Representación del virus SARS-CoV-2 causante del COVID-19.
Vía Pixabay.

Desde inicios de este año, el coronavirus ha logrado extenderse por el mundo a paso redoblado. A medida que pasa el tiempo, son más los datos que obtenemos de él y las estrategias que creamos para enfrentarlo. Pero aún estamos lejos de poder erradicarlo por completo. Ahora, con la intensión de aumentar nuestros conocimientos sobre el virus un nuevo estudio ha delimitado a varios trastornos cognitivos como nuevos factores de riesgo para el desarrollo de cuadros de COVID-19 grave.

Para este momento, más de 44 millones de personas en el mundo se han contagiado, mientras que otro millón ya ha perdido su vida a causa de la enfermedad. En medio de estas circunstancias, es imperante encontrar formas de evadir los mortales casos de COVID-19 severo.

Por este motivo, la información ofrecida por la revista Brain, Behavior and Immunity se vuelve altamente valiosa. Esto debido a que, con los datos obtenidos del Biobanco del Reino Unido (UK Biobank), los investigadores han podido crear un nuevo mapa de individuos que podrían estar en alto riesgo y que, por ende, deben ser puestos bajo vigilancia y tratamiento intensivo desde el momento uno para evitar que la enfermedad escale y se den más bajas.

Sobre los trastornos cognitivos y el COVID-19

Los investigadores trabajaron con datos de más casi 390 mil personas del registro del UK Biobank. Pero, de estas, solo se enfocaron en las 1.091 de las 3.884 que recibieron la prueba para COVID-19 y dieron positivo.

De entre estos, se revisaron 974 afecciones médicas distintas sumadas a 30 biomarcadores sanguíneos. Al final de su investigación, fueron capaces de señalar varios trastornos cognitivos y un par de mutaciones genéticas relacionadas con los casos severos de COVID-19.

En primer lugar, los trastornos señalados fueron el Alzheimer, la demencia el delirio y los trastornos amnésicos. Por su parte, las mutaciones en el gen receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) y en la proteasa serina 2 transmembrana (TMPRSS2) también terminaron identificadas como potenciadores de los casos graves de coronavirus.

¿Se sabe por qué las personas con trastornos cognitivos son más sensibles al COVID-19?

Hasta el momento, el alcance de la investigación solo ha logrado establecer la relación de ocurrencia de los trastornos cognitivos y las mutaciones genéticas con los casos severos de COVID-19. Los investigadores ya han declarado que es imperante realizar más estudios al respecto para poder entender los mecanismos biológicos que unen ambos elementos.

Hasta ahora, otros estudios ya han relacionado ciertos genes con los casos graves de coronavirus. Igualmente, otros han señalado que en el estudio de los cuadros severos del COVID-19 podrían encontrarse pistas para su tratamiento. Pero, aún hacen falta más investigaciones en estas áreas.

Acciones inmediatas

Para los investigadores es claro que: “Existe una necesidad urgente de atención especial para la demencia durante la pandemia de COVID-19”, según escriben en su estudio. Después de todo, fueron justamente esta y el Alzheimer las que se mostraron más estrechamente relacionadas con casos graves de coronavirus.

Para el futuro, el tener esta información podrá ayudar a los doctores a identificar qué pacientes podrían requerir tratamientos intensivos antes de que los peores síntomas del coronavirus se desarrollen. Por lo que, podrían crearse líneas de acción especializadas para personas con trastornos cognitivos para protegerlas de las consecuencias más severas del COVID-19.

Referencia:

Cognitive disorders associated with hospitalization of COVID-19: Results from an observational cohort study: https://doi.org/10.1016/j.bbi.2020.10.019