El lanzamiento del iPod sucedió un día como hoy, y fue a partir de ese día que Apple logró adentrarse en el mercado musical. Sin embargo, este dispositivo no era algo novedoso —ya otras compañías habían lanzado los MP3—, la rueda de desplazamiento no era la más firme, su batería duraba muy poco y su precio era bastante elevado. Entonces, ¿cómo fue que el iPod logró un cambio en el mundo del entretenimiento?

Para conocer esta respuesta, debemos hablar sobre el contexto en el que este dispositivo salió al mercado.

A inicios de este siglo comenzó a ocurrir una revolución musical. Los CDs constituían más del 80% de los ingresos en esta industria en Estados Unidos, pero a veces los mismos se paraban durante la reproducción y eran muy grandes para llevarlos a todos lados. Además, no ofrecían mucho espacio de almacenamiento.

El formato MP3 estaba en auge, así que con la aparición del primer servicio de intercambio P2P, Napster, los archivos musicales comenzaron a compartirse entre varios usuarios, dando un vuelco por completo a la industria.

En vista de esto, Steve Jobs decidió que Apple no se iba a quedar atrás. En este sentido, compró el programa de gestión musical SoundJam y lo mejoró, convirtiéndolo en el famoso iTunes que conocemos hoy en día.

Pero, curiosamente, los otros dispositivos MP3 no se acoplaban bien al nuevo programa de Jobs, así que debían pensar en una solución para esto, y obviamente esta fue la creación de un dispositivo que sí pudiera ser compatible con iTunes.

Aparece el primer iPod

Steve Jobs sosteniendo el primer iPod

Para desarrollar este dispositivo, el antiguo jefe de hardware de la empresa, Jon Rubinstein, se reunió con Toshiba durante la exposición de Macworld en Tokio. En este encuentro, le enseñaron un disco duro muy pequeño para la época, de 1.8 pulgadas, el cual tenía una muy buena capacidad de almacenamiento y era portátil. Justo lo que Apple necesitaba.

Así, el 23 de octubre del 2001, Apple lanzó el primer iPod. Este dispositivo musical ofrecía al usuario una capacidad de almacenamiento de 5GB. “Podrás tener mil canciones en tu bolsillo”, dijo Steve Jobs. Rápidamente se convirtió en uno de los proyectos más importantes del genio detrás de Apple.

A pesar de su precio, el cual era de casi 400 dólares, este se veía y funcionaba mejor que los dispositivos de la competencia, y aunque ganó popularidad, también fue severamente criticado.

Su precio era muy elevado en comparación a lo que ofrecía y, además, solo era realmente útil para los usuarios de Macintosh, mientras que los de Windows quedaban por fuera debido a que el iPod solo funcionaba con iTunes, que solo estaba disponible en ordenadores Apple. Aún así, y a pesar de estar dirigido a un grupo selecto de consumidores, el iPod logró hacer un verdadero cambio en el mundo del entretenimiento.

Este dispositivo no solo ofrecía mayor almacenamiento y facilidad para navegar entre las canciones, sino que también ofrecía estatus, cosa por la cual se caracterizarían todos los productos Apple. Con el conector FireWire, las canciones podían transferirse desde el ordenador al iPod en tan solo 10 segundos, mucho menos que con un cable USB.

Y no conforme con esto, en el año 2003, Apple sorprendió al mundo con el lanzamiento de iTunes para Windows. El iPod pasó de ser un producto solo disponible para aproximadamente el 3% de los usuarios de ordenadores, a ser uno que podían comenzar a utilizar casi todos.

En sus primeros ocho meses, iTunes vendió 25 millones de canciones y el iPod se convirtió rápidamente en la representación de todos los reproductores MP3. Sin embargo, no solo benefició a la empresa, sino también a toda la industria musical.

Adiós a la piratería

Vistazo de la interfaz de iTunes
Así se veía iTunes en sus primeras versiones.

Con Napster la piratería era, naturalmente, la orden del día. Los usuarios compartían canciones sin ningún tipo de regulación, y el servicio en solo tres años ya había ganado 80 millones de usuarios. La industria musical estaba a punto de dejar de ser viable.

Sin embargo, con la llegada del iPod y de iTunes, esto cambió para bien de los músicos. Este programa se convirtió en una alternativa más sencilla para comprar música online, y con la popularidad del iPod, cada vez más personas se sumaban a la descarga legal de música.

Pero Apple definitivamente no se iba a detener ahí. Jobs realmente se preocupaba de que sus dispositivos fueran acorde a sus usuarios, así que decidió que el próximo paso era adaptarse a ellos.

Un iPod para todo tipo de persona

Modelos de iPod a lo largo del tiempo

Así, nuevas versiones del iPod comenzaron a aparecer. En el 2004 se lanzó el iPod Mini, disponible en varios colores distintos y con una novedad, la click wheel.

Un año después, Apple decide integrar el video en sus dispositivos musicales con el lanzamiento del iPod video, el cual apareció en conjunto con otras opciones, como el iPod shuffle y el iPod Nano. Con esta nueva característica, iTunes comenzó a vender también shows de TV y videos musicales.

En el 2006, Apple se junta con Nike y logran introducir al mercado un sensor capaz de rastrear el desempeño del usuario al realizar ejercicio. En el 2007, Apple introduce al mercado un nuevo dispositivo musical basado en el diseño de sus iPhones, el iPod Touch.

Y así continuaron con las actualizaciones de los distintos modelos de iPod en el mercado. El iPod Shuffle se volvió más pequeño, el iPod Nano obtuvo una pantalla táctil y el iPod Touch recibió cada vez más actualizaciones, incluyendo la posibilidad de conectarse a internet.

Fin de la era iPod

El iPod Touch de 2019
Versión de iPod Touch 2019.

Sin embargo, esto no duró para siempre. Apple comenzó a apostar por dispositivos que pudieran ofrecer más de una función y lamentablemente muchas de las versiones del iPod solo podían reproducir música.

Así, a partir del 2014, Apple comenzó a descontinuar sus versiones del iPod. Primero desapareció en iPod Classic y en el 2017, le dijimos adiós al iPod Nano y al Suffle.

El iPod Touch, por su parte, se mantiene hoy en día disponible en el mercado, pues este es capaz de hacer más que solo reproducir música. Hoy en día existen versiones de este dispositivo que ofrecen hasta 256GB de almacenamiento, una pantalla de muy alta definición y la posibilidad de jugar videojuegos de todo tipo, incluyendo aquellos de realidad aumentada.

Sin lugar a dudas, el iPod sí cambió el mundo del entretenimiento en miles de formas diferentes. Salvó la industria musical gracias a su integración con iTunes y, gracias a él, Apple se consolidó como una de las mayores empresas de tecnología en el mundo. Puede que haya terminado su era, pero el iPod pasó a la historia.