Toma de las dos cabezas de 'Dos' cada una mirando hacia una dirección distinta.
'Dos' la serpiente de dos cabezas recientemente descubierta en Florida. Crédito: Jonathan Mays/Instituto de Investigación de Pesca y Vida Silvestre de FWC.

El 2020 ha estado sin duda lleno de eventos inesperados. Desde problemas mundiales como la pandemia del COVID-19 hasta pequeñas curiosidades como el nacimiento de ‘Pistachio’ el can de pelaje verde, han hecho presencia. Ahora, un nuevo suceso se suma a la lista con la llegada de ‘Dos’ la serpiente de dos cabezas que recientemente han ubicado en Florida.

Ya en años anteriores Estados Unidos ha reportado la aparición de otros especímenes como este. De hecho, según reportan medios como LiveScience, tanto el 2018 como el 2019 también tuvieron a su propia criaturita de dos cabezas apareciendo en los titulares web.

No obstante, esto no ha hecho que el descubrimiento de esta pequeña fuera menos impactante para la familia Rogers. Sobre todo cuando esta llegó a ellos de la forma más inesperada, en las fauces de su gata, Olive.

‘Dos’ la serpiente de dos cabezas que se ha vuelto popular en Facebook

Toma con acercamiento a las cabezas de la serpiente 'Dos' desde una angulación lateral y con ambas apuntando a la misma dirección.
Crédito: Jonathan Mays/Instituto de Investigación de Pesca y Vida Silvestre de FWC.

Según una publicación en el Facebook personal de Kay Rogers, el dueño de Olive, la felina habría simplemente entrado a su sala de estar como todos los días y dejado caer a la serpiente de dos cabezas en el medio de esta.

Allí la serpiente de dos cabezas (a la que luego llamarían ‘Dos’ en clara alusión a su bicefalia) comenzó a moverse y a reptar por la estancia. ¿Su característica más llamativa? Cada uno de sus cráneos se movía de forma independiente, a su propio ritmo e incluso movían la lengua en diferentes momentos y direcciones.

Raro, pero no imposible…. Así funciona la bicefalia

Como hemos mencionado más arriba, esta serpiente de dos cabezas presenta un caso de lo que se conoce como bicefalia. Esta es simplemente una anomalía poco frecuente que se da en la etapa embrionaria de las criaturas. Durante esta, los que serían gemelos idénticos no se separan adecuadamente. Como consecuencia, nace un solo ser, pero con dos cabezas, dos cerebros y dos “voluntades”.

Aunque se trata de una ocurrencia bastante extraña, como vemos se trata de un fenómeno repetido en naciones como Estados Unidos. Igualmente, la ciencia ha llegado a reportar otros casos de bicefalia en otras especies como por ejemplo los ciervos y marsopas. En resumen, este evento, a pesar de ser raro, es simplemente otra ocurrencia que se puede dar en la naturaleza.

El problema de la bicefalia

Toma cenital de la serpiente de dos cabezas.
Crédito: Jonathan Mays/Instituto de Investigación de Pesca y Vida Silvestre de FWC.

A pesar de que la bicefalia es una condición natural, no necesariamente es la mejor para sobrevivir en la naturaleza. De hecho, los animales que presentan estos casos, y son ubicados a tiempo, comúnmente terminan bajo el cuidado de una reserva.

El problema con la bicefalia es que efectivamente hace que converjan dos mentes en un solo cuerpo. Por lo que, por lo general, el animal termina por tener problemas para coordinar sus movimientos y realizar las actividades diarias que requiere para sobrevivir.

Como una muestra de esto, podemos volver al caso de ‘Dos’ la serpiente de dos cabezas que, durante su estancia con los Rogers, presentó problemas para alimentarse, según reportó la propia familia. “Estamos intentando muchas cosas, pero tiene problemas para coordinar sus dos cabezas”, escribiría Ray Rogers en su post de Facebook.

¿Qué ha sido de la serpiente de dos cabezas llamada ‘Dos’?

En estos momentos, ‘Dos’ ha quedado bajo la custodia de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida (FWC, por sus siglas en inglés). Ha sido gracias a esta también que han llegado a la web las fotografías más detalladas de ‘Dos’ y su particular par de cabezas.

Asimismo, han identificado a ‘Dos’ como una serpiente corredora negra en su juventud. El nombre científico con el que se lo identifica es Coluber constrictor priapus y se trata de una especie no venenosa común del sureste de los EE.UU.