Bandera azul con el logo de la Organización Mundial de la Salud en el centro.

Aún enfrentado a la coyuntura causada por el COVID-19, el mundo busca formas de hacer frente a la pandemia y salir adelante. Sin embargo, los reportes de los últimos meses no han sido los más prometedores. De hecho, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha tenido que reconocer el aumento “exponencial” casos de COVID-19 que se ha estado gestando.

Para estos momentos, casi 42 millones de personas ya se han contagiado con el virus SARS-CoV-2. Y, paralelamente, al menos 1,1 millón de estas han fallecido por su causa, según reporta la AFP. En medio de esta situación, justamente ha sido la OMS en medio de su comunicado de prensa diario quien ha hecho un nuevo llamado de atención a la comunidad mundial.

“Demasiados países están viendo un aumento exponencial de casos”

Fue esta una de las primeras declaraciones sobre el tema dadas por Tedros Adhanom Ghebreyesus, jefe de la OMS, durante sus declaraciones de este viernes. Asimismo, comentó que justo ahora nos encontramos ante una “coyuntura crítica” y que podría llegar a ser duro para los países que se encuentran ahora en un “camino peligroso”.

A través de su comunicado, que llegó al mundo por medio de una conferencia virtual, Adhanom Ghebreyesus recalcó los riesgos de este aumento exponencial de casos de COVID-19. Al hacerlo, comentó que ya para estos momentos los hospitales y unidades de cuidados intensivos comienzan a llenarse de nuevo.

Finalmente, advierte que “todavía estamos en octubre”, lo que nos lleva a pensar en las consecuencias que esta peligrosa progresión podrían tener para el mundo durante los últimos meses del 2020.

“Esto no es un simulacro”

El jefe de la OMS también rescató sus declaraciones de febrero al decirle de nuevo a las naciones del mundo que la situación no se trataba de un simulacro. De hecho, aprovechó el espacio para animar nuevamente a los líderes mundiales a “tomar medidas inmediatas”.

Sabemos que estrategias como la inmunidad colectiva no serán una solución para la situación, según las propias declaraciones de la OMS. Asimismo, tenemos claro que alguna vacuna o medicamento efectivo solo llegará con el tiempo.

Por este motivo, las medidas de prevención y control del COVID-19 son especialmente necesarias en esta situación donde el aumento exponencial de los casos es cada vez más evidente.

Las cinco acciones clave

Para poder orientar a los países del mundo en medio de esta pandemia, Adhanom Ghebreyesus ha instado a los gobiernos a cumplir con cinco acciones clave:

Primero, pide a las valuar su situación actual y considerar “lo bueno, lo malo y lo feo”, para tener una idea real de lo que se enfrenta. Igualmente dedicó unas palabras especiales a las naciones que tuvieron ya éxito conteniendo el COVID-19 y las animó a duplicar esfuerzos para que “no permitan que el virus vuelva a afianzarse”.

La segunda medida va dedicada a aquellas naciones en las que se ve claramente el aumento exponencial de casos de COVID-19. A estas, las insta a tomar acciones rápidas y hacer los ajustes necesarios para corregir el curso lo más pronto posible.

Por su parte, el tercer punto llama a los gobiernos a tener una comunicación honesta, clara y transparente con el público. Moviéndonos al cuarto, Adhanom Ghebreyesus también ha invitado a los países a trabajar para facilitarle a sus ciudadanos y empresas el cumplimiento de las medidas de seguridad.

Finalmente, el quinto punto llama al entendimiento. El jefe de la OMS reconoce que “los próximos meses para muchas personas serán difíciles”. Pero también comenta que existen historias de “esperanza y resiliencia” que deben compartirse.

 “Si los gobiernos pueden perfeccionar sus sistemas de rastreo de contactos y concentrarse en aislar todos los casos y poner los contactos en cuarentena, entonces se pueden evitar los pedidos obligatorios de permanencia en casa para todos”, dijo el jefe de la OMS entre sus reflexiones finales.