Logo de Google sobre un fondo de madera

Google ha anunciado que, tras las elecciones presidenciales de los Estados Unidos del 03 de noviembre, suspenderá la publicación de anuncios políticos en sus plataformas. Dicha medida tendrá vigencia aproximadamente por una semana.

La empresa ha tomado esta decisión en pro de sus usuarios. De modo que no caigan en la desinformación, pues, gran parte de las votaciones será realizará vía correo. Por ende, el conteo de los votos puede tardar más de lo esperado.

Google implementa política de “eventos sensibles”

En el sitio web de la empresa se lee que mantendrán “una estrecha coordinación en los días anteriores y posteriores a las elecciones”. Además de expresar que dada la modalidad del evento electoral, han tomado la decisión de implementar su “política de eventos sensibles”, una vez se cierren las urnas electorales.

¿Y cuáles son esos anuncios que entran dentro de la política? De acuerdo con Google, se muestran a continuación:

“Anuncios que puedan sacar provecho o explotar un evento delicado con un impacto social, cultural o político significativo, como emergencias civiles, desastres naturales, emergencias de salud pública, terrorismo y actividades relacionadas, conflictos o actos de violencia masiva”.

Todo ello para evitar que personas o entidades hagan uso de Google para propagar información falsa en relación al tema político, destacando así, su compromiso con la población estadounidense.

En lo que va de año, el gigante tecnológico ha puesto a disposición de usuarios de EE.UU. información concerniente a las votaciones. En el caso de YouTube, “panales de información relacionados con las elecciones”, esto incluye datos sobre los candidatos, registro de electores y hasta la forma de votar.

De la misma manera, servicios como Google Maps y Google Search han servido como herramientas para que las personas ubiquen los lugares de votación más cercanos, además del procedimiento a seguir para ejercer el derecho al sufragio.

En el blog de la compañía perteneciente al grupo Alphabet se indica que su equipo de trabajo monitorea sus “plataformas las 24 horas del día para detectar posibles abusos”.

Al igual que Twitter y Facebook, Google ha hecho lo posible por evitar que sus usuarios caigan en cadenas engañosas y desinformación.