell  también anuncia su hoja de ruta cuántica

La multinacional estadounidense ha informado acerca de la hoja de ruta a seguir por los venideros de 10 años. En esta se muestra en qué proporción se aumentará la cantidad de qubits.

El objetivo es cuadruplicar el valor actual, es decir, pasar de 10 a 40 qubits, con la intención de desarrollar nuevas generaciones de equipos “tolerantes a fallas”. Al respecto, el presidente de Honeywell Quantum Solutions, Tony Uttley agregó:

“La metodología única de Honeywell nos permite actualizar de forma sistemática y continua la generación H1 de sistemas a través de un mayor recuento de qubits, una fidelidad aún mayor y modificaciones de funciones únicas”.

Honeywell, al igual que empresas como IBM y Google, apuesta por los ordenadores cuánticos y confía en que estos equipos revolucionarán el mundo de la informática, además de potenciar los sectores económicos donde se implementen. Aunque, por ahora su uso está orientado a la industria y la ciencia.