Elon Musk, CEO de Tesla

Recientemente salió a la luz una lista realizada por la administración de Trump que incluye a 250 de las personas más influyentes de los Estados Unidos. Dicho registro se hizo para solicitar apoyo, y promover una campaña sanitaria enfocada en la pandemia del coronavirus.

Para sorpresa de muchos, una de las personas que figuraba como opción para la Casa Blanca, era nada más y nada menos, que Elon Musk, el magnate de Tesla, considerado una de las personas más importantes de los Estados Unidos.

Pero, ¿Musk participó en la campaña sanitaria promovida por la administración de Trump?

La lista develada muestra un apartado donde se da cabida al status de la solicitud. En el caso del CEO de Tesla, su postura no fue confirmada, se mantuvo en estado “pendiente”.

Kim Lyons de The Verge, comenta que al lado del nombre de Musk se aprecia “una nota adicional”, en la cual se indica que este se declara como independiente, por ende, no es ni partidario demócrata ni republicano.

Por su parte, Musk ha dicho que “los temas humanitarios son extremadamente importantes para él y no entiende por qué no son importantes para todos “. ¿Será esta una de las razones considerada por la Casa Blanca para hacerlo participe del proyecto?

Sinceramente no lo sabemos, más aun, después de conocer que la lista incluye una variada cantidad de personas que van desde estrellas de cine, cantantes, hasta religiosos. Algo realmente sospechoso.

Inclusive, se especula que el propósito real de dicha campaña no era el de ayudar a la población estadounidense a afrontar el coronavirus, sino servir como medio para convencer a los votantes  de inclinarse por la administración de Trump.

Campaña publicitaria sobre el coronavirus valorada en 250 millones dólares

La famosa lista de las 250 personas convocadas para el proyecto, coincide con el costo del mismo. ¿250 millones?, no deja de ser ambigua la relación entre estas cantidades.

En vista de esta situación, presidentes de varias instituciones, como el Comité de Reforma, el Subcomité Selecto sobre la Crisis del Coronavirus, y el presidente del Subcomité de Política Económica y del Consumidor de Supervisión y Reforma, se han dado a la tarea de investigar que esconde esta campaña, impulsada a pocos días de celebrarse las elecciones en los Estados Unidos.

Los dirigentes de estas instituciones enviaron un documento a Alex Azar, secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que deja en entredicho el propósito de la campaña publicitaria sobre el COVID-19.

Los documentos dejan ver que Michael Caputo, funcionario de la Administración Trump, “insertó intereses políticos partidistas en la campaña publicitaria”. La Casa Blanca y los contratistas analizaron a las celebridades “en función de si apoyan los derechos de los homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo o si alguna vez estuvieron en desacuerdo con el presidente Trump en el pasado”.

A pocos días de las elecciones, esta campaña publicitaria aún sigue bajo averiguación. ¿Qué pasará si se descubre que se creó con fines políticos?, y, ¿si Trump gana las elecciones del próximo 03 de noviembre?