murciélago vampiro

En plena pandemia de COVID-19, una enfermedad causada por un coronavirus que se cree que salió de los murciélagos, una nueva investigación revela algo bastante irónico. Cuando los murciélagos se sienten enfermos, practican el distanciamiento social… y a diferencia de nosotros, no necesitan que ninguna institución los obligue a ello.

Los murciélagos vampiro son criaturas sociales

Los murciélagos vampiros son criaturas sociales, que establecen amistades de una forma similar a la de los humanos: acumulando experiencias que les hacen confiar en sus compañeros.

Sus relaciones son tan cercanas que se mantienen incluso en condiciones de enfermedad. Por ejemplo, estudios previos en los que participaron los mismos investigadores revelaron que las madres murciélagos mantenían el contacto con sus descendientes incluso cuando ambos se sentían enfermos.

Sin embargo, los resultados del nuevo estudio plantean ciertas excepciones para este tipo de comportamiento. El distanciamiento físico parece una opción común cuando los murciélagos están enfermos y las condiciones no son idóneas para estrechar los lazos.

Murciélagos vampiros se alejan cuando se sienten enfermos

Los investigadores capturaron 31 murciélagos vampiros comunes que vivían dentro de un árbol hueco en Lamanai, Belice. A 16 de ellos les inyectaron una sustancia que los hacía sentir enfermos y activaba su sistema inmunológico; a los 15 restantes les inyectaron una solución salina como placebo.

Después de las inyecciones, los devolvieron a su refugio para observar su comportamiento e interacciones sociales durante tres días. Para ello, colocaron una especie de “mochila” dotada con sensores de proximidad en la espalda de cada uno de los individuos.

Enfocaron su atención en tres aspectos: con cuántos murciélagos se toparon, cuánto tiempo pasaron en total con otros y qué tan bien conectados estaban con toda la comunidad.

murciélago vampiro que parece enfermo sobre una colcha

Este período de observación reveló diferencias significativas en el comportamiento de ambos grupos. Los murciélagos enfermos interactuaron solo con cuatro compañeros del grupo durante el período de tratamiento en comparación con los del grupo de control.

El contacto con sus compañeros también fue más breve: los investigadores notaron que estos pasaron 25 minutos menos interactuando con cada compañero. También limitaron sus interacciones con los individuos más allegados a ellos dentro de la comunidad. Es decir, los murciélagos enfermos parecían practicar el distanciamiento social durante su convalecencia.

Pero este comportamiento no se observó únicamente entre los que se sintieron mal, sino también entre los murciélagos sanos. Los investigadores notaron que estos tenían menos probabilidades de relacionarse con un murciélago enfermo.

¿Por qué los murciélagos enfermos mantienen el distanciamiento social?

“En cautiverio, vimos que los murciélagos enfermos también acicalan menos a otros y hacen menos llamadas de contacto”, explicó Gerald Carter, profesor asistente de evolución, ecología y biología de organismos en el estado de Ohio. “Estos simples cambios de comportamiento pueden crear una distancia social incluso sin la cooperación o la evitación de los murciélagos sanos”.

Hasta ahora, puede parecer que estos reservorios de virus voladores parecen tener más conciencia preventiva que los humanos. Pero no podemos sacar conclusiones apresuradas sin antes revisar las posibles explicaciones para este comportamiento.

Una de las razones por las que los vampiros convalecientes se relacionaron menos con sus compañeros podría ser simplemente porque su condición les impedía moverse con facilidad.

Sin embargo, las condiciones del estudio también podrían haber influido en estos cambios. Carter considera que el tipo de patógeno puede influir en la respuesta a la enfermedad. En este caso, no usaron virus ni bacterias reales, pero algunas enfermedades reales sí podrían generar cambios más contundentes en sus relaciones.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que los investigadores observan que los animales se distancien en condiciones adversas. Meses atrás hablamos de las abejas melíferas, que practican el distanciamiento social para evitar la propagación de virus en su colonia.

Referencias:

Tracking sickness effects on social encounters via continuous proximity sensing in wild vampire bats. https://academic.oup.com/beheco/advance-article/doi/10.1093/beheco/araa111/5937165

For vampire bats, social distancing while sick comes naturally. https://news.osu.edu/for-vampire-bats-social-distancing-while-sick-comes-naturally/